Información General

Un argentino consume un kilo de café por año

Y la tendencia es ascendente, según la Cámara Argentina del Café. Esta bebida sigue siendo la más consumida del mundo, luego del agua potable. Descubrí acá las más deliciosas variedades

Domingo 09 de Junio de 2013

El café, la segunda bebida más consumida en el mundo luego del agua, con una demanda global que creció en la última década, ahora sumó al público joven entre sus consumidores, atraídos por nuevos sabores, en espacios que se adaptaron a sus necesidades y hábitos. En la Argentina, el promedio del consumo anual por persona es de un kilogramo, mientras que en el mundo se estima que se consumen más de 2.500 millones de tazas por día.

Los Estados Unidos y Brasil, que participan con 15.9 y 14.1 por ciento de la demanda mundial, respectivamente, son los principales consumidores de café.

En la última década, el consumo de café a nivel global mostró un marcado dinamismo: en el 2011 se logró un récord de 8.34 millones de toneladas. Esto sería un crecimiento medio anual de 2.4 por ciento desde el 2001.

Los números a futuro también son alentadores: según datos de la Organización Internacional del Café (ICO, por su sigla en inglés), la demanda de granos podría alcanzar hasta 10.2 millones de

toneladas en el 2020.

Durante 2012, el total de importación de café en la Argentina fue de 37.442.359 kilogramos, cifra que comprende los granos de café verde y también café ya elaborado, según datos de la Cámara que agrupa al sector. Espresso (café solo), americano (rebajado con agua), macchiato (con espuma), doble (doble ración de café), cortado (con poca leche), lágrima (poco café y mucha leche), cappuccino (café con leche y mucha espuma de leche), espresso panna (café con crema) son las variedades más clásicas que se consumen en la Argentina.

Otras son el café latte (café con mucha leche y poca espuma), caribeño (café con ron, azúcar y vainilla), hawaiano (café con leche de coco), árabe (café con especias). La apertura de nuevos espacios de consumo ha estimulado la cultura del café, ofreciendo nuevos sabores, mezclas y además, nuevos ambientes para consumir esta bebida. Al respecto, Analía Álvarez, Jueza Sensorial  Internacional de Café, señaló que en la Argentina, "el tiempo para compartir un encuentro social en la cafetería sigue primando".

En ese sentido, destacó que "para otro sector de consumidores – los jóvenes especialmente- la velocidad y practicidad es lo fundamental, por lo que cada vez son más quienes optan por consumir el café durante el trayecto entre sus actividades diarias (oficina, universidad, gimnasio, etc.)". En el marco de la 3° edición de la campaña Amo mi café, la Cámara Argentina de Café, presentó las  últimas tendencias en el mundo del café y los beneficios que proporciona a la salud el consumo de esta bebida.

El café figura también en la lista de las bebidas que complementan la alimentación saludable, junto a los cinco grupos básicos de alimentos para la buena salud (sustancias grasas, lácteos, carnes y huevos, frutas y verduras, almidones). Entre sus propiedades, el café de forma natural, mejora la concentración y contiene antioxidantes. 

El café proviene de la planta de cafeto, un arbusto que crece entre los Trópicos de Capricornio y el Trópico de Cáncer. Según las zonas geográficas, la humedad y la altitud con respecto al mar, el gusto y aroma del café tenderá a variar.  Su composición es similar a otras infusiones como el té y el cacao como así también a las frutas y verduras.

Cuenta con más de 1.000 componentes entre vitaminas, minerales y sustancias químicas distintas que pueden tener efectos beneficiosos en la salud. Su componente principal es la cafeína, una de las sustancias más estudiadas a nivel mundial.

Si bien existen gran cantidad de especies de cafeto son sólo dos las que predominan comercialmente: la especie Canephora o Robusta y la Arabica. La especie Robusta se caracteriza por ser un cultivo muy noble, resistente a plagas y enfermedades.

Su producción representa el 30 por ciento del volumen total de café que se comercializa a nivel mundial y sus principales productores son Vietnam y Brasil. En cuanto a la especie Arabica, representa el 70 por ciento del volumen de café comercializado. Su cultivo es más delicado y se desarrolla bajo la sombra (de bosque natural o sombra artificial), en suelos volcánicos y especialmente entre los 900 y 2200 metros de altura.

Un aliado a la hora de mejorar la concentración.  ¿Quién puede negar que un café por la mañana ayuda a disminuir la somnolencia matinal y comenzar mejor el día? Esto sucede dado que sus componentes químicos son capaces de aumentar la atención y la capacidad de alerta. El contenido natural de la cafeína –la cual es un estimulante del sistema nervioso central- produce efectos beneficiosos sobre la capacidad de atención y la memoria. Por eso también disminuye la somnolencia en las primeras horas de la tarde, luego de las comidas.

Por otra parte, ha sido estudiado el café y su efecto en la concentración de los conductores de automóviles dado que la somnolencia está detrás del 15 al 30 por ciento de los accidentes de tráfico y sus efectos son tan peligrosos como los del alcohol. Diversos estudios indican que el consumo de café en conductores reduce la sensación subjetiva de cansancio y somnolencia, disminuye el tiempo de reacción mientras que mejora la atención visual, la concentración en la ruta y la capacidad de tomar decisiones.

NA

¿Te gustó la nota?