Unión jugó su peor partido del torneo y perdió 2 a 0

El Tate cayó 2 a 0 en San Juan ante San Martín, que pegó dos veces, fue más prático y jugó mejor. Unión nunca le encontró la vuelta al partido. Penco de cabeza en el primer tiempo y Bogado en el segundo, fueron los goleadores sanjuaninos.   

Sábado 03 de Diciembre de 2011

Si de una cosa puede estar seguro Unión es que San Juan no es un lugar donde se sienta cómodo. El Hilario Sánchez no es, para el Tate, un lugar que le traiga buenos recuerdos. Ese estadio es, para el equipo santafesino, un lugar donde la victoria se le niega cada vez que va. Y lo sucedido anoche no fue la excepción.

Unión no pudo extender su racha de seis encuentros sin caídas y sufrió la séptima derrota consecutiva en cancha del Santo sanjuanino, en siete cotejos disputados. Sebastián Penco (PT 43’) apareció sobre el final del primer tiempo para darle la merecida ventaja al dueño de casa. En el complemento, Mauro Bogado (ST 12’) aumentó la diferencia que, pese a no ser excesiva, era indescontable para esta versión de Unión.

Tardaron, los dos que vienen de ascender en la temporada pasada, unos 20 minutos en tomar cada uno su rol. Antes, se dividieron el trámite y la tenencia del balón. Los santafesinos se aproximaron con un tiro libre de Paulo Rosales que ni Jerónimo Barrales ni Nicolás Correa llegaron a desviar. Un rato antes, Fabricio Núñez se escapó por derecha y metió un buen centro para el centrodelantero tatengue, a quien se la sacaron del buche.

Pasaron esas dos situaciones y pasó el momento de Unión. Entonces, llegó el de San Martín. Federico Poggi encontró lugar para jugar y armar juego por izquierda, junto a Emanuel Más, aprovechando la poca marca de Núñez y la inferioridad numérica en la que quedaba Rodrigo Erramuspe. Desde ese sector llegaron los primeros centros para Penco, en el principal recurso de ataque de los sanjuaninos.

Pero no se quedaba ahí el dueño de casa. Porque sobre la media hora de juego, Mauro Bogado surgió por derecha, sacó un buen remate tras la primera jugada asociada y halló la resistencia de Enrique Bologna. Unión jugaba demasiado cerca de su arco, no podía tener el balón en su poder y el gol del Santo se podía oler. Hasta que no sólo se lo pudo oler, sino que también ver. A los 43’ Penco le ganó en el salto a Erramuspe en un tiro de esquina, desvió el esférico y lo metió en el segundo palo, ante la mirada impotente del uno santafesino.

En el complemento, nada cambió para Unión pese a las variantes de Frank Kudelka. El DT Rojiblanco buscó adelantar a los suyos con el ingreso de Matías Soto Torres, por un volante de marca como Nicolás Bruna. Mientras que Fausto Montero ingresó para ocupar el carril derecho, en lugar de Núñez.

El Santo se mantuvo dentro de su libreto, con Poggi como manija, Más como opción por izquierda, Bogado por derecha y Penco como faro en el área, esperando algún centro que le permita volver a marcar. Aunque no la tuvo el atacante, tras perdérselo a los 8’, ni Pablo Cantero por la pierna de Renzo Vera, la segunda conquista llegó y no sorprendió a nadie.

Antes de que se cumpla el primer cuarto de hora, Bogado le ganó a Juan Pablo Cárdenas, que fue al piso y ahí quedó, mirando. El volante entró al área, amagó el centro y, cuando Bologna descuidó su primer palo, vio el hueco y puso el 2-0.

La derrota trajo nervios a Unión, que metió pierna fuerte y Lunati empezó a amonestar. Entre las amarillas mostradas, Montero vio una, la quinta, y se quedará fuera del choque con Lanús. En ofensiva, poco y nada. Rosales nunca fue eje, Barrales no hizo su juego de espaldas y lo único que aportó Soto Torres fue una jugada aislada que terminó en un remate desviado. Del otro lado, Bologna tenía que esforzarse para evitar el segundo de Bogado.

El séptimo partido sin caídas estaba al alcance de la mano, pero se impuso otro siete: el de los triunfos sanjuaninos en su estadio ante Unión. Aunque la racha no es lo importante en este caso, sino el paso atrás que dio el conjunto de FDK en su funcionamiento. Un paso atrás que, pese a tener sus 25 puntos y la tranquilidad de la tarea cumplida, Unión no puede darse el lujo de dar.

¿Te gustó la nota?