Judiciales

Grave alusión al presidente del Tribunal de Cuentas en una causa contra dos jefes policiales

Dos fiscales señalan que Oscar Biagioni ofreció información reservada desde el Senado al ex jefe provincial Rafael Grau, acusado de desviar en su provecho partidas para reparar patrullas

Martes 28 de Septiembre de 2021

Por Hernán Lascano / La Capital

Dos jefes de policía de provincia de Santa Fe fueron nuevamente acusados de comandar una asociación ilícita que entre enero de 2015 y febrero de 2016 se dedicó a defraudar a la provincia simulando la reparación de móviles policiales, que no eran reparados, así como también a adquirir repuestos a fin de desviar en provecho personal fondos presupuestarios previstos para esos destinos. Los dos acusados, que fueron de manera sucesiva titulares de la policía provincial, son Omar Antonio Odriozola y Rafael Ramón Grau.

Un aspecto sobresaliente de la acusación elevada por los fiscales Ezequiel Hernández y Mariela Jiménez refiere el modo en que Grau, al saber que estaba en la mira por estos asuntos, accedió a informaciones confidenciales del legajo en el que de manera reservada los dos fiscales lo investigaban. Y esto fue gracias a que se lo comunicó el secretario Parlamentario de la Legislatura Ricardo Héctor Paulichenco, fallecido en diciembre de 2019, quien según los acusadores le proporcionó al alto jefe policial detalles del caso que al día de hoy se desconoce cómo obtuvo.

Según los fiscales, estas comunicaciones entre Paulichenco y Grau tenían lugar desde la propia Legislatura. Y en al menos una ocasión el diálogo se produjo con Oscar Marcos Biagioni, entonces presidente del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Santa Fe. Este es el órgano que tiene a su cargo “aprobar o desaprobar la percepción e inversión de caudales públicos y declarar las responsabilidades que resulten”, según el artículo 81 de la Constitución provincial.

• LEER MÁS: Piden a la Legislatura y al Ejecutivo que el presidente del Tribunal de Cuentas no renueve su cargo

De acuerdo al texto acusatorio contra los jefes policiales presentado la semana pasada, Biagioni se puso a disposición de quien estaba siendo investigado como jefe de una asociación ilícita dedicada a defraudar al estado para lo que necesite, destacando que lo ofrecía en su carácter de Presidente del Tribunal de Cuentas y ofreciéndole que podía contar “con la información” y con “todos los datos” que le podía brindar en tal carácter.

El nombre de Paulichenco fue abordado de manera reiterada en la investigación por asociación ilícita contra el ex fiscal regional de Rosario Patricio Serjal, actualmente en prisión domiciliaria, acusado de cobrar sobornos del empresario de juego Leonardo Peiti. En una audiencia de diciembre pasado se divulgó que Peiti mantuvo una conversación con Paulichenco, en el despliegue político de influencias para que el capitalista obtuviera el beneficio estatal del juego online. En esa misma conversación, Paulichenco le dice a Peiti: “Che, para el viernes traeme plata”.

De nuevo en la acusación a Grau, los fiscales observan que Biagioni le hace saber que es él quien le brindó a Paulichenco información de la investigación penal que hasta ese momento era reservada para que se la transmitiera al propio Grau. En esta comunicación del 18 de junio de 2016, realizada desde una línea telefónica a nombre de la Cámara de Senadores de Santa Fe, Biagioni le dice a Grau (a quien llama amistosamente “cabezón”) que “el buche fue el tipo que te pasé el dato, el que te dijo Pauli”.

Paulichenco esa misma mañana le había advertido que quien habría brindado información es “Juan Barrios, de Transporte”, indica la acusación. Ante ello, Biagioni le propone “responderles con una chanchada superior” y que “tiene que volver el mismo sopapo” y que “sepan de dónde viene la piña”.

Además, en esta comunicación Biagioni demuestra también una amistad con Odriozola, a quien llama “Flaco”. Dos días después, Barrios fue abordado en la vía pública por desconocidos que le preguntaron si era “Barrios”, luego de lo cual lo golpearon y amenazaron diciéndole “te vamos a hacer boleta, no hables, vos sabes de qué hablamos, sabemos que tenés mujer, que está embarazada y que está sola. Quedate callado, porque te vamos a hacer boleta a vos y a tu amigo”. Esto determinó que Barios deba ser protegido durante un largo tiempo por temor a que el ataque se reiterase.

Biagioni es un funcionario con amplio conocimiento de los circuitos administrativos del Estado provincial. Ingresó a la administración en 1974 y durante largo tiempo fue encargado de logística en las gestiones de Carlos Reutemann. También estuvo en el Ministerio de Gobierno durante la gestión de Roberto Rosúa, aunque con funciones no centrales. Fue habilitado del Ministerio de Seguridad durante la gestión de Daniel Cuenca bajo mandato de Hermes Binner. Y luego accedió a la vocalía del Tribunal de Cuentas que presidió hasta el año pasado. El gobernador Omar Perotti remitió a la Legislatura el pliego para su continuidad en 7 de septiembre pasado.

En el caso donde aparece mencionado en complicada situación los fiscales están pidiendo una alta pena contra los dos jefes policiales en una causa que ya tiene efectivos de la fuerza condenados. La acusación es por tomar parte en una asociación ilícita, de carácter permanente, estable y organizada, conformada por funcionarios públicos policiales y personas particulares con el objeto de cometer defraudaciones en perjuicio de la administración pública, más precisamente, en detrimento del Ministerio de Seguridad de la provincia. La denuncia la formuló el ex titular de esa cartera Maximiliano Pullaro en 2016.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario