Ovación

Gustavo Pueyo y el dolor por el robo a la Liga Santafesina

El presidente de la Liga Santafesina, Gustavo Pueyo, habló con UNO Santa Fe tras el robo que dejó heridos: "Es triste tener que agradecer que no haya un muerto"

Martes 07 de Septiembre de 2021

Fue un lunes de estrés, tristeza y bronca en la Liga Santafesina producto del violento robo que se produjo por la tarde para llevarse el dinero que iba destinado para los árbitros. Una situación que dejó a un empleado herido y un shock para otras personas que estaban en el lugar. El presidente de la entidad, Gustavo Pueyo, trató de dar algunos detalles dentro de la impotencia por una situación límite.

"Los lunes a la tarde siempre cobran los árbitros lo de la fecha del fin de semana. Fue así como entraron tres personas armadas y golpearon a los empleados y a un árbitro que había. Se llevaron todo el dinero del cobro. Un caos", explicó en diálogo con la Radio de UNO.

• LEER MÁS: Violento robo a mano armada en la Liga Santafesina de Fútbol

"A uno de los empleados le abrieron la cabeza con un culatazo. Por suerte vino la ambulancia, se le hicieron curaciones y se pudo ir a la casa. Estamos todos shoqueados con esto. Pasó a las 18.30", agregó.

Gustavo Pueyo dejó en claro que estaba todo orquestado y tenía al detalle cómo era todo, pese a que había custodia policial enfrente del establecimiento: "Esto es siempre así. Justo esta semana fuimos a un banco para ver la posibilidad de bancarizar a los árbitros y que puedan tener una tarjeta de débito. Algo que queríamos hacer hace un par de meses. Teníamos todo listo. No es que lo veíamos venir, pero lo pensamos como algo de mayor seguridad".

Sede Liga Santafesina.jpeg
Gustavo Pueyo no pudo ocultar su angustia por el robo a la Liga Santafesina en diálogo con la radio de UNO

Gustavo Pueyo no pudo ocultar su angustia por el robo a la Liga Santafesina en diálogo con la radio de UNO

"Frente a la Liga Santafesina siempre hay un móvil policial por una sinagoga. Justo están con las festividades judías y así y todo entraron igual. El móvil estaba y está. Uno no pensaba que podía pasar. Uno ya no sabe qué hacer ni cómo proceder. Un golpe para los clubes que hacen esfuerzos muy grandes para pagar lo de los árbitros. Así que estoy muy amargado", recalcó Gustavo Pueyo.

Mientras que en el final de la charla con la Radio de UNO, dejó una reflexión llena de ira y angustia: "Gracias a Dios no pasó ninguna desgracia. Es lamentable tener que agradecer que no haya habido un muerto".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario