Colón

Colón y la dificultad de jugar ante esquemas similares

Colón perdió con Argentinos y empató con Central sin marcar goles. Ambos equipos pusieron en cancha un esquema similar al del Sabalero con cinco defensores

Martes 23 de Marzo de 2021

Gabriel Milito y el Kily González tomaron nota de que Colón era el equipo más goleador del fútbol argentino. Había ganado los cinco partidos que jugó, con 12 goles a favor y apenas uno en contra. Pero además dando muestras de una contundencia relevante y una solidez manifiesta.

Con espacios, el Sabalero se mostraba letal y una muestra de ellos, habían sido los tres partidos como visitante ante Central Córdoba, Banfield y Estudiantes, en los que el elenco rojinegro había marcado ocho goles. Como local le había costado más, pero había derrotado a San Lorenzo 2-0 y a Aldosivi 2-1.

LEER MÁS: Colón y su materia pendiente ante Platense en Buenos Aires

La incógnita pasaba por saber de qué manera los rivales podían neutralizar la potencia ofensiva de Colón, que tenía como principal arma el presente extraordinadio de Luis Miguel Rodríguez. Y el primero en lograr el objetivo fue Gabriel Milito, quien por Copa Argentina, puso en cancha un esquema similar con cinco defensores.

Sabía que no podía concederle espacios a Colón y en consecuencia, plantó tres marcadores centrales y dos laterales para proteger su arco. Es cierto que en la primera etapa el Sabalero generó cuatro chances claras como para convertir, pero ya en el segundo no tuvo opciones de gol. Y jugó con mucho menos espacios.

Argentinos le dio de beber de su propia medicina, lo esperó con mucha gente en defensa, tratando de comprimir los espacios y apostó a la contra. De no ser por la muy buena tarera de Ignacio Chicco, Colón habría perdido por más goles, aunque terminó siendo eliminado de la Copa Argentina y por primera vez sin marcar goles.

LEER MÁS: Rodrigo Aliendro dio positivo de coronavirus

Lo mismo sucedió con Central, que conformó un bloque defensivo con tres marcadores centrales y dos laterales, con el objetivo de que Colón no lo sorprenda. Y si bien el Sabalero tuvo algunas chances, fueron menores a las que dispuso en los encuentros anteriores. Y una vez más no logró convertir.

Tampoco es casualidad, que en ambos partidos, Colón tuvo mayor posesión que su rival. Ante Argentinos, el Sabalero monopolizó el balón en un porcentaje del 60% contra el 40% del Bicho. Y ante Central tuvo el 54% contra el 46% del Canalla. Mayor posesión que no se tradujo en goles.

Así las cosas, Colón y Domínguez se encontraron con planteos similares a los que despliega el equipo en algunas circunstancias. Y sin dudas que le generaron dificultades, no es novedad que el Sabalero es vertical y directo y ataca mejor y es más contundente con espacios y sin tener tanto la pelota. Algo que Argentinos y Central no le permitieron.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario