Santa Fe

“Si no se importa trigo, la harina seguirá siendo cara”

Lo dijo el diputado santafesino, Omar Barchetta. Aseguró que la única forma de bajar el precio del insumo básico del pan es trayendo el cereal desde afuera.

Domingo 30 de Junio de 2013

En los primeros seis meses del año la bolsa de 50 kilos de harina subió más del 200 por ciento y pasó de los 90 pesos a 280 pesos la semana pasada. Los panaderos de la ciudad iniciaron gestiones a nivel nacional a través de la Federación Argentina de la Industria del Pan, para intentar frenar el incremento del precio del insumo básico para la elaboración de sus productos.

Pero el problema no parece de tan fácil resolución. El diputado nacional santafesino, Omar Barchetta, sostuvo que esta situación se produjo porque “hoy hay un faltante de trigo de casi tres millones de toneladas”. 

Según el también dirigente de la Federación Agraria Argentina, en la última cosecha se esperaban 12 millones de toneladas, se cosecharon 9 millones y se vendieron seis al exterior. “Por eso no se llegó a cubrir la demanda interna y hoy nos encontramos en un cuello de botella muy complicado”, sostuvo en diálogo con Diario UNO. “Esto quiere decir que no hay una política del Gobierno para incentivar que este año la gente siembre mucho más de lo que sembró el año pasado”, aclaró y añadió: “No hay una perspectiva de siembra muy importante porque el día en que recuperemos los stocks, el trigo no va a valer”.

Para Barchetta, la política nacional agropecuaria “sigue siendo la misma” que llevó al país a esta situación. “Por eso no hay confianza en el productor para sembrar más trigo. La próxima cosecha va a depender del tiempo para que haya buenos rindes y se llegue a los 12 millones de toneladas. En la actualidad, no hay una gran cantidad de hectáreas sembradas para asegurar que se va a resolver el problema para el año que viene”, advirtió.

Al ser consultado sobre si una importación del cereal podría traer alivio en el mercado interno, el diputado del Frente Amplio Progresista dijo: “Había una importación de trigo que se quería hacer desde el Uruguay para resolver el problema y eso se frenó. Creo que al trigo que falta hay que reemplazarlo de alguna manera hasta que llegue la nueva cosecha”.

—¿El precio de la harina va a seguir subiendo?

—Eso va a depender de la cantidad de trigo que haya en existencia. Esto es oferta y demanda. Si no hay trigo, no va a haber harina; y si no hay harina, la poca que haya va a tener un precio altísimo. Momentáneamente, estamos en una situación compleja que no se va a resolver hasta tanto no aparezca el trigo. Acá quedan dos caminos: o se importa trigo para que la harina no cueste tanto, o se va a pagar cara la harina porque no va a haber.

En ese sentido, Barchetta no dudó en apuntar todos los cañones al Gobierno Nacional. “Éste es el resultado de las políticas que este gobierno viene aplicando desde hace cerca de 10 años. Estas políticas hacen que al productor no le convenga sembrar trigo, y si lo hace no lo puede vender o tiene serias dificultades. Eso hizo que hoy tengamos menos hectáreas de trigo sembradas. Lo mismo pasó con la ganadería y con otras producciones”.

“Si el año que viene tenemos un buen clima y llegamos a los 12 millones de toneladas, creemos que no va a haber problemas. Pero si no hay un precio para que el productor se vea incentivado a sembrar, vamos a seguir teniendo una cantidad limitada de hectáreas sembradas donde se pasa a depender del clima. Ahí, cuando el clima no acompaña, se empiezan a tener los problemas que hoy estamos sufriendo”, finalizó.

¿Te gustó la nota?