Unión

Jugar como local se convirtió en un karma para Unión

El Tate apenas sumó dos puntos sobre 15 en juego y además mostró los problemas que tiene cuando debe asumir el protagonismo de los partidos

Lunes 04 de Febrero de 2019

Unión estuvo 17 partidos invicto en el 15 de Abril y producto de ese muy buen rendimiento como local pudo clasificar por primera vez en su historia a una Copa internacional (Sudamericana).

De hecho fue el último equipo de la Superliga en perder su condición de invicto jugando ante su gente. Pero cuando lo hizo no pudo volver a ser el de antes y de esta manera ya suma cinco encuentros sin festejar en casa.

Acumuló dos puntos sobre 15 con una eficacia del 13,3%, como consecuencia de dos empates (Patronato y Newell's) y tres derrotas (Godoy Cruz, Vélez y Banfield).

La debacle comenzó con la goleada sufrida ante Godoy Cruz por 3-0 cuando tenía la chance en caso de ganar de ubicarse en la cima de la tabla. Tamaña responsabilidad le terminó pesando al equipo rojiblanco.

Luego llegaría el empate ante Patronato luego de ir ganando dos veces el partido y no poder sostenerlo para el 2-2 final. Posteriormente cayó frente a Vélez por 2-0 y en el último cotejo del 2018 perdió 1-0 con Banfield.

Pero además de los malos resultados, en esos encuentros Unión evidenció la falta de creatividad y de variantes para asumir el protagonismo. Está claro que el equipo se siente mucho más cómodo esperando al rival que  proponiendo.

No es casualidad, que hay sacado cuatro puntos en este inicio del 2019 con el triunfo ante River en el Monumental y el empate en Córdoba frente a Belgrano jugando por momentos bien.

Nada de eso ocurrió con Newell's, en donde fue superado desde lo futbolístico, más allá de que el Tate dispuso de algunas chances como para ganar, lo que no hubiese sido justo.

Si bien el arranque de esta Superliga como local fue buena en resultados, ya que obtuvo tres triunfos (Aldosivi, Talleres y Gimnasia de La Plata) y un empate (San Lorenzo), en cuanto al juego el equipo ya mostraba algunas dudas, como por ejemplo ante el Lobo.

Y eso se trasladó a los últimos cinco cotejos en los que sumó dos puntos. Las salidas de Lucas Gamba y ahora de Franco Soldano resintieron la estructura ofensiva y el recambio aún no estuvo a la altura.

Pero además, el problema está en la zona media, ya que cuando los carrileros (Diego Zabala y Franco Fragapane) no juegan bien no hay quien genere juego o asista a los puntos.

Cuando los rivales se cierran, a Unión le cuesta tener volumen de juego ya que falta el último pase, como así también crear sociedades. Pero además no tiene un volante creativo que se haga cargo del equipo cuando los caminos se cierran.

Lanzado a correr Unión es más peligroso, ya que por características se siente mucho más cómodo contragolpeando y jugando con espacios cuando el rival se adelanta.

Por lo cual, en función de los partidos que le quedan en el 15 de Abril (Atlético Tucumán, Boca, Lanús y Estudiantes de La Plata) tendrá que encontrarle la vuelta para volver al triunfo y encontrar respuestas.

Leonardo Madelón se mostró disconforme en conferencia de prensa asumiendo que el equipo no jugó nada bien y que hubo rendimientos muy bajos. Por eso se demoró varios minutos en ir a charlar con los periodistas dado que antes lo hizo con los jugadores.

Será responsabilidad de Madelón y de sus jugadores volver a ser ese equipo confiable que estuvo 17 partidos sin perder como local y que hizo de su estadio un lugar inexpugnable por más de un año. Precisamente de ese Unión, en la actualidad quedó muy poco.

¿Te gustó la nota?