Información General

El relato de una joven que fue abusada durante siete años por su papá y hermano

El escalofriante testimonio de Ana Paula, una joven sanjuanina, sobre las violaciones que sufrió de parte de sus familiares y con la complicidad de la madre

Sábado 16 de Marzo de 2019

Ana Paula tiene apenas 18 años, se ve frágil, pero tuvo y tiene la fortaleza de estar al frente de su caso, que con apenas 16 años y solo con el apoyo de su novio logró llevar a la Justicia y por estos días sentó en el banquillo a sus padres y hermano mayor.

La Sala I de la Cámara Penal actualmente se encuentra juzgando al papá y hermano de la víctima acusados de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y a la madre por complicidad y corrupción de menores.

Mientras en la sala los acusados se sentaban a escuchar los alegatos, Ana Paula llegaba rodeada de mujeres que la acompañan desde hace un año y hacen no solo de amigas, sino de hermanas del alma.

La joven lleva una remera blanca con letras negras que resalta la frase "Quiero JUSTICIA". Dicen sus amigas que estuvo parte de la madrugada pintándola. En ese momento aceptó hablar con sanjuan8.com y contó mientras agarraba fuertemente sus manos que aún se siente nerviosa, pero con el alivio de saber que faltan horas para conocer la sentencia que podría llevar tras las rejas por varios años a toda su familia. Mientras relataba su dura experiencia de abuso, sus ojos se llenaban de lágrimas y nunca pudo dejar de nombrar a su madre.

Y es que Ana Paula cuando tenía nueve años era obligada a practicarle sexo oral a su padre entre otras aberraciones y fue en ese período que su propia mamá descubrió esa cruel escena, pero según recuerda prefirió creerle a su padre. "Cuando era pequeña le conté otros abusos, pero tampoco me creyó", dice aún sorprendida por la falta de empatía de su mamá, de todos modos, resalta que ella logró perdonarla. "Le dí una segunda oportunidad", enfatizó.

La joven durante siete años fue sometida a diferentes abusos, torturas y golpes. Estuvo embarazada y por las pastillas que le dieron tuvo un aborto inducido. Luego fue obligada por su madre a tomar anticonceptivos y hasta le colocaron un DIU para evitar que quede embarazada. Fue ahí cuando su mamá le dijo que ella provocaba que su padre y hermano la abusaran.

Y no solo tuvo una dura infancia marcada por el daño más cruel que una niña puede soportar, sino que también fue obligaba a trabajar en el negocio de la familia. "Hacíamos uniformes y calzado. Parecíamos una familia normal, pero eran unos psicópatas", dijo. Ana Paula fue muy clara en su testimonio y así como relató ante sanjuan8.com también dijo ante la Justicia que los manoseos y abusos eran todo el tiempo. "Cualquiera oportunidad de soledad era aprovechada por ellos. Mi primer beso fue con mi papá", fue otra de las frases que dijo mientras el colectivo Ni Una Menos esperaba por ella.

Una persona clave en la vida de Ana Paula

Miguel, es el novio desde hace dos años de la joven que denunció a sus padres y hermanos por abuso sexual. Conoció a Ana Paula mientras viajaba en un colectivo de línea. Fue tal la confianza que sintió en él que le relató los años de abusos sexuales que padeció desde que tiene nueve años.

Este joven la ayudó a realizar la denuncia y hoy es uno de los principales pilares en la vida de una persona que sueña con seguir y cumplir el sueño de ser maestra jardinera.

Mientras tanto se espera que durante la mañana del jueves sean los alegatos y para el viernes 15 de marzo será la sentencia que estará a cargo del Tribunal integrado por: Silvia Peña, Juan Carlos Caballero Vidal (hijo) y Raúl Iglesia.

Embed

Marcela V. Silva// San Juan 8

¿Te gustó la nota?