Unión

Con lo que hay no alcanza para dar el salto de calidad

Unión cuenta con un plantel corto y necesita con urgencia algunos refuerzos de jerarquía para potenciar el equipo y aspirar a ser protagonista, como sucedió en los torneos anteriores

Martes 03 de Diciembre de 2019

Antes de arrancar el semestre Leonardo Madelón mostró satisfacción por los refuerzos que habían llegado. Y aseguró públicamente que contaba con el plantel que quería, dando a entender que no había excusas para alcanzar un buen rendimiento.

Sin embargo, eso no se logró y disputadas 15 fechas Unión sumó 19 puntos, pero más allá de las estadísticas, son contados con los partidos en los que jugó bien. Quizás el Clásico sea la excepción y algunos pasajes de otros encuentros. Pero lo que asomó fue una clara irregularidad.

Si bien queda el cotejo ante Talleres, ya se puede hacer un balance respecto al andar del equipo y la conclusión marca que el Tate debe reforzarse necesariamente pensando que en el inicio del 2020 afrontará la Copa Sudamericana y la Superliga.

LEER MÁS: Unión levantó vuelo con un sufrido triunfo ante Huracán en el 15 de Abril

Unión no puede darse el lujo de quedar nuevamente eliminado en la primera fase y está claro que para ello necesita traer jugadores de jerarquía para dar el salto de calidad. Con lo que tiene no alcanza. Los futbolistas que se fueron, son más que los que vinieron.

Las ausencias de Diego Zabala, Mauro Pittón y Franco Fragapane son evidentes. Unión perdió solidez y equilibrio en la zona media. Pero por sobre todas las cosas desequilibrio y gol. Con Zabala y Fragapane se fueron 13 goles que no pudieron suplirlo.

Y los que llegaron para reemplazarlos son Ezequiel Bonifacio y Gabriel Carabajal, quienes hasta ahora apenas suman tres tantos, dos del ex-Gimnasia y uno del ex-Patronato. El equipo carece de carrileros que pisen el área por sorpresa y que tengan manejo.

Carabajal no siente esa posición, hace el sacrificio pero no está para jugar por las bandas, en el caso de Bonifacio es un lateral puesto a jugar en esa zona, pero le falta precisión con la pelota en los pies.

LEER MÁS: Bou: "Necesitábamos el triunfo para ganar en confianza"

Por ello, el plantel necesita como mínimo de un carrilero que tenga gol y buen manejo del balón, como lo eran Zabala y Fragapane. Además de un volante central de contención, ya que nadie cumple la tarea que tenía Mauro Pittón.

Tanto Nelson Acevedo como Jalil Elías son mediocampistas para salir jugando y no de quite, es por ello que la mitad de cancha de Unión es superada con facilidad. En esa zona precisa un 5 posicional que trabaje en conjunto con los marcadores centrales para saber cuando achicar o presionar más arriba.

Y en la delantera, necesita como mínimo un delantero más, que bien podrían ser dos ya que Maximiliano Cuadra se irá y quedan Walter Bou, Nicolás Mazzola y Franco Troyansky, aunque este último no está jugando bien.

A diferencia de otras veces, Madelón no logró potenciar a los jugadores que vinieron, algo que así había logrado dos años antes con Gómez Andrade, Fragapane y Zabala que no eran tan conocidos y los hizo rendir en gran forma.

LEER MÁS: El año de Unión en casa tuvo dos picos altos con el mismo protagonista

Claramente el plantel no tiene dos jugadores por puesto, como pretenden la mayoría de los entrenadores, por lo cual en algunas posiciones faltan variantes como para que no se note tanto la diferencia entre el suplente y el titular.

Si bien hay varios lesionados, con Huracán el banco de suplentes había además de Peano tres jugadores de las canteras sin experiencia como Nardoni, González y Ríos. Además de Cavallaro, Milo y Méndez que tampoco cambian la ecuación.

Está claro que no siempre Madelón le puede sacar jugo a las piedras y que a veces necesita de la materia prima adecuada para lograr un buen producto. Por ello será responsabilidad de Luis Spahn lograr la llegada de los refuerzos que el DT solicite.

En un contexto económico muy complicado, la dirigencia deberá apelar al ingenio y la creatividad para dar el salto de calidad. Lo que tiene no le alcanza para ser protagonista y soñar con cosas importantes.

Puede mejorar, pero hay un límite, los técnicos tienen injerencia, pero los que resuelven dentro de la cancha son los futbolistas y sino no tenés jugadores de jerarquía, será mucho más complicado cumplir los objetivos. Madelón es consciente y por eso cuando se siente con los dirigentes se lo hará saber.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario