Colón

Colón pasó de ser campeón y el mejor a ser uno del montón

Hace poco más de tres meses Colón se consagraba campeón jugando un fútbol de alto vuelo, sin embargo hoy el equipo es uno más del montón

Miércoles 15 de Septiembre de 2021

La sensación instalada es que Colón después del campeonato obtenido se relajó. Ya no se habla de que el equipo no gana por el tema de los premios, ya que esa cuestión quedó resuelta. Y en consecuencia, el análisis al que se llega, es que el bajón futbolístico tiene que ver con el aspecto mental.

Como si el título conseguido terminó por aflojar al plantel. Ese logro histórico, permitió que los jugadores de manera inconsciente ya no tuvieran la misma postura a la hora de salir a jugar. No es casualidad, que Colón haya perdido intensidad, concentración y eficacia.

No es más el equipo solidario que arrollaba a los rivales y se imponía en lo físico. Hoy su actitud es light y por eso en apenas tres meses pasó de ser el mejor equipo del fútbol argentino, a ser uno más del montón, sumido en la mediocridad generalizada.

LEER MÁS: Por tercera vez con Domínguez, Colón suma cinco sin ganar

Es cierto que el arranque fue muy bueno con el triunfo ante River en el Monumental y también con una seguidilla de tres victorias consecutivas. Parecía que el Sabalero mantenía el ojo de tigre y el hambre de gloria. Pero esa actitud se fue diluyendo hasta protagonizar muy malos partidos y ante rivales claramente de menor jerarquía.

La gran mayoría de los jugadores bajó mucho su rendimiento, algunos de manera muy evidente, caso Rodrigo Aliendro, Gonzalo Piovi y hasta el propio Facundo Garcés, pilares fundamentales en el título conseguido en el semestre anterior. Y otros tantos que no logran retomar su nivel.

Por otra parte, el equipo extraña horrores al Pulga Rodríguez y el mercado de pases dejó mucho que desear. Se fue el goleador y la figura del torneo y llegaron Mauro Formica, suplente en Newell's, Lucas Beltrán, suplente en River y Nahuel Gallardo suplente en Defensa y Justicia. Por ello, el plantel se desjerarquizó.

LEER MÁS: Domínguez, por esta sequía de Colón: "No todo tiene una explicación lógica"

Esto se puede observar en el bloque de ataque, hoy Colón depende pura y exclusivamente de lo que pueda aportar Facundo Farías. El resto da lo mismo que juegue uno u otro, ya que el que entra no da respuestas. No rindió Nicolás Leguizamón, tampoco Lucas Beltrán, Wilson Morelo está relegado y negociaron a Tomás Sandoval.

Colón perdió contundencia, se quedó huérfano de gol. En 11 fechas apenas convirtió nueve goles, tres de ellos de penal siendo su máximo anotador Farías con tres tantos y todos ellos desde los 12 pasos. No tiene recambio en ataque y lo sufre partido a partido.

LEER MÁS: El uno por uno de Colón en el empate ante Arsenal

Por ello no logra imponer superioridad ni poder convertirle un gol al peor equipo del torneo como es Arsenal y al que en 10 fechas le habían marcado 18 goles. No pudo vencer al rival más débil y a la defensa más goleada. Preocupante por donde se lo mire.

El título es algo histórico y que perdurará por siempre. No obstante, este equipo no se puede dar el lujo de perder prestigio. Debe defender la corona de campeón como lo hizo en el arranque de este torneo y no dilapidar tan rápidamente el mote del mejor equipo del fútbol argentino. Jugando como lo hace ahora, Colón es del montón.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario