Ovación

"La vida de Diego Maradona no tiene grises"

Diego Maradona, que cumple 60 años, tiene un equipo de médicos que lo trata, pero le consulta a Leopoldo Luque, el neurocirujano a quien considera su "tordo"

Viernes 30 de Octubre de 2020

Diego Maradona tiene un equipo de médicos que lo trata hace años pero consulta todo con Leopoldo Luque, el neurocirujano a quien considera su "tordo" de cabecera. "¿Cómo está su salud a los 60 años? La vida de Diego no tiene grises, tampoco en la salud", cuenta el doctor Luque.

"Diego no solo fue único en el fútbol, sino que físicamente también ha demostrado tener un físico privilegiado, en sus repetidas recuperaciones, con pérdidas de peso y reapariciones donde se lo ve muy bien. No tiene grises, cuando él dice estar muy bien, es porque lo está", asegura Leopoldo Luque.

El médico atiende a Diego Maradona hace más de cuatro años, aunque antes era difícil hacerle seguimiento por los viajes del ahora técnico de Gimnasia, quien dirigió equipos en Emiratos Árabes Unidos y en México.

"Mi participación con el equipo de salud es apoyarlo y proponerle, pero su autonomía es muy marcada. Él toma las decisiones que cree convenientes para el momento que está viviendo. A veces no quiere aceptar lo que se le sugiere y siempre se le respeta su voluntad. Hoy Diego Maradona está gozando de buena salud, siempre con ese trastorno del sueño que no es fácil de manejar, pero todo el tiempo tratamos de que mejore su calidad de vida", reconoce el neurocirujano Leopoldo Luque.

Maradona Luque.jpg
Leopoldo Luque habló de Diego Maradona en sus 60 años

Leopoldo Luque habló de Diego Maradona en sus 60 años

Leopoldo Luque, especialista en cirugía cerebral y en columna vertebral, siente que es difícil aislarse de todo lo que se dice sobre su paciente más famoso, con la complejidad que implica estar viviendo una pandemia: "Hay veces que escucho cosas, opiniones sobre su salud... a veces es injusto lo que se dice, pero no puedo estar pendiente de eso. Yo tengo que ver cómo ayudarlo, cómo llegarle, motivarlo, acompañarlo como médico", señaló Leopoldo Luque.

"Lo más importante es que él esté bien. Uno busca mejorar la calidad de vida. Todos tenemos nuestros problemas. Los de él son públicos y por eso todo el mundo opina. La realidad es que Diego tiene una personalidad muy fuerte. A veces le sugiero algo y responde bien, a veces no. Pero hay que aceptarlo y apoyarlo. En la medida que Diego quiera y sienta que le soy útil, voy a estar con él", agregó.

Para Luque, tener a Diego Maradona como paciente "es un privilegio. Sé que estar con la salud de Diego es muy complejo porque él es un paciente muy particular, con carácter fuerte, con los problemas personales que se ven en la TV, de los que trato de mantenerme al margen... Pero sé que todo lo que pasa con él tiene repercusión mundial. Hay una presión, sin dudas, pero intento manejarlo siempre con profesionalismo y seriedad. Lo trato y me preocupo de él como de todos mis pacientes".

Durante la cuarentena, Maradona se sometió a un "plan fitness": bajó 11 kilos y volvió a trotar después de su operación de rodilla en 2019 (le pusieron una prótesis). "Ese plan es parte de un acompañamiento y de una decisión de él de querer estar mejor. Aceptó nuestra propuesta, hubo una adhesión increíble de Diego, cumplió el plan al pie de la letra y por eso tuvo rápidos y muy evidentes resultados", cuenta Luque, de 39 años.

Sobre el video que se hizo viral en julio, cuando Diego volvió a patear, Luque confió que Maradona le tiró varias bromas: "Como jugador sos un buen cirujano. Tenés los pies redondos, sos horrible. Es una falta de respeto; no a mí, a la pelota, pedile perdón", cuenta entre risas.

El médico Luque, que junto a su socio Ariel Sainz tiene el centro Columna Baires, admite que "tener como paciente a Diego para un pibe como yo, que viene desde muy abajo, es fuerte. El fútbol es parte de mi vida desde la infancia y las alegrías en mi casa siempre estuvieron asociadas con Maradona".

"Cuando lo vimos con mi socio la primera vez no lo podíamos creer. Creo que la primera foto con Diego la tuve a los tres años de tratarlo. No me animaba a pedírsela. Es muy fuerte para mí", reveló.

Sin embargo, Luque reconoce que se fue generando un vínculo "para nada forzado" y que "hoy tengo una relación más allá de la medicina, siempre con el respeto mutuo. Nunca me olvido del lugar que ocupo y de la responsabilidad que él me da y asumí", concluyó el médico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario