Ovación

Colón y un triunfo agridulce contra San Isidro

Colón superó 83-78 a San Isidro pero la diferencia no le alcanza si empatan en puntos para llegar al Súper 8 de la Liga Argentina de Básquet

Lunes 22 de Noviembre de 2021

Colón obtuvo su segunda victoria al hilo en la Liga Argentina de Básquet, al superar como local a San Isidro de San Francisco por 83 a 78, en un cotejo perteneciente a la Conferencia Norte D.

Si bien es valorable vencer a un equipo de fuste como es el de Daniel Beltramo, el Sabalero, que llegó a sacar 16 puntos de luz, no pudo doblegar a su oponente por más de 8 unidades (perdió 73-65 en Córdoba).

Esto significa que para llegar al Torneo Súper 8 (clasifica solamente el primero), Colón necesita superar a Echagüe (miércoles en el Otrino) y Libertad (domingo en Sunchales), a la vez que debe esperar un revés de San Isidro, como local, ante los Tigres, el jueves 25 de noviembre. Caso contrario el cupo será para los Halcones Rojos.

En el inicio del partido fue Vittar (5) el que manejó los tiempos y le dio una pequeña ventaja a San Isidro, pero Colón se acomodó rápidamente, de la mano de Ludueña, bien acompañado por Ríos y Bernan. Aún así, los Halcones se quedaron con el parcial 17-16.

El segundo segmento fue todo de Colón. De atrás para adelante obligó a malos tiros en su opnente, a pérdidas en cantidad que fue facturando. Duarte, Gutiérrez (9) y un lesionado Marín (5) pusieron su granito de arena para sellar el 48 a 34.

San Isidro reaccionó de movida con los tiros de Montero, el peso interior de Oberto, los cortes al aro de Bruno y el polifuncional Zezular. Colón se nubló, dependió en exceso de Ríos y una ráfaga de Cueva lo mantuvo al frente 64-60.

En el inicio del partido fue Vittar (5) el que manejó los tiempos y le dio una pequeña ventaja a San Isidro, pero Colón se acomodó rápidamente, de la mano de Ludueña, bien acompañado por Ríos y Bernan. Aún así, los Halcones se quedaron con el parcial 17-16.

El segundo segmento fue todo de Colón. De atrás para adelante obligó a malos tiros en su opnente, a pérdidas en cantidad que fue facturando. Duarte, Gutiérrez (9) y un lesionado Marín (5) pusieron su granito de arena para sellar el 48 a 34.

San Isidro reaccionó de movida con los tiros de Montero, el peso interior de Oberto, los cortes al aro de Bruno y el polifuncional Zezular. Colón se nubló, dependió en exceso de Ríos y una ráfaga de Cueva lo mantuvo al frente 64-60.

La parte final fue dramática por la diferencia. Colón necesitaba ganar por más de 8 para soñar con ir al Súper 8 sin depender de nadie. Y eso, más el desgaste con muchos jugadores cargados lo perjudicó. San Isidro de la mano de Assum con sus bombas y Oberto hundido en la pintura lo fue llevando. Cueva en su máxima expresión guió al resto al triunfo con sabor agridulce.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario