Santa Fe

Femicidio de la docente: "Vanesa perdió la vida por el compromiso social que tenía"

La fiscalía y la querella pidieron prisión perpetua contra Juan Ramón Cano

Lunes 14 de Septiembre de 2020

Este lunes en los tribunales santafesinos comenzó a ser juzgado Juan Ramón Cano como autor del femicidio de la docente Vanesa Castillo, cometido el 15 de febrero en 2018 en el distrito costero de Alto Verde.

Las fiscales Cristina Ferraro y Bárbara Ilera, quienes tuvieron a cargo la investigación de los hechos, solicitaron la pena de prisión perpetua para el acusado por la autoría de los delitos de homicidio calificado, por ser con alevosía y ensañamiento, y por mediar violencia de género (femicidio), amenazas calificadas, agresión con toda arma y atentado a la autoridad. Todos los delitos fueron atribuidos en concurso real. La querella, a cargo de Carolina Walker, solicitó la misma pena y además pidió la ampliación de la acusación por el delito de homicidio calificado por precio o promesa remunerativa. La letrada argumentó que el mismo Cano confesó haber sido contratado para asesinar a la maestra.

Embed

En los alegatos, la fiscal Ferraro detalló los sucesos criminales de Cano el día del asesinato. Recordó que el mediodía del 15 de febrero del 2018, "Vanesa Soledad Castillo, docente de la escuela Victoriano Montes de Alto Verde se retiraba del establecimiento luego de una mañana de trabajo cuando fue violentamente atacada por Juan Ramón Cano quien le propinó numerosas heridas en su cuerpo valiéndose de un objeto punzante, concretamente de un hierro enervado. Heridas que le causaron su muerte ese mismo día, pese haber sido trasladada al hospital José María Cullen para recibir atención médica".

"Inmediatamente después de perpetrar este hecho blandió el mismo elemento tipo chuza frente a testigos presenciales con el fin de amedrentarlos, e infundirles temor y a uno de ellos le arrojó puntazos sin lograr lesionarse para huir del lugar. Lo cual logró. Aunque no por mucho tiempo ya que fue aprehendido por personal policial momentos más tarde en su domicilio localizado en la manzana 7 a donde se atrincheró. No conforme con todo ello una vez detenido y en ocasión de estar siendo trasladado por personal policial a dependencias de medicina legal en horas de la noche de la misma fecha, agredió con un cabezazo al oficial Carlos Cabrera adentro del móvil policial en que se conducía causándole lesiones leves. Intentamos ilustrar sintéticamente los varios hechos que oportunamente se le han endilgado a Juan Ramón Cano y que se van a ventilar en este juicio", describió.

Y dijo sobre el agravante por violencia de género: "El más grave de todos ellos en perjuicio de Vanesa Soledad Castillo cometido con alevosía, con ensañamiento, y que se enmarca en un contexto de violencia de género todo lo cual podremos demostrar a lo largo de este debate. Demostraremos que Cano cometió en contra de Vanesa Castillo un femicidio de los denominado no íntimos, ya que aún cuando no existía un vínculo previo entre ellos cano se aprovechó de una víctima mujer vulnerable abusando de su pretendida superioridad basada en una relación desigual de poder que toma sus bases en esta sociedad patriarcal. Vanesa y su condición de mujer fueron por Juan Ramón Cano seleccionadas, aprovechadas y vulneradas al extremo de ser anulada su existencia".

"La víctima directa de este femicidio fue Vanesa Soledad Castillo, pero más allá de ella debemos ver lo que representó en nuestra sociedad y lo que representó en Cano quien no solo mató a Vanesa sino que en profunda desconsideración femenina y como fiel reflejo de la sociedad patriarcal en la que vivimos deliberadamente mató a la madre, a la hija, a la hermana, a la mujer, a la excelente compañera y mujer que Vanesa era. Y es así que entendiendo que este Ministerio Público atendiendo a la acción penal que el imputado ha incurrido en conductas que deben ser encuadradas en las figuras típicas de autor de homicidio calificado por ser cometido con alevosía y ensañamiento y por mediar violencia de género, femicidio, autor de amenazas calificadas, agresión y atentado a la autoridad en concurso real y en coincidencia con la acusación que oportunamente formulamos requerimos al finalizar a este debate que Juan Ramón Cano sea condenado como autor penalmente responsable y se le imponga la pena de prisión perpetua", sostuvo Ferraro. Asimismo, solicitó que sea declarado reincidente por los diversos antecedentes condenatorios previos que registra.

Vanesa CAstillo 2.jpg

"La dejaron sola"

El alegato de la querella estuvo a cargo de Walker, que se extendió en relatar el compromiso social de Castillo en el desempeño de su trabajo. A diferencia del planteo de la fiscalía, agregó que "este femicidio, este feminicidio mejor dicho, tiene una historia". Argumentó que "Cano dice a viva voz que él no se quería comer la perpetua solo, porque a él lo habían mandado a sicariar a la maestra. Lo cuenta él", dijo la letrada sobre la audiencia que se llevó adelante este 5 de marzo del 2020.

"La escuchaba muy atentamente a la señora presidenta cuando le explicaba a Cano que él tenía derecho a ser oído, pero a Cano no se lo escuchó. Nosotros en ese mismo momento solicitamos una ampliación de la imputación, para que se lo impute también por homicidio calificado por promesa remuneratoria. No se hizo. Lo presentamos incluso por escrito el 16 de marzo, que seguramente ese escrito debe dormir en algún cajón del MPA porque en ningún momento se lo imputó. Por lo cual nosotros vamos a solicitar de acuerdo al artículo 321 una ampliación de la acusación por homicidio calificado por promesa remuneratoria, por precio o promesa remuneratoria", expresó.

Al mismo tiempo, Walker denunció complicaciones en las primeras investigaciones a cargo de otro fiscal del Ministerio Público de la Acusación. "En un femicidio, toda la prueba que no se produce en los primeros momentos de la investigación después se pierde. Nadie va a guardar el mensaje mandando a matar a alguien en el cajón para que tres meses después cuando se hizo el primer allanamiento lo encuentren. Mucho menos dos años después, cuando comenzaron las doctoras que están aquí presentes. Cuatro meses pasaron para que un fiscal pise el lugar del hecho. Cuatro meses. Lo hicimos en junio, lo recuerdo porque estaba jugando Argentina y no había nadie en Alto Verde. Cuatro meses habían pasado cuando la doctora Mariela Jiménez también se preocupó muchísimo por investigar, una excelente fiscal que después lamentablemente la sacaron de la causa".

"Luego de cuatro meses se hizo la inspección ocular, cuando la fisonomía de la puerta de la escuela, del lugar del hecho, había cambiado completamente. Porque en ese momento, seguramente las docentes que van a venir a declarar lo van a contar, había una obra en la Demetrio Gómez que es la calle de acceso a la escuela. Había montículos de tierra que precisamente es uno con los que choca la moto de Vanesa. Y no se veía nada, era muy difícil ver lo que estaba pasando, el estado de indefensión que tenía Vanesa era muy importante porque no había visibilidad. Era muy difícil que ella pidiera auxilio. Por ejemplo, el ingreso a la escuela no era la calle Demetrio Gómez. Las docentes que venían en colectivo tenían que caminar varias cuadras atravesando esos montículos de tierra y las que llegaban de otra manera llegaban por el terraplén, no por la calle. Todo eso no se pudo corroborar porque el fiscal que estaba a cargo el primer día no fue a la escuela, en ningún momento se hizo una inspección ocular en el momento del hecho. Si por supuesto lo hizo la policía, que sacó fotos, etc. Pero el fiscal que es quien está a cargo de la investigación no lo hizo", lamentó.

En relación al labor de Vanesa Castillo, Walker apuntó: "Nosotros lo único que estábamos pidiendo es que se escuche a las docentes. que venían denunciando situaciones de soledad cuando llevaba adelante denuncias de abuso sexual infantil. Y eso fue lo que le pasó a Vanesa. Ella acompañó de manera comprometida, cumpliendo su función docente como dispone el decreto 2288, inició un protocolo, acompañó a una niña, declaró en fiscalía como testigo y dos meses después terminó muerta. Todo el mundo nos trató de locas. Incluso el fiscal regional en una nota periodística en diciembre del 2019. Dijo que éramos delirantes e irresponsables porque las docentes no querían denunciar por lo que nosotras decíamos. Osea no querían denunciar porque nosotras decíamos esto, no porque el Estado no los protege, qué es lo que ocurre en la realidad".

"El Estado no protege a los docentes, ni a los asistentes sociales, ni a los médicos que acompañan a niños, niñas que son víctimas de vulneraciones de derechos. Fíjense que irónico, porque nos venían diciendo que estábamos locos, y el mismo Cano reconoció que le habían pagado 50 mil pesos para sicariar a la maestra. Fueron sus palabras, no las mías. Entonces vamos a insistir, por supuesto adherimos y ratificamos la acusación solicitando por supuesto la pena de cadena perpetua propiciando a que se declare a Cano autor por el homicidio calificado por ser cometido por un varón contra una mujer mediando violencia de género también por alevosía y ensañamiento", agregó.

Y sostuvo: "Para nosotros es una obligación moral decirlo, porque Vanesa perdió la vida por el compromiso social que tenía. Una niña que en ese momento tenía 12 años, que es la hija de Vanesa, se quedó sin mamá, la madre de ella se quedó sin hija, y sus hermanas sin hermana. Y una comunidad docente perdió un capital enorme como el de Vanesa Castillo. Una mujer comprometida, que viajaba todos los días 50 kilómetros de ida y 50 kilómetros de vuelta para ir a trabajar porque vivía en Santa Rosa de Calchines. Ese era el compromiso que tenía Vanesa, que a pesar de saber que la habían dejado sola siguió acompañando a esa víctima de abuso sexual infantil y terminó muerta".

"No tenemos ninguna duda que Cano es el autor material del femicidio de Vanesa Castillo. Pero tampoco tenemos ninguna duda de que el Estado provincial también es responsable de la muerte de Vanesa Castillo porque la dejó sola. Y eso también se va a comprobar en este juicio. Ratificamos el pedido de prisión perpetua, adherimos a las demás calificaciones que hizo la fiscalía en cuanto a las amenazas, el atentado a la autoridad y la reincidencia. Además agregar que Cano, además de haber tenido condenas tenía 13 causas en trámite, tenía un prontuario enorme. Y durante ese año que había estado en libertad porque había salido en febrero del año anterior había cometido varios hechos incluso uno en el hospital Mira y López donde había querido abusar sexualmente de una mujer en el baño. Y estaba en libertad. Para terminar simplemente ratificamos el pedido de prisión perpetua y me gustaría traer a colación un concepto que esgrimió el tribunal de primera instancia por la desaparición y muerte de Paula Perassi en San Lorenzo. En esa oportunidad el tribunal dijo que no hay crímenes perfectos, hay investigaciones imperfectas. Eso es lo que ocurrió en esta causa", alegó.

La defensa

Por último, el abogado defensor público de Cano, Javier Casco, reclamó que las pruebas sean revisadas y rechazó la calificación de violencia de género. Además dijo que Cano está enfermo y que es una persona que sufre adicciones desde la niñez, que tiene una debilidad mental moderada con un trastorno de impulsos y emocional y con desviaciones delirantes. "Todo este cuadro tendrá relevancia al momento de acreditar culpabilidad en su conducta", dijo. Y agregó que "deberá comprobarse sin margen posible para la duda si puede reprocharse el acto al autor y si puede ponerse pena y hasta que medida según el grado de reproche".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario