El País

A 20 años del caso Grassi: "Se empezó a hablar del abuso sexual de las infancias"

Las palabras son de Enrique Stola, el psiquiatra que atendió a dos adolescentes víctimas del cura. Distintos testimonios revisan el "antes y después" del caso.

Sábado 22 de Octubre de 2022

En los 20 años transcurridos desde que se conoció la denuncia que destapó el caso Grassi, se produjeron "importantes" cambios normativos para favorecer el acceso a la Justicia de los niños, niñas y adolescentes (NNYA) víctimas de abuso sexual que prefiguran hoy un escenario jurídico muy diferente al de entonces, según especialistas.

El caso se dio a conocer con la emisión del programa periodístico Telenoche Investiga que dio a conocer el 23 de octubre de 2002 en horario central el caso Grassi. ESe presentaron varios testimonios de trabajadores de la Fundación que denunciaban el abuso sexual a cinco niños y adolescentes de entre 11 y 17 años.

"Que se lo hayan condenado es muy importante, hay pocos antecedentes en el mundo donde personas tan poderosas cumplan la condena. El cumplimiento de una condena efectiva fue muy reparador para las víctimas", dijo a Télam Juan Pablo Gallego, abogado de la querella.

Enrique Stola, el psiquiatra que atendió a dos adolescentes víctimas del cura, sostuvo que el caso "fue un antes y un después no sólo en las denuncias contra la Iglesia sino también en los abusos que ocurren a nivel intrafamiliar. Se empezó a hablar en toda la sociedad del abuso sexual de las infancias".

Uno de los principales relatos fue el de "Gabriel" -nombre que se dio para proteger su identidad- quien contó cómo había sido obligado a mantener relaciones sexuales con el cura en 1998 cuando tenía 15 años. "Grassi manejaba los medios, él era famoso y muy poderoso, tenía como 30 abogados. Siempre se intentó frenar la causa, tuvo un apoyo descomunal", relató Gallego, quien recordó que "balearon a testigos clave, casi secuestran a una víctima y le cortaron un dedo a otro", entre otros episodios violentos.

A pesar de las graves acusaciones en su contra, Grassi, que hoy tiene 66 años, continuó libre muchos años gracias a que se le otorgó la libertad morigerada, es decir que no se le permitió acercarse a los chicos de la fundación al tiempo que aseguraba que las denuncias en su contra eran parte de una "extorsión".

Durante todos los años que duró la causa, los querellantes denunciaron que desde el entorno de Grassi, quien contaba con grandes conexiones con el poder político, mediático y empresarial del país, intentaron entorpecer la investigación.

El caso

A Grassi se le concedió el beneficio del "2x1", es decir, que cada año detenido vale el doble debido a los años que pasó en prisión preventiva, pero en junio de este año la Cámara de Apelaciones de Morón hizo lugar a un recurso presentado por la querella sobre el cómputo de la pena y ahora el sacerdote condenado a 15 años de cárcel por abuso sexual no saldrá de prisión en 2026 sino en 2028.

"La clave del caso fue la solidez de las palabras de los chicos que denunciaron. Creo que la gente denuncia más a partir del caso Grassi pero también a partir del trabajo que hizo el feminismo para poner este tema en agenda. Se escondía mucho antes, no se le creía a la palabra de los niños", aseguró Stola.

Para Gallego, "el caso Grassi abrió un camino a nivel mundial, empezó a haber más denuncias como en España o Irlanda, por citar algunos lugares. Sin duda ayudó pero el tema de los abusos eclesiásticos no ha encontrado solución ni en la Argentina ni en ningún lugar del mundo".

Además de Grassi, los curas Eduardo Lorenzo, Luis Anguita, Walter Eduardo Avanzini, Nicola Corradi, Horacio Hugo Corbacho y Armando Gómez son algunos de los eclesiásticos denunciados en la Argentina por abuso sexual.

"A partir del caso se empezó a denunciar más, que un cura poderoso vaya preso sacó el miedo a las víctimas para denunciar. Fue un hito y lo sigue siendo, mostró que si uno sigue con firmeza, sin miedos, se puede lograr Justicia", concluyó el abogado.

Aunque no hay datos oficiales, Anne Barret Doyle, de BishopAccountability.org (Rendición de Cuentas para los Obispos), dijo a Télam en 2019 que "la cifra de curas acusados de abuso (en la Argentina) hoy llega a cerca de 100, pero sabemos que esto es una fracción pequeña del número real".

Cambios

Tres años antes de la emisión del programa ya se había producido un cambio fundamental con la sanción de la ley 25.087 en 1999, que sustituyó el título "Delitos contra la honestidad" por el de "Delitos contra la Integridad Sexual" en el Código Penal, un cambio conceptual que implicó dejar de lado las consideraciones ético-religiosas en la persecución de estas violencias.

Este cambio legislativo también implicó la derogación de un artículo que eximía de prisión al delincuente sexual por casamiento posterior con la víctima, pero introdujo en su lugar la figura del "avenimiento" que fue eliminado recién en 2012.

Once años más tarde, se sancionó la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de NNYA que entre otras cosas estableció que tenían derecho a participar en todo procedimiento judicial en el que estaban involucrados y a ser escuchados en los tribunales.

El próximo cambio legislativo importante se dio en 2011 con la sanción de la ley 26.705 conocida como "Ley Piazza" porque fue impulsada por el diseñador Roberto Piazza luego de contar públicamente que fue abusado por un hermano en su infancia con ninguna consecuencia para el agresor porque el delito había prescripto.

Hasta ese momento, para casos de abuso sexual en la infancia corrían las mismas reglas que para cualquier otro delito; se consideraba prescripto "después de transcurrido el máximo de duración de la pena señalada para el delito", que en estos casos era de 12 años.

Concretamente, la norma estableció que en el caso de violencia sexual contra NNYA el tiempo de prescripción debía empezar a computarse desde la mayoría de edad de la víctima.

En 2015 se sancionó la ley 27.206 que suspendió para esos delitos la prescripción mientras la víctima sea menor de edad y hasta que habiendo cumplido la mayoría de edad formule por sí la denuncia o ratifique la formulada por sus representantes legales.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario