Unión

Madelón y sus responsabilidades en este presente de Unión

Así como el entrenador tuvo muchos aciertos y su ciclo en el club es muy bueno, en este semestre cometió varios errores en decisiones futbolísticas y aún no encontró el equipo

Martes 26 de Noviembre de 2019

Así como cuando Unión gana y el equipo está bien se pondera el trabajo de Leonardo Madelón, cuando el Tate pierde y juega mal, el responsable es también el entrenador rojiblanco.

Hace algunos meses, más precisamente el martes 23 de julio, Unión presentaba su nueva camiseta y allí Madelón soltó la siguiente frase "Ahora si quieren me pueden echar tranquilos" haciendo alusión a los dirigentes, por entender que en esta ocasión la directiva le había dado el gusto con las incorporaciones.

Y siguió: "Estamos bien, ahora puedo estar con tranquilidad, trajimos buenos jugadores y podemos andar bien", confirmando que había potenciado el plantel sobre todo con las llegadas de Gabriel Carabajal y Walter Bou. Aún cuando en ese momento todavía no estaba confirmada la llegada de Juan Ignacio Cavallaro.

LEER MÁS: Gastón Comas sufrió una dura lesión

En consecuencia, Madelón tuvo a su disposición el plantel que quería y a partir de allí debía potenciarlo. Y eso no sucedió en estas 14 fechas. Fueron muy pocos los partidos en los que Unión dejó una imagen sólida y más allá de las lesiones y suspensiones, el carácter del Rojiblanco no fue el mismo de la temporada anterior.

Respecto a la seguidilla de lesiones, se puede hablar de cierta mala fortuna, pero también es responsabilidad de la preparación física. Así como cuando se resaltaba la puesta a punto del equipo y el gran trabajo del profesor Mariano Lisanti, también le caben las generales de la ley cuando se lo cuestiona por tantas lesiones musculares.

Lo cierto es que Unión cosechó 16 puntos sobre 42 en juego con una eficacia del 38%, ganó cuatro partidos, empató cuatro y perdió seis. Pero de los encuentros que ganó, quizás el Clásico sea el que lo haya hecho con más nitidez.

Después con Defensa y Justicia, Aldosivi y Gimnasia, lo hizo sin sobrarle nada. Y eso habla a las claras de que el rendimiento del equipo nunca resultó tan convincente como en los torneos anteriores.

LEER MÁS: Unión perdió el ojo de tigre y se transformó en un equipo light

La mitad de cancha no tiene el equilibrio de antes, no encontró a los volantes centrales, dudó con el arquero poniendo y sacando a Sebastián Moyano y Marcos Peano. Y esa falta de contención en la zona media redunda en la debilidad del bloque defensivo, al punto tal que Unión recibió 20 goles en 14 cotejos.

Pasó de ser un equipo sólido a este que cuando le llegan le convierten. Y en eso claro está Madelón tiene muchas responsabilidades, ya que los defensores son los mismos a excepción de Bruno Pittón, aunque su reemplazante es Claudio Corvalán quien estaba en el plantel.

En ese sentido no hay excusas, obviamente que los jugadores son responsables de este momento, ya que algunos están jugando en un nivel muy bajo. Pero antes la estructura colectiva sostenía a las individualidades. Y eso ahora no sucede.

Hoy el equipo no tiene una red de contención, esa que supo tejer en el tiempo Madelón. La mayor virtud del DT era potenciar las virtudes y minimizar los defectos de sus jugadores. Y lo hacía a partir de un desarrollo colectivo y una idea táctica.

LEER MÁS: La despedida de Unión en casa será con un regreso

Unión era un equipo incómodo para los rivales, pero dejó de serlo en esta Superliga y el partido con Boca es un claro ejemplo de ello. Resultó ser un equipo light sin entrega ni compromiso. Y ese es el peor pecado.

Lo de Madelón en Unión sigue siendo altamente positivo, de eso no caben dudas, clasificó al equipo a dos Copas Sudamericanas de manera consecutiva, algo que jamás había sucedido. Y encima está invicto en los Clásicos, ganando el último.

Pero también es verdad, según sus palabras, que cuando tenía todo para dar el salto de calidad no lo hizo. Al menos hasta ahora y en eso como conductor de grupo es responsable. Madelón en Unión es intocable, de eso no hay dudas, pero como a cualquier mortal, le caben las generales de la ley. Y en la actualidad, son más las equivocaciones que los aciertos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario