Santa Fe

No empezó un juicio por abuso sexual porque se escapó el imputado que Mingarini dejó libre en 2019

La denuncia por abuso la hizo una escuela, pero el juez Rodolfo Mingarini sugirió que la nena vaya al neurólogo. Liberó al imputado en 2019, pero el hombre se fugó y se suspendió el juicio.

Domingo 10 de Abril de 2022

El 28 de marzo de 2022 en la sala 2 de Tribunales tenía que empezar el juicio contra Jorge "Lito" Oviedo, acusado de abusar sexualmente a una nena de 11 años, que era amiguita de su hija, entre 2015 y 2016. Enfrenta a un pedido de 16 años de prisión como condena. El hombre fue imputado en 2019 por los delitos, pero en una audiencia del 21 de octubre de ese año el juez Rodolfo Mingarini (hoy suspendido por la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe) lo dejó en libertad. Pero Oviedo se fugó y fue intensamente por las autoridades. Lo atraparon este jueves al mediodía.

Varios docentes de una escuela secundaria notaron que una alumna en particular sufría de constantes desmayos y descompensaciones en horario de clases. Al reunirse con ella, les contó con mucha angustia y llanto que un vecino, que era el papá de su amiga, la había abusado tiempo atrás. Iban a jugar al piletín a la casa de Oviedo, y cuando salió en al menos una oportunidad, la encerró en el baño y la abusó sexualmente. Después la amenazó con un arma para que no cuente nada.

"Si decís le va a pasar algo a tu hermanita, que está en la panza de tu mamá", le dijo Oviedo sobre la madre de la víctima, que cursó un embarazo de riesgo en ese momento. La institución educativa hizo la denuncia después de la intervención de docentes, una preceptora, una psicopedagoga y el director. Intervino además la Secretaría de la Niñez.

La víctima también contó que solía encontrarse al hombre en la calle cerca de su casa y de su escuela, y que la amenazaba. Estos datos fueron revelados por la fiscalía durante la audiencia de octubre del 2019. Los representantes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) dijeron que la víctima fue revisada por una médica de un centro de salud local que, luego de varios exámenes, sugirió que vaya a atenderse con un profesional de la salud mental ya que sospechó que se trataban de síntomas psicosomáticos.

"Es muy dudoso todo, no encuentro algo que me convenza de ir más allá de lo que estoy valorando, por lo menos de las consideraciones que estoy haciendo. Hay una situación de salud, que no sabemos si éstas pérdida de conocimiento con convulsiones tiene que ver con una cuestión evidentemente cardiaca, que no la tiene, pero nosotros no somos médicos, esto es una cuestión que lo tienen que decidir los médicos y no nosotros. Habrá que hacerle otro tipo de evaluación médica, tal vez de carácter neurológica pero no es algo que tenga relevancia en esta audiencia", desestimó Mingarini en su sentencia en esa oportunidad.

La fiscalía, representada por los fiscales Matías Broggi y Alejandra Del Río Ayala, relató en 2019 que desde que se hizo la denuncia luego que los padres de la chica fueron informados de la situación, les "llueven" amenazas para que la retiren. Les dijeron que les van a quemar la casa y que los van a tirotear.

Por otra parte apuntaron que Oviedo tiene varias causas penales y pedidos de exclusión del hogar por violencia de género contra ex parejas, que incumplió de manera reiterada. En esos documentos judiciales, la dirección que habitó Oviedo en ese tiempo es la que denunció la niña. Además, le encontraron un arma durante un allanamiento en una caso diferente a este previamente a la denuncia de la chica.

La defensa pública de Oviedo, a cargo de Andrea Alberto, señaló que el allanamiento fue a causa de una denuncia por el robo de un televisor y no por un abuso sexual o algo similar. También negó que el imputado haya vivido en la dirección denunciada en 2015 y 2016.

En esa audiencia Mingarini dijo que no era un lugar para hacer un "mini juicio", acusó a la fiscalía de "ocultar información" por no decir que el allanamiento fue por el robo de un televisor y destacó que Oviedo nunca fue condenado. Así que decidió liberarlo con la restricción de que no se acerque a la víctima a 400 metros, que vaya a firmar una vez por mes al MPA y la prohibición de tener armas. "Entiendo que a la hora de llegar a una Cámara Gesell, puede arribar a ella sin mayores problemas", dijo el juez sobre el temor planteado por la víctima menor de edad.

Atrapado

Después de doce días de fuga, Oviedo fue recapturado por agentes de la Agencia de Investigación Criminal este jueves a la mañana. Cuando los policías lo encontraron en un allanamiento, el hombre insistió que su nombre era otro: "Me llamo David Alberto Segovia", repitió varias veces. Los oficiales sabían que era mentira porque antes de salir a buscarlo estudiaron las fotos de su persona. Finalmente, confesó su verdadera identidad y fue detenido.

Este viernes a la mañana fue la audiencia donde el juez Jorge Patrizi ordenó que Oviedo quede en prisión preventiva. Antes del resultado, el detenido pidió la palabra y dijo que no se presentó al juicio porque quería cobrar una pensión para dejarle la plata a su hija. Lo representó la defensora pública Ileana Echaniz que dijo que Oviedo "se olvidó de la fecha del juicio", que no tiene teléfono y que se tuvo que mudar de la dirección que le había dado a la Justicia porque el hijo lo echó. La abogada solicitó que el hombre no sea enviado a la cárcel de Las Flores ya que allí esta detenido otro hombre por el abuso de una hija.

La fiscalía sostuvo el pedido de prisión preventiva en que había riesgos tanto procesales (para que se desarrolle el juicio con normalidad) como de fuga. Destacaron desde el MPA que Oviedo tampoco se presentó en 2020 a una audiencia de ampliación de la imputativa. "Claramente no tiene ninguna intención de someterse al proceso". Es decir, que se le iban a agregar nuevas calificaciones legales en su contra. Y lo comenzaron a buscar cinco días antes del inicio del juicio porque ya habían detectado que no estaba en la casa declarada. Y recordaron que desde la denuncia hubo amedrentamientos y amenazas hacia la familia de la víctima.

Por su parte Patrizi consideró que tanto en 2020 como para el juicio que se iba a desarrollar a finales de marzo de este año, Oviedo tuvo tiempo y recursos para avisar de su verdadera dirección para someterse al proceso. Ahora el juicio podría tener fecha recién en seis meses.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario