Colón

"El Pulga está muy feliz en Santa Fe"

Walter Rodríguez, hermano del artillero sabalero, dio detalles de la vida del hombre de Simoca que enamoró a los hinchas. "Hay que acompañarlo y no dejarlo solo"; enfatizó.

Sábado 21 de Septiembre de 2019

Luis Miguel Rodríguez se metió muy rápido en el corazón del hincha de Colón. Es un jugador distinto, por calidad, por talento innato y por aparecer en los momentos que muchos imaginan.

Como hizo a poco del epílogo el pasado jueves para dar vuelta la historia y poner el 2-1 que le da al Sabalero una cierta tranquilidad para encarar la revancha del próximo jueves.

La historia del tucumano tiene muchos capítulos vinculados al sacrificio, la humildad y los momentos malos por los que debió atravesar. No hay que ir lejos para recordar que después de San Lorenzo recibió la noticia del fallecimiento de su papá y de vuelta en la ciudad se convirtió en héroe contra Atlético Mineiro.

LEER MÁS: El Colón alternativo desea estirar su buen presente en Lanús

Walter Rodríguez, hermano de la Pulga, charló con radio Eme (FM 96.3) y reconoció que "tuvimos momentos difíciles en las últimas semanas pero como le dije a mi hermano, tenés que jugar, cumplir con tus obligaciones, quedate tranquilo. Mi papá estaba en coma, no le quisimos avisar hasta después de San Lorenzo. Se tomó el vuelo pero llegó a poco de su fallecimiento. Son cosas de la vida, mi papá seguramente está muy feliz, orgullosos de sus hijos, laburadores, no lo dejamos mal en ningún lado, él nos enseñó muchas cosas y nos educó muy bien".

Más adelante, entre sonrisas, no dudó en expresar que "el verdadero Pulga soy yo, jugué al fútbol cuando no había tantas influencias ni el fútbol era tan cotizado. Jugué con Cascini, Palermo, Trotta cuando no eran conocidos. Hice Estudiantes, Independiente, Huracán. Siempre me gustó la política, soy secretario del vicegobernador de la provincia".

Unidos.jpg

Al hacer un poco el repaso de la infancia, Walter aseveró que "extraño las calles de Simoca, eran cuadras anchas, hacíamos los arcos de madera y los corríamos, bajo las lámparas de luz, era nuestro potrero, después se hizo un complejo municipal. Enfrente de la casa de mi mamá había una cancha de fútbol, en cada rincón poníamos gomas de bicicleta y vivíamos pateando, el Pulga era más chico pero siempre andaba conmigo".

LEER MÁS: El colombiano Andrés Rojas controlará la revancha

En otro tramo de la charla reafirmó que "siempre le dijimos que tiene que estar bien, el vicegobernador lo quiere mucho, es muy amigo de nuestra familia, estamos viajando cada vez que podemos para estar al lado de él. El Pulga está muy feliz en Santa Fe y se siente así mientras tenga el apoyo nuestro, hay que acompañarlo y no dejarlo solo".

Siempre se dijo que en un momento de su carrera Rodríguez amagó con abandonar el fútbol. Al respecto, su hermano disparó: "Cuando Rebbotaro era el DT de Atlético se fue a probar, yo jugaba en Primera. Le dije si juega bien vale 600 pesos, sino le dan 300. Y apenas entró en una prueba hizo un golazo y la rompió. Ahora vale 900 le dije. De repente subió su sueldo, tuvo un problema con un accidente donde hubo que reconstruir totalmente un párpado. Tenía 21 años pero se recuperó y volvió esa vez a jugar".

Y seguidamente, acotó: "Lo quería Boca en el mejor momento de Bianchi pero dejé sentado a su hijo Mauro en Puerto Madero porque se quería quedar con la mitad de 800 mil dólares. Al poco tiempo se rompió la rodilla. No aparecía y cuando lo encontré me dijo que no quería jugar más. Pero un sábado al mediodía lo traje a un campo, yo jugaba en veteranos, lo convencí, inició su recuperación, siempre con esfuerzo y trabajo para llegar a lo que es".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario