turismo de vacunación

Miami: un destino para turismo y vacuna contra el Covid

Vacaciones y vacuna es lo que Miami promete para incrementar el turismo doméstico e internacional. Los requisitos y cuánto cuestan los viajes

Domingo 16 de Mayo de 2021

El “tour sanitario” o “turismo vacunatorio” son conceptos que parecen estar cobrando fuerza estas últimas semanas. La vacunación en Argentina viene con un ritmo lento a simple vista, y algunas personas prefieren adelantar la aplicación de la vacuna para ya recibir la tan ansiada inmunidad contra el coronavirus. Pero, ¿cuánto sale ir a Miami? ¿cuáles son los requisitos?

En comunicación con UNO, el presidente de la Asociación Santafesina y Entrerriana de Agencias de Viajes y Turismo Martín De Luca, contó que es la primera vez en treinta años de experiencia que escucha hablar de turismo de vacunación. “Hay otros negocios en el turismo medicinal, en el que se viaja a Argentina por tratamientos odontológicos o estéticos, a Turquía por tratamientos capilares, pero nunca vi algo así”, dijo Martín De Luca.

“Parece ser que esta segunda ola es mucho más potente que hace un año, la gente está tomando conciencia y está haciendo un mix de turismo y vacunación. Que los vuelos salen llenos, salen llenos. Que los pasajes están caros, están caros. Y que la gente va, va. Esa es la realidad”, opinó el experto, pero aseguró que “es algo de corta vida”.

Según explicó el experto, el estado de Florida pensó mucho en la vacunación del turista por el nivel de circulación que una persona que va a vacacionar 20 días tiene en su territorio. “Este domingo que pasó fue el día de la madre y Miami estaba 100 por ciento sobrevendido. No había autos, no había hoteles, la calle estaba saturada de gente, tanto de otros países como de turistas estadounidenses”, contó De Luca. Es lógico entonces que en este distrito las vacunas puedan conseguirse en un Walmart, en una farmacia o en un centro móvil en la playa, de forma completamente gratis.

miami vacuna.jpg

¿Cuánto sale?

El verano en el hemisferio norte comenzará en junio, así que sigue en temporada baja. A esta altura del año un pasaje aéreo debería costar entre 600 y 700 dólares finales, según el experto en viajes. Sin embargo, a raíz de la muchísima demanda y de la poca oferta, hoy el pasaje más barato está costando mil setecientos dólares, y puede llegar hasta dos mil quinientos.

La frecuencia de los vuelos está reducida en un 70 por ciento, por lo que la oferta a esta demanda es limitada y encarece el costo de los aéreos. El aeropuerto de Ezeiza esta desértico pero esos vuelos salen llenos.

“Hay que tener en cuenta que un pasaje aéreo se consigue a buen precio cuando uno lo compra con varios meses de antelación, cuando uno lo compra para irse la semana que viene ya el avión está prácticamente ocupado al 100 por ciento y son los últimos lugares para vender”, explicó De Luca.

En este sentido opinó que “no tiene sentido comprar un pasaje de acá a tres meses, cuando el riesgo de contagio es tanto y cuando en el medio también uno puede ser vacunado acá en Argentina”.

Advirtió que en 2020 a mitad de año las fronteras se cerraron y el aeropuerto dejó de operar. “Si el pico de esta segunda ola es en junio corremos el riesgo de tomar un vuelo y a lo mejor quedar varados allá, con la diferencia de que no van a haber vuelos de repatriación. Todos los costos de conseguir un vuelo con otra compañía o quedarse un tiempo prolongado en el destino van a correr por cuenta del pasajero”

Un beneficio para pocos

Por lo tanto, en su opinión, este es un fenómeno de abril y mayo, o hasta los primeros días de junio con suerte. “No es una demanda a largo plazo ni un negocio a futuro para las agencias de viaje”.

“A medida que pasan los meses se van acercando las situaciones y lo que está disponible allá va a empezar a estar disponible acá”, reflexionó el referente de las agencias de viaje. “Esta posibilidad de combinar vacación con vacunación es para un número muy ínfimo de la población y se acota prácticamente a la gente de Buenos Aires, con más poder adquisitivo y con más cercanía al aeropuerto de Ezeiza”.

El presidente de la Aseavyt expresó: “La gente que compra esto es porque sabe que puede irse la semana que viene y que tiene que limitar el riesgo de contagio, por eso es una mercadería muy, muy exclusiva y muy pocos tienen la capacidad económica, operativa, tiempo y documentación en regla”.

Por lo tanto, aquel porcentaje de gente que tiene pasaporte y visa vigente, ya que hoy la embajada estadounidense prácticamente no tramita visas, más la disponibilidad de tiempo y económica, es la que está yendo a vacunarse a Miami.

“Santafesinos y entrerrianos que hayan viajado te diría que están contados con los dedos de las manos. Si bien hay consultas, cuando ven lo que cuesta, todas las planillas, las gestiones, los test y los trámites que hay que hacer, es complicado. Se tienen que alinear muchos planetas para que alguien realmente pueda hacer este tipo de viajes”, sintetizó.

miami barbijos.jpg

El paso a paso para la vacuna

El experto en viajes y turismo advirtió que la gestión para vacunarse depende exclusivamente del pasajero y que no es un servicio que pueda realizar la agencia de viajes, aunque sí la asesoría, y dio los detalles para realizar todos los trámites.

Dentro de las 48 horas previas al vuelo hay que llenar una ficha migratoria digital para poder salir del país, y dentro de las 72 horas previas a tomar el vuelo hay que tener el test negativo, que no hace falta que sea PCR.

Para acceder a la inoculación de la vacuna hay dos opciones: pedir turno donde se aplican las dosis de Moderna o Pfizer, o apersonarse en un centro vacunatorio móvil y recibir la monodosis de Johnson.

En el primer caso, el turno se tramita online al pisar suelo estadounidense, ya que el centro vacunatorio detecta la dirección IP del dispositivo, y no se podrá desde Argentina. “Lo hacen no para que los extranjeros no se vacunen sino para asegurarse de que la persona esta en el país”, explicó De Luca.

“Te van a dar el turno de un día para otro y hay que ver las opciones de cercanía donde uno está. Generalmente las vacunas disponibles son Pfizer o Moderna. Con lo cual estás sacando turno para una vacuna para la cual tenés que quedarte o volver a viajar a los 20 días”.

La otra opción es la que toma la mayoría de la gente: acercarse a un centro vacunatorio móvil que no precisa cita previa y donde la única vacuna que se aplica es la Johnson, de una sola dosis. “En ese caso hay un sitio web al que sí se puede acceder en Argentina (porque es informativo) donde aparece una grilla con los 30 puntos de la ciudad donde van a estar esos días”, contó el agente.

“Son generalmente clubes, centros deportivos o militares, donde hay un camión ambulante donde están las vacunas y en torno al camión se ubican tres gazebos. El primero es para registrarse y te piden pasaporte y licencia de conducir; el segundo es el vacunatorio y el tercero es observación, donde te dejan 15 minutos con la posibilidad de tomar una merienda por si te baja la presión. Aconsejan hacer reposo ese día y tomar un antifebril como paracetamol. Te dan el certificado y te liberan”, relató.

En este sentido, De Luca explicó que la gente que toma la vacuna de Jonhson se queda una semana en promedio "y sabe que con eso ya está, disfruta un poco de la playa, del shopping y vuelve tranquila". La gente que se aplica la vacuna de Pfizer o Moderna se va a quedar tres semanas, no va a hacer un segundo viaje para la otra dosis. "Es gente que ya sabe que se va a quedar 21 días".

Embed

Pero el viaje no termina ahí. Para ingresar a Argentina hay que presentar un test PCR realizado dentro de las 72 horas previas al vuelo. En Miami hay distintas instituciones que con o sin reserva y de manera gratuita te hacen el hisopado por PCR de un día para el otro y te envían el resultado por mail.

Dentro de las 48 horas previas al vuelo hay que volver a hacer la planilla migratoria digital para entrar al país, con la diferencia de que para el ingreso hay que adjuntar el resultado de Covid negativo. “Lo van a revisar cuando despachés el equipaje antes de tomar el vuelo y generalmente en el área de preembarque. Cuando tomás el vuelo y aterrizás en Ezeiza, te intercepta automáticamente un laboratorio que está a la salida de arribo del aeropuerto donde hay que pagar 2.500 pesos un test rápido”, detallo De Luca.

“Es todo muy fluido: hay que esperar media hora y si el resultado es negativo pasás por dos controles donde mostrás el certificado y te vas a tu casa. Si es positivo te van a hacer un test PCR que te obliga a quedarte todo el día en el aeropuerto esperando el resultado. Al llegar estás obligado a hacer una semana de cuarentena y al séptimo día hay que hacerse un test PCR en el laboratorio del Estado. Recién ahí termina todo el proceso”.

Argentinos en Miami

De la gente que está viajando a Miami, la mayoría se quedan todo el viaje allí. Hay un pequeño porcentaje que combina con algunos días en Orlando para ir a los parques de Disney y Universal, que son seis horas y media en auto, y una porción más ínfima aún que va hacia Nueva York.

Martín De Luca viajó por razones comerciales este último tiempo y comprobó que los viajeros son personas solas o parejas, algún grupo de amigos y casi todos entre 40 y 50 años de edad. “No conozco casos donde van exclusivamente a vacunarse y vuelven. Es gente que está viajando por negocio, por trabajo o por vacaciones. Casi nada de familias”, aclaró.

“Las demandas y las consultas en las agencias de viaje arrancaron a mitad de marzo y los viajes efectivos a mitad de abril, que es cuando Estados Unidos empezó a tener excedentes de vacunas y cuando ya la población más joven empezó a ser vacunada. En abril todavía no era viable que los turistas se vacunen”, relató.

Para quienes quieran tomarse vacaciones, aconseja contratar los servicios de una agencia de viajes que asesore en materia de ubicación, de cómo llegar y de qué es una mercadería de calidad. “La sobreventa existe y a veces uno llega y la habitación no está disponible, o alquilás un auto online y te dan una camioneta que quizás nunca usaste. Las agencias de viajes que tienen sus contactos te van a dar la mercadería que buscás y te van a asesorar”, dijo De Luca y aseguró que hay muchas opciones de diferentes tarifas en alojamiento y traslado en Miami.

Por último, recomendó visitar Coconut Grove, recorrer el distrito histórico del South Beach y visitar el Dolphin Mall. “Recorrería toda la Avenida Collins, la peatonal Lincoln Road, y obviamente disfrutaría de la playa caribeña”, resumió el experto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario