El País

El Gobierno espera que el G20 traiga la lluvia de inversiones que nunca se concretó

Que los gestos se traduzcan en dinero contante y sonante. Ese es el deseo del gobierno de Macri

Viernes 30 de Noviembre de 2018

La organización de la cumbre del G20 es tomada como una gran oportunidad para potenciar a la Argentina en la mesa de los grandes líderes mundiales, de obtener apoyos estratégicos, de mostrar las oportunidades que ofrece este rincón del Cono Sur. Pero el deseo mayor, sin dudas, es la concreción de acuerdos tangibles que atraigan proyectos productivos de relevancia.

Entre los funcionarios oficiales que recorrieron el centro de prensa se notaba una optimista expectativa. "Los convenios que se firmen van a fortalecer las inversiones", dijo el jefe de Gabinete de ministros, Marcos Peña, en su fugaz paso por Parque Norte -en el que estuvo presente A24.com- para supervisar que todo estuviera en orden.

La joya más preciada que tiene Macri para tentar a las grandes potencias es Vaca Muerta, el megayacimiento hidrocarburífero no convencional. Y en la decena de reuniones bilaterales que mantendrá estará en el primer lugar para cristalizar acuerdos y atraer dinero. “El Presidente está obsesionado con captar inversiones para el desarrollo de energía”, dicen en su entorno.

Por lo pronto, en la previa del inicio formal del G20, hubo más cartas de intención y apoyos que anuncios grandilocuentes de inversiones concretas.

El Gobierno firmó convenios con la Corporación para la Inversión Privada en el Extranjero (Overseas Private Investment Corporation-OPIC), una institución del gobierno de Estados Unidos que brinda financiamiento para el desarrollo. Fueron seis cartas de intención para impulsar proyectos de crecimiento económico por un valor de 3 mil millones de dólares. El acuerdo firmado totaliza 813 millones de dólares y apuntan a los sectores de infraestructura, energías renovables y logística.

Con China también se habló de inversiones. Se firmó un acuerdo con directivos de la empresa china CRCC. La firma se compromete a invertir 1.089 millones de dólares para recuperar el tendido del ferrocarril San Martín de carga que unirá la región de Cuyo con el puerto de Rosario.

La obra a través de 1.020 kilómetros generará 3.800 puestos de trabajo y duplicará en siete años, el volumen de carga a transportar entre Mendoza y Rosario, según informó el Ministerio de Transporte.

Estas inversiones se pueden ampliar si el domingo, una vez concluída la cumbre, el presidente de China, Xi Jinping, en su primer visita de Estado al país, ofrece a Macri más inversiones para ampliar su estratégica presencia en América latina. Se prevé la firma de 40 acuerdos comerciales.

Emmanuel Macron, presidente de Francia, tuvo buena onda con Macri, ratificó su apoyo al acuerdo entre la Argentina y el FMI y el ingreso a la OCDE. También condicionó el acuerdo Mercosur-Unión Europea "a lo que haga Bolsonaro".

En lo que respecta al anuncio de inversiones se limitó a otorgar un crédito por 319 millones de euros -equivalentes a unos 363 millones de dólares- para que el Gobierno argentino adquiera cuatro patrullas costeras francesas que serán destinadas al programa de Recuperación de la Capacidad de Patrullado Naval Marítimo.

También se suscribió un acuerdo de financiamiento con el Banco Europeo de 125 millones de dólares para obras de agua y saneamiento en el área metropolitana y de gestión de residuos provinciales, y comprometió 63 millones de dólares para el desarrollo de energía solar en Jujuy.

La Agencia Francesa de Desarrollo comprometió financiamiento por 134 millones de dólares para fortalecimiento de la gestión provincial e infraestructura hídrica y energética.

Ministros también quisieron aportar para el objetivo. El de Hacienda, Nicolás Dujovne, se reunió con la Reina Máxima de los Países Bajos, pero fue un diálogo sobre avances en microfinanzas para promover políticas de acceso universal a los servicios bancarios y financieros. Poco concreto.

Un funcionario en diálogo en off con A24.com, se esperanzaba que las bilaterales generarán buenas noticias. Aunque reconocía que el pasaje de las cartas de intención a la concreción final de esas inversiones no siempre se materializan de inmediato y a veces naufragan.

Macri sabe que en un lapso de poco más de 48 horas protagonizará un momento inigualable en la historia argentina y en esas horas contadas tendrá que utilizar todo su poder de seducción para saber "pasar la gorra", tentar a las grandes potencias mundiales y atraer la lluvia de inversiones prometida y que nunca se concretó.

Por lo menos como el propio gobierno pensaba. Es un desafío a sortear y una prueba importante para el camino a la reelección que -reconoció- tiene en vista.

Por Diego Landi / A24

¿Te gustó la nota?