Ovación

Un verdadero símbolo de la historia de Santa Fe Rugby Club

Se trata de Raúl De Biaggio, referente ineludible de Santa Fe RC, prestigiosa institución de Sauce Viejo, pero también de la rica historia de rugby santafesino.

Domingo 16 de Agosto de 2020

Hablar de Raúl De Biaggio es recurrir a quien ha vivido los 33 años de vida de Santa Fe Rugby Club como un verdadero símbolo. Un apasionado, muy exigente, pero con la claridad en sus conceptos que no dan lugar a la duda. Muy frontal, pero muy querido por casi todos los jugadores que le tocó dirigir.

Así como en el rugby existen los jugadores polifuncionales, Raúl De Biaggio lo es en varios aspectos de su querido Santa Fe Rugby. Formó parte del nacimiento de la entidad Tricolor, cuando hubo que irse de La Salle Jobson, y fundar una nueva institución desde cero. Raúl fue entrenador en infinidad de oportunidades del plantel superior, con muchos éxitos, pero también fue dirigente. Tiene una virtud y una particularidad, y es que es muy apreciado en jugadores de otras instituciones, lo cual no es poca cosa. Eso se notó en todos los procesos que lo tuvo como head coach en el seleccionado mayor de la USR.

"La verdad es que estoy sorprendido, porque no hubiese imaginado nunca que nos podía tocar una situación como la que estamos pasando. Pero bueno, hay que adaptarse, respetar y hay que ser cuidadosos. Desde lo laboral tengo que seguir trabajando con los cuidados del caso porque nos dedicamos a atender sanatorios, clínicas e institutos médicos. Eso nos obligó a trabajar durante toda la cuarentena. Todos tuvimos que readaptarnos, diagramar protocolos para cuidarnos entre todos dentro de la empresa" le dijo Raúl De Biaggio a UNO Santa Fe.

El exentrenador del plantel superior de Santa Fe Rugby Club expresó que "En el tema familiar todos muy bien, mis hijos y mis nietos. Aunque la mayor angustia me la ha generado mi hija que vive en Mar del Plata, y que es médica, y que desde fines de febrero que no puedo ver a mi nieto, pero ahora con la tecnología nos permite vernos casi todos los días. Esperando como puede terminar esto, que valga el esfuerzo que hicimos todos, aunque como dicen los profesionales, hasta que no llegue la vacuna va a ser complicado".

image.png
En una de las tantas charlas del entrenador Ra&uacute;l De Biaggio con sus dirigidos de <a href=Santa Fe RC." id="2430622-Libre-1375821761_embed" />

En una de las tantas charlas del entrenador Raúl De Biaggio con sus dirigidos de Santa Fe RC.

"El rugby es mi pasión, es lo que me gustó siempre, es lo que me permitió siempre desarrollarme en un deporte de conjunto y de equipo. En donde te enseña a caerte, a tener que levantarte, a seguir, y a continuar, y no pensar en uno, sino que pensar en muchos. Esto no significa que el deporte individual sea malo. El deporte en equipo es diferente, porque uno es una partecita y un engranaje de algo. Para mi SFRC es una satisfacción, y una responsabilidad. Hay veces que años anteriores, cuando iba a entrenar en la pretemporada, llegaba al club y me paraba en el playón, y miraba para un lado y para el otro, miraba lo que es nuestro club, y todo lo que se había hecho, la verdad es que me emocionaba mucho" destacó el excoach del seleccionado de la USR.

Los comienzos en el rugby

A cerca de sus comienzos en el deporte de la pelota ovalada fue claro al señalar que "En el rugby comencé jugando en La Salle Jobson, que fue el profesor Moreno que nos permitía cuando pasabas al secundario empezar a jugar. Fundamentalmente Moreno me dejó la enseñanza de hacer hincapié en las cuestiones básicas, en la presión, en ir para adelante, y todas las cosas que realmente nos inculcó. Si tengo que hablar de quien tomé más cosas técnicas del rugby, me tengo que referir al profesor Raúl Tacca. No tuve la suerte de tenerlo como entrenador, pero si tuve la suerte de conocerlo y tener muchas charlas con él, a través de Patricio Favre que era su amigo. En esos comienzos en La Salle, yo soy un año menor que Patán, al Coa, Federico Eberhardt y que el Fino López, todos jugadores muy importantes".

"Mi camada tuvo menos jugadores que llegaron al plantel superior. Al segundo año apareció la figura de Juan Manuel Mateo que nos entrenó, fue una buena etapa, porque se había armado un muy buen grupo humano, y se habían empezado a conseguir cosas. El problema que había tenido siempre La Salle, es que tenía muy buenas inferiores y pocos resultados en el plantel superior. Esto era producto de que en las juveniles los chicos se entrenaban en el horario de educación física del colegio. Nadie faltaba, siempre estábamos mucho más entrenados, con más tiempo de rugby en comparación con los demás clubes. Cuando se pasaba al plantel superior cambiaba la historia" enfatizó Raúl De Biaggio en un reportaje brindado a UNO Santa Fe.

image.png
De Biaggio es sin lugar a dudas todo un s&iacute;mbolo de Santa Fe RC.

De Biaggio es sin lugar a dudas todo un símbolo de Santa Fe RC.

Agregó que "Después de dos años Juan Manuel deja de entrenar a La Salle y nos encontramos con la situación de que no teníamos entrenador. Durante unos meses vino Aldo Agustoni de Buenos Aires, una persona que sabía mucho de rugby, que tenía muchas convicciones y nos dejó muchas enseñanzas. No pudo continuar viniendo y nos encontramos en la disyuntiva de quien se iba a hacer cargo del plantel superior. En ese momento, circunstancialmente Roberto López y yo nos habíamos lesionado de la rodilla. El grupo nos pide si podíamos darles una mano como entrenadores. La verdad es que tuvimos el apoyo de todos nuestros amigos, y las cosas comenzaron a funcionar bien. Se entrenaba en Cabaña Leiva, en lo que para nosotros era una cancha que había, no la actual, sino la que está atrás, que ahora tiene rugby infantil. Estaba rodeada de árboles, porque que el viento no afectaba el juego. Luego, por una decisión del rector se trajo la cancha donde está ahora. En su momento nos dolió mucho, porque se había hecho el cerco perimetral, porque lo habíamos hecho nosotros los jugadores, como se hacía en todos los clubes".

"En el año 1983 conseguimos el primer torneo Apertura en una final que le ganamos a CEC en cancha de Cha Roga. Teníamos un equipo muy joven, y con un CEC que jugaba un muy buen rugby. En ese equipo de Liceo estaba Chiquito Campanella, Guillermo Tepper que jugaba de medio scrum, Macoco Del Sastre, el Pato Rueda, los chicos de la Peña, uno jugaba de tercera línea y otro de medio scrum. Indudablemente todos jugadores muy importantes. Nosotros lo teníamos a Patán Patrizzi, al Cabezón Patrizzi, a José Luis Gallo, también jugadores importantes. Se continuó creciendo hasta que logramos el campeonato del 86, y en el 85 también fuimos creo campeones, y a finales del 86, se produce este acontecimiento que fue dejar La Salle para fundar un nuevo club" siguió repasando con una memora muy prodigiosa porque se acuerda de todo.

El surgimiento de Santa Fe Rugby

El nacimiento de Santa Fe Rugby se produjo por una situación muy particular que De Biaggio explicó con medular precisión. "Nosotros no nos peleamos con nadie. La razón fue que estábamos en un club colegial que nos daba muchas cosas, porque en infraestructura era mucha la que tenía La Salle. Pero también nos quitaba muchas cosas, porque dependíamos siempre del rector de turno. Y esto significa que algunos rectores que les gustaba el deporte y estaba todo bien, y estaban aquellos que no les gustaba el deporte y estaba todo mal. Entonces lo que nosotros creíamos que era la madurez de ese grupo, que había tenido la experiencia de quedarse sin entrenador, bancarse a dos tipos de la misma edad que los entrenen, y habíamos salido adelante, queríamos ser nosotros los que manejáramos el rugby, pero hablando deportivamente".

El exhead coach de la entidad de Sauce Viejo detalló que "También hubo algunas cuestiones políticas, salió una resolución que disponía que para ser integrante de la subcomisión de rugby había que ser padre de chicos que concurran al colegio. Con lo cual, un montón de gente grande, que había trabajado mucho en La Salle, hablo de Ángel Poletti, Pipi Álvarez, Carlos Gorla, Vigoritta, Passadore y Giménez, son muchos más, y quedaban afuera porque sus hijos ya no estaban en el colegio. Esto lo sentimos que nos empujaban a irnos, y fue el momento de hacer otro club".

"En ese momento la decisión fue que se iba el plantel superior, y se iban los juveniles. Todo esto se concreta, y el problema que tuvimos fue que a la semana se había ido todo el club, hasta la última división de rugby infantil. Gracias a Dios tuvimos el apoyo de todos estos padres que yo te nombré, a los que hay que sumar a Riobó Caputto, Carlos Galán, Ruli Pautasso, un montón de gente que trabajo mucho y nos dio el respaldo. Yo en ese momento tenía 27 años, Patán y el Koa 28, y Patricio Favre, nuestro primer presidente tenía 36 años. Los comienzos en el nuevo club fueron de mucho trabajo, nos ayudaron los chicos y los grandes" agregó quien formó parte de ese momento inolvidable.

De la Fiat al predio actual. "Nos fuimos a fines de noviembre del 86, conseguimos a partir de una gestión, que el Jockey Club nos prestara los jardines del hipódromo para hacer la fiesta de fin de año. La del 24 se vendieron 2500 entradas, que es siempre menos fiesta social que la del 31. Con lo cual decíamos, el 31 esto explota, lamentablemente nos hizo mal tiempo, pero igual fueron cerca de 2.000 personas en las tribunas del hipódromo. Con lo recaudado viajaron dos dirigentes a Rafaela a comprar el terreno que actualmente ocupamos. Se pagó unos 25.000 dólares de enero del año 87 por las catorce hectáreas donde hoy está situado el club".

"Ahora venía el desafío de ver donde íbamos a poder jugar, porque ese terreno no tenía ninguna obra y no había nada, ya que había que empezar todo de cero. A través de la gestión que hicieron los dirigentes con Arnaldo Landi, dirigente de la USR, que a su vez era un exdirectivo de la empresa Fiat, hicimos un contrato en el cual alquilábamos dichas instalaciones, y ahí jugamos los primeros años hasta tener las canchas en nuestro predio" consignó un apasionado Raúl De Biaggio.

Una opinión más que calificada

"En lo deportivo veníamos en La Salle de ser campeones en el 86, en primera y en las cuatro juveniles, en el 87 y 88 repetimos lo mismo ya siendo Santa Fe Rugby. Y campeones con el plantel superior fuimos hasta el año 92. Entrené con Roberto López el plantel superior en Santa Fe Rc, los años 87, 88, 89, 90 y 91. Dejámos a fines del 91 y yo vuelvo en el 94", contó sobre sus diversas etapas al frente del plantel superior de Santa Fe Rugby.

image.png
Junto a sus colaboradores Gustavo Stieffel y Toi Codoni en el staff 2019.

Junto a sus colaboradores Gustavo Stieffel y Toi Codoni en el staff 2019.

También expresó que "Eran prácticamente los jugadores que venían de La Salle, aparte ya venían asomando camadas de juveniles muy buenas que pasaron al plantel superior. Eso era una ayuda muy grande, pensemos que el rugby era muy diferente, antes la gente que entrenaba en un club, eran veintidós o veintitrés jugadores, y había que hacer dos equipos. Nosotros tuvimos la suerte de haber llegado con un plantel superior a formar el club, con una edad baja, más todos los chicos que venían subiendo, pensá que, en el año 88, 89, 90 y 91, salimos campeones con un equipo promedio de veintiuno o veintidós años".

De Biaggio explicó que "te puedo mencionar a Tapón Lombardi, al Fefe Caputto, Andrés Rava, Diego Hernández, Ovidio Russo, del Colorado Loréfice, Jorge Patrizzi, Enrique, Ángel Gorla, Fernando Gaziano, Patán (Patrizzi) y al Coa (José Luis Gallo). También estaban el Pájaro De Azcuénaga, Cococho Álvarez y Francisco Funes. Teníamos que revertir una historia que era muy difícil. Porque todas las divisiones juveniles de La Salle se formaban con chicos que iban al colegio. Al habernos ido, no contábamos más con ese abastecimiento, entonces había que salir a buscar jugadores, y sin dudas, que el éxito deportivo del plantel superior ayuda a que mucha gente se acerque por sí sola".

Agregó que "en el 94 volví a entrenar el plantel superior y estuve hasta el año 2000, inclusive, que fue el primer año que se disputó el Torneo Regional del Litoral. Fue un año difícil, nosotros veníamos de otro tipo de competencia, recordá que encima nos habíamos separado del Dos Orillas con Paraná, jugábamos solos y eso lo único que hacía era bajar el nivel. Había muy pocos partidos competitivos a lo largo del año. Cuando nos insertamos en el TRL fue bravo. Recuerdo un partido con Jockey, que a los veinte minutos del primer tiempo creo que ibamos 10-7 arriba, y terminó el partido 77 a 10. Porque era ahí hasta donde se podía llegar. Nos dimos cuenta que había cosas que cambiar".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario