violencia de género

La desesperante historia de Romina devela el desamparo de una víctima de violencia de género en Santa Fe

El violento misógino de barrio Mariano Comas quedó en libertad este 8 de marzo, en el día de la mujer trabajadora. Tiene al menos 16 constancias y denuncias en su contra por balazos y piedrazos. Le impusieron mudarse a un country privado.

Miércoles 09 de Marzo de 2022

"Tenés que tener pruebas". Es la frase que escuchó Romina en cada instancia de denuncia por violencia de género. Fue protagonista de una desoladora odisea en instituciones que anuncian protocolos y capacitaciones de género que la llevaron a la desprotección total. Este 8 de marzo su agresor, Mariano T., quedó en libertad por orden del juez Octavio Silva después de estar en prisión preventiva el fin de semana por escaparse de la policía para que no encuentren su arma calibre 22 e intentar sobornar a un comisario. Sucedió este viernes en el marco de un allanamiento por la investigación de un balazo en el auto de la víctima.

La historia comenzó en los primeros tiempos de la pandemia, en 2020, en barrio Mariano Comas. Por menos de un mes y medio, la denunciante y el liberado salieron de manera informal. Se conocían de vista previamente. Él es un personaje popular de la zona, que está desempleado pero que viene de una acaudalada familia que supo tener un lavadero y una cochera en Facundo Zuviría y Mariano Comas, entre otras propiedades. A pocas cuadras Romina tenía su departamento. En junio de ese año dejó de verlo con frecuencia porque tenía cuestiones laborales y familiares de las que ocuparse.

A Mariano T. no le gustó la ausencia y se lo empezó a reclamar en esos días hasta insultarla. El precario lazo se rompió, y la pesadilla para toda la familia de Romina empezó. Hasta este martes, la mujer tiene al menos 14 denuncias radicadas en comisarías de la ciudad que señalan al heredero de propiedades como autor de los hechos. Los delitos acusados son reiteradas roturas del auto (Renault 19 rojo) de Romina y la camioneta de su hermana con piedras o con balas, amenazas de muerte y hostigamiento a través de perfiles falsos en redes sociales, agresiones verbales en espacios públicos y violaciones a las medidas de distancia contra su persona.

En cada hecho que fue a denunciar en la comisaría de la mujer, en alguna seccional, Centro Territorial de Denuncias, ante la fiscal de género Jorgelina Mosser Ferro e incluso en la Dirección de Mujeres y Disidencias de la Municipalidad le dijeron que para que la acción judicial siga curso tenía que conseguir pruebas. Testigos, videos, imágenes, las balas, las piedras, algo. A medida que pasó el tiempo Romina se vio forzada a convertirse en su propio perito. Fue tratando de recabar esa información solicitada como pudo por su cuenta y en medio de la desesperación.

Balazos

En diálogo con UNO, Romina, junto a su amiga Paola, mostraron a este medio cada denuncia y actuación radicada. La carpeta con papeles tiene casi diez centímetros de alto. El 20 de julio de 2020 y el 16 de noviembre de 2021 la camioneta de su hermana recibió un balazo. La primera vez le rompió dos vidrios. Fueron a un Centro Territorial de Denuncias con un pen drive que tenía los videos donde se veía un Peugeot 307 negro de donde salía el disparo en San Lorenzo al 3700. Al registro lo consiguieron después de implorar a un vecino que les dé el material. El pen drive se perdió. Como fueron a hacer la denuncia de urgencia por el miedo con las pruebas que tanto les pedían, no hicieron una copia. Nadie investigó esa desaparición ni tampoco les dieron respuesta.

El segundo balazo fue en Castellanos y Belgrano. El perdigón de plomo quedó incrustado en el lateral del parabrisas, que todavía está roto. Llevaron la bala a la comisaría tercera. Hoy no está en ningún lado. Romina, su hermana, y otras personas que vieron el auto impactado denuncian que desapareció el proyectil de la comisaría.

Antes de los dos impactos de bala, el auto de Romina recibió piedrazos en dos oportunidades. La policía desestimó su relato, dijo que era la inseguridad, vandalismo, "algo de eso", le respondieron. Después del primer atentado con arma de fuego, el auto de la víctima recibió cinco piedrazos más y la camioneta de la hermana dos. "Tenés que tener pruebas de que fue él", le repitieron. Ignoraron las cuentas de Instagram truchas que se crearon y desaparecieron con mensajes amenazantes que brindaban información de su rutina diaria. Romina tiene capturas de los chats donde hay hasta audios con la voz del hombre, que sería Mariano T. Lo reconoce.

Llegó a tal punto la situación que decidió esconder su propio auto en la casa de una amiga, en otra localidad, durante casi dos meses para ver si cesaban las roturas intencionales. Cuando lo volvió a usar, otra vez un piedrazo. Se mudó de su casa en San Lorenzo al 3700 por los ataques, pero la volvió a encontrar en inmediaciones de su trabajo y en su nueva vivienda. Además tuvo que borrar todas sus redes sociales.

En los ataques realizados en 2020 varios testigos vieron diferentes autos en cada ocasión. El círculo de Romina sospecha que Mariano T. usó los vehículos de sus clientes para moverse. Luego que no tuvo más la cochera, en 2021, lo empezaron a ver merodeando en bicicleta por las zonas en que la mujer se movía. Lo vieron amigas y parientes de Romina. Los últimos meses lo vieron trasladarse en un Honda Accord. "Donde ve la camioneta de mi hermana le da un piedrazo. Está destruida", dice la mujer a UNO.

Las fechas de las denuncias por destrucciones de ambos vehículos son: 7 de julio, 14 de julio, 10 de agosto, 15 de agosto, 22 de octubre, 2 de noviembre de 2020; 4 de enero, 27 de febrero y 18 de septiembre de 2021.

El 5 de enero del 2022 Romina y su hermana se dieron cuenta que el auto había recibido un nuevo disparo. Consiguieron videos de vecinos donde se ve un vehículo que paró a varios metros del auto atacado a la hora en que fue la detonación y se retiró marcha atrás en contramano. Fue en Saavedra al 5400. Relató que hay testigos de ese hecho. "Mi hermana estaba a cinco metros de ese auto, podría haber sido ella quien reciba el tiro en su cabeza", agregó. La bala pegó contra la chapa, rebotó y no la encontraron. Fue junto a su amiga a pedir asistencia a la Dirección de Mujeres y Disidencias de la Municipalidad una tarde de 42 grados de sensación térmica. "Me sorprendió que no tengan ni aire acondicionado, nada, había mujeres con chicos. Nos sorprendió las condiciones en que trabajan que son muy malas para las trabajadoras. Además que no la ayudaron para nada. Nos miraron los papeles y nos dijeron «ustedes no tienen nada de pruebas», como si lo que cuenta no vale nada", recuerda Paola, quien acompañó a su amiga en cada paso.

Caso de Romina: videos del balazo que rebotó en el auto el 5 de enero de 2022

"Lo que se ve en el video es el auto de él. ¿Cuántos autos me van a seguir a mí? ¿Cuánta gente voy a tener que me siga? ¿Qué piensan que me persigue la mafia? Hoy tengo miedo. Lo puedo encontrar en cualquier lado y no pasa nada", dice Romina, que es costurera, a este diario. Impuso la primera medida de distancia contra Mariano T. a través de los Tribunales de Familia el 4 de enero de 2021, le dieron la renovación el 29 de junio y el 17 de noviembre de ese año.

"Todo lo que aprendí, que conseguí, fue de ir, ir, ir. Porque cuando me acerqué a algún lugar o hice una medida por mail nadie te explica cuáles son los pasos a seguir. Nadie me escuchó, fui a hablar tantas veces y lo que dije no servía. En el medio él me mete una medida de distancia a mí porque dice que mi familia y yo lo amenazamos, da vuelta todo. Es mentira. Cuando llegó una medida de distancia no tuve en cuenta que mi hija vive a 150 metros de la casa de él y que va a una escuela que queda también a esa distancia. Un día salí de un evento escolar, se ve que vio mi auto en la puerta del colegio, y en la vereda ahí mismo me empezó a gritar adelante de todo el mundo que yo iba a ir presa. Cuando me estaba siguiendo él a mí. Fui a hacer la denuncia a la comisaría primera y me pintaron los dedos a mí. Por ir a ver a mi hija", describió Romina. "A él nunca lo citaron por quebrar las medidas de distancia", señaló Paola.

A partir de lo que los policías definieron como "denuncias cruzadas", el Ministerio de Igualdad de la provincia intervino en el caso para establecer contactos y lograr una flexibilización en la medida de distancia para que Romina pueda visitar a su hija. Después del disparo del 5 de enero la hermana de Romina lo vio a Mariano T. pasar en auto por su casa en velocidad baja y haciendo una seña con la mano en forma de pistola. No les tomaron la denuncia de ese hecho. No tienen pruebas.

5 DE ENERO TIRO ROMINA MARIANO TACCA.jpg
Imagen brindad por Romina del impacto recibido el 5 de enero del 2022.

Imagen brindad por Romina del impacto recibido el 5 de enero del 2022.

En su afán de contar con las pruebas que les pedían después de dos años de vivir esta situación, recientemente, compró cámaras de seguridad. Pero no llegó a instalarlas. El 28 de febrero de este año el auto de Romina recibió un nuevo disparo. Sospechan que fue en Pedro Víttori y Bulevar. "Hace un año y medio que no puedo vivir, esta persona tiene armas. No sé qué más hacer. La obsesión es total. Todos los días mensajes en Instagram. Derivó en atacarla a mi hermana porque piensa que culpa de ella no estoy con él".

Según relata Romina, fue un comisario el que le prestó atención después de este último hecho. Le pidió: "Por favor hacé algo, mirá todas las denuncias que tengo y desde cuándo viene esto". El comisario se contactó con Mosser Ferro, le explicó la situación y esa conversación terminó en un allanamiento en la casa de Mariano T. este viernes. Cuando la policía fue, encontraron un arma Winchester apto para disparo propiedad de la madre de Mariano con el registro vencido. Un revólver de doble y simple acción pero que no se pudo peritar porque la Agencia de Investigación no tiene elementos para hacer las pruebas.

Al momento en que los oficiales comienzan a indagar por el Honda, el hombre les preguntó cómo se podía arreglar la situación. El comisario se negó a aceptar una coima y lo alertó que es un delito la propuesta. Mariano salió corriendo. Entró en una amplia cochera de 4 de Enero al 3700 donde guardaba su auto, cerró el portón y se escondió en la oscuridad. Fue atrapado con un arma calibre 22 en la cintura, que según los peritajes posteriores estaba lista para disparar. También tenía en una mano armada una bomba molotov, pero sin líquido para la combustión.

28 de febrero tiro mariano tacca.jpg
Imagen brindad por Romina del balazo recibido el 28 de febrero.

Imagen brindad por Romina del balazo recibido el 28 de febrero.

Mosser Ferro ordenó peritar el auto de Romina. Está el agujero visible. Sin embargo no se encontró la bala. "No hay pruebas", dijo la fiscal antes y después de la imputación al no hallar el proyectil. A Mariano lo imputó este lunes por los delitos de "portación ilegítima de arma de fuego de uso civil, cohecho activo y resistencia a la autoridad". Por todo lo que cometió contra la policía durante el allanamiento. El único hecho atribuido por la funcionaria de la Unidad de Género del Ministerio Público de la Acusación (MPA) en un contexto de violencia de género es de "incumplimiento de mandato judicial (reiterado)", por las veces que no hizo caso de las medidas de distancia.

Romina le contó a este medio que el lunes por la tarde tuvo que decidir entre las dos opciones que le ofreció la fiscal: hacer la audiencia de pedido de prisión preventiva por los delitos que le fueron imputados esa mañana o tratar de firmar un juicio abreviado donde Mariano quedaría en libertad con ciertas condiciones reconociendo en ese acto los hechos atribuidos. Imaginarlo libre es volver a foja cero, pensó la víctima y eligió la primera opción. Además le mencionó a este diario que la bala del 28 de febrero no fue encontrada ya que le dijeron que seguramente está incrustada en alguna parte interna del auto. Manifestó a UNO Santa Fe el deseo de que abran el auto para encontrarla. "Tiene que estar ahí", sostiene.

En libertad

UNO Santa Fe fue este 8 de marzo a la audiencia de medidas cautelares. La fiscalía pidió prisión preventiva. La defensa, a cargo de Alejandro Otte, rechazó esa solicitud y ofreció que Mariano T. fije un domicilio en un country de Santo Tomé, entre otros puntos. Romina pidió hablar con el juez Silva. Antes de empezar a hablar el magistrado le afirmó: "La prisión preventiva no es una medida de seguridad para las víctimas".

Tuvo un tiempo de no más de diez minutos donde el magistrado le hizo preguntas y cada vez que ella se explayaba en los hechos le dijo que eso era tarea de la fiscal. La víctima trató como pudo de contar lo que le pasaba. Sí le preguntó si habían convivido y por cuánto tiempo, después que dijo que tenía mucho miedo por su vida.

Durante la exposición fiscal, Mosser Ferro relató que desde el 7 de julio de 2020 Romina lo denuncia a Mariano T. en varias ocasiones por la rotura de su automóvil, violaciones de medidas de distancia puestas a su favor, recibió mensajes amenazantes a través de perfiles de Instagram que culminaron en un disparo de arma de fuego contra su auto el 28 de febrero. Destacó que lo único que pudo acreditar son incumplimiento, que imputó el día anterior, porque había testigos. "El resto no porque no había ninguna otra persona entonces no se puede acreditar salvo con su palabra", reiteró en diferentes oportunidades al hacer el relato de la odisea de Romina.

A raíz de las fotos que aportó Romina del último balazo, la fiscal mandó a peritar el auto y a hacer un allanamiento en la casa de Mariano T. en 4 de Enero al 3600. Cuando Mosser Ferro comenzó a describir los hechos que tenía "sí objetivamente acreditados" contra Romina dijo de manera desordenada y confusas las fechas de los incumplimientos de las medidas judiciales mientras buscó de forma infructuosa en un mar de papeles. En un momento tenso, el juez Silva indagó por las fechas porque el día anterior Mariano T. fue imputado por un día determinado, que al final no fue en esa oportunidad sino en otra. Con ese argumento de inexactitud en la imputación el magistrado descartó esa calificación legal atribuida al momento de analizar la prisión preventiva. "Para que esto proceda va a tener que volver a imputar con la fecha que es", le dijo Silva a Mosser Ferro.

"Tengo la medida de distancia pero no tengo la notificación porque no me la mandaron de la comisaría primera", se defendió la fiscal. Al ser consultada por UNO posteriormente a la audiencia por la desestimación de la única calificación legal imputada vinculada a la violencia de género que sufre Romina, Mosser Ferro respondió: "Fue un error mío de tipeo". "A las otras denuncias no las atribuí porque no tengo testigos", aclaró al juez luego del debate por las fechas y agregó: "No creo que una persona se dedique a hacer denuncias consecutivas si no es real".

También expresó la fiscal que es muy difícil conseguir videos de los hechos porque se borran los registros después de unos días en las cámaras privadas, y que las cámaras de seguridad que se solicitaron (una en Bulevar y Pedro Víttori, otra frente a Unión, entre otras) no funcionan. "Es imposible acreditar", señaló Mosser Ferro. Al mismo tiempo observó: "¿Por qué una persona sale corriendo cuando saben que le están por encontrar algo que no tiene que tener y además ofrece dinero? Es lógico que lo va a seguir haciendo. Todavía nos restan hacer los peritajes de los teléfonos celulares que se encontraron donde se armaron una cantidad llamativa de perfiles contra Romina y la hermana, aunque no lo tengo acreditado todavía. La violencia va in crescendo".

Por su parte la defensa rechazó la prisión preventiva bajo el argumento en que en la fecha de los hechos atribuidos "no pasó nada" y que "hay denuncias cruzadas" por amenazas. Mariano T. fue interrogado por Otte. Le preguntó donde estaba en la fuga de presos de la Comisaría 12 de Santo Tomé -donde estaba alojado- de este fin de semana. Le respondió: "abajo, tranquilo". Le consultó si se podría haber escapado: "No" respondió de inmediato, y luego de una pausa, agregó: "Podría haberme escapado pero no, no". "Fíjese señor juez, con posibilidad de irse con otros presos que se fugaron Mariano decidió someterse a la justicia", argumentó Otte.

"La misma fiscal hizo referencia de la imposibilidad de tener pruebas, la dificultad de obtenerlas, que reiteró durante un año y medio -Romina- estuvo haciendo constancias y denuncias y de parte del sistema no tuvo ninguna respuesta", agregó Otte para sostener que se puede seguir el proceso bajo alternativas a la prisión preventiva.

Silva resolvió de manera oral por la libertad con medidas alternativas. El magistrado sostuvo que "en la imputación de los hechos en ningún momento se tuvo como víctima de los hechos a Romina, según las atribuciones estamos en delitos contra la seguridad pública por la portación de armas de fuego. No hay una victima particular, la seguridad pública somos todos. En ningún momento en las atribuciones se la toma a Romina como víctima de amenazas, lesión, de ningún hecho. Nunca se le atribuyó a Mariano ninguna acción dirigida puntualmente sobre la señora Romina, si contra la seguridad y la administración pública. De manera que no es víctima en esta causa Romina, no figura. Solo tienen que ser valoradas en un contexto en que derivó en un allanamiento y en todos estos delitos".

"Por lo tanto todas las elucubraciones que manifestaron tanto la fiscalía como la defensa por esos hechos realmente deben ser valoradas en el marco de un contexto, nada más, porque no hay atribución formal. De manera que toda la legislación de los derechos de la mujer no es aplicable porque nunca se le atribuyó ningún delito de Mariano contra Romina", insistió el juez. Y descartó la imputación de los incumplimientos en la medida de distancia porque en esas fecha no hay testigos ni material que acredite el hecho.

Silva rechazó la prisión preventiva, ordenó la libertad inmediata. Le impuso que su domicilio nuevo sea en la casa de la hermana de Mariano en Altos de la Ribera, un country club privado ubicado en Santo Tomé. Que sea su hermana su guardadora. Prohibición a 200 metros de Romina y de todo su grupo familiar de acercamiento y de contacto por cualquier vía. Cada 15 días debe dar asistencia en una sede del Ministerio Público de la Acusación. Prohibición de portación de cualquier tipo de arma de fuego. Y hacer un curso en materia de violencia de género.

Mariano se fue caminando de Tribunales. Romina, que esperaba en el subsuelo de ese edificio información de la audiencia, también.

"No hay pruebas"

UNO Santa Fe le consultó a Mosser Ferro al finalizar la audiencia cuántas denuncias tiene Romina en total. "Tiene muchísimas. Muchas fueron desestimadas en las comisarías porque no había testigos", respondió. Ante la pregunta por qué no se hizo ninguna imputación vinculada a la violencia de género que la tenga a Romina como víctima, dijo: "No se pudo acreditar que el auto fue baleado por el imputado, solamente que tiene en su poder un arma de fuego y que se escapó de la policía y que les ofreció dinero. Pero no tenemos acreditado que fue él que le disparó, lo presumimos por el comportamiento".

— ¿Se piensa hacer una imputación contra Mariano por hechos vinculados a la violencia de género ejercida contra Romina y su familia?

Por violencia tenemos que tener los elementos de Instagram que nos falta llegar. A ver si los perfiles que se hicieron falsos son hechos por él. De las medidas de distancias no tenemos testigos. Salvo de una.

— Con tantas denuncias y daños materiales, ¿no alcanzan los testimonios de las víctimas?

Tenemos que acreditar que las roturas de los vidrios y los disparos los efectuó Mariano T. No tenemos forma porque el plomo no está, con eso hubiéramos podido determinar si fue de ese arma o no. Con respecto a los incumplimiento nos piden testigos y no se ofrecieron.

— ¿Quiere decir que las víctimas de violencia de genero necesitan traer a la fiscalía los testigos y las balas para poder seguir el caso en la justicia?

La bala si, lógicamente, porque puede ser un hecho de inseguridad. No podemos imputar a una persona porque si, por un disparo de arma de fuego si no tenemos acreditado de donde salió la bala.

— ¿La bala que se perdió en la comisaría tercera, y los videos que consiguió de manera particular en algunos de los hechos no sirven?

Lo que pasa es que en la comisaría tercera, en la constancia, no figura que se recibió ningún plomo. No tengo en el legajo ese secuestro. Si estuviera escrito es un tema, pero eso no aparece.

— ¿Qué opina de la resolución de Silva?

No estoy de acuerdo. La actitud que tuvo Mariano T. de salir corriendo desesperado, cuando la policía le da la voz de alto, cuando tuvo un comportamiento normal en la casa hasta que le dicen que le iban a allanar la cochera es claro que alguna cuestión está tratando de esconder.

— ¿Qué pasó con el tema de las fechas en los incumplimientos de medidas de distancia?

Fue un error de tipeo. Mío.

— ¿Ese hecho se va a imputar con la fecha correcta?

Sí, no hay problema. Pero vamos a esperar que esté lo de Instagram para hacer todo junto.

— ¿Y cuándo va a estar esa pericia?

No se porque depende de otro país.

— ¿Y de Instagram es la única prueba depende todo el caso para Romina?

Sí, salvo que le rompamos todo el auto para un perjuicio aún mayor para ella.

— ¿No sería un perjuicio aún mayor que a la bala se la terminen sacando de su cuerpo?

Si pero ella no quería que le rompamos el auto. Además tenemos el riesgo que el proyectil se haya salido de alguna parte del auto".

Dos minutos después de la entrevista, Mosser Ferro y Romina se encontraron en la sala de espera del subsuelo de Tribunales. "Viste, te dije que nos convenía ir a juicio abreviado, tenés que confiar en la fiscalía", le dijo a la víctima. En el intercambio de palabras la mujer le solicitó: "por favor abran el auto y busquen esa bala". A la tarde de este martes le informó que se realizará la pericia para ver si encuentran el proyectil.

El estudio de Carolina Walker Torres hizo la presentación para constituirse como querellante este martes, en representación de Romina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario