Policiales

Asesinaron de ocho tiros a un muchacho en Bº Barranquitas

Fue ayer 15.35 en la esquina de Domingo Silva y Estrada. Lo acribillaron a balazos.

Domingo 30 de Junio de 2013

Juan Trento

Diario UNO de Santa Fe

Ayer, algunos minutos después de las 15.35, los estampidos de más de media docena de disparos de arma de fuego seguidos de gritos desgarradores de dolor fueron premonitorios de la situación que se vivió en adyacencias a la esquina que forman las calles Córdoba y Estrada en el barrio Barranquitas ubicado en el oeste de la ciudad de Santa Fe.

Cuando los vecinos salieron de sus casas vieron a un joven tirado en la vereda en medio de un charco de sangre, denunciaron el suceso al 911 policial, posteriormente arribaron policías de las comisarías 28ª, 6ª, el comando radioeléctrico, los pesquisas de la división Homicidios, todos de la UR I La Capital de la policía santafesina, y la jueza penal en turno, Susana Luna.

La denuncia del homicidio

Los vecinos del barrio fueron los que salieron de sus casas y vieron el cuerpo tirado en medio de un profuso charco de sangre y denunciaron el grave hecho de sangre a la central policial 911, algunos minutos después arribaron al lugar los vigilantes del tercio de guardia de la comisaría 28ª, de la comisaría 6ª y del comando radioeléctrico capitalino, constando la presencia de un cuerpo inmóvil tirado en la calle.

Posteriormente, el médico de la repartición policial se encargó de constatar el fallecimiento de un joven que se estima tiene entre 25 y 30 años, y que de acuerdo con los vecinos que viven en ese sector del barrio Barranquitas, sería conocido por el apodo de Gigio.

El galeno policial contó ocho disparos de arma de fuego de grueso calibre con orificio de salida que impactaron en el cuerpo de la víctima, media docena lo hicieron en el tórax y en el abdomen, uno en su mano derecha y el restante, el octavo, el su brazo izquierdo.

La investigación policial

Los pesquisas de l a división Homicidios de la UR I La Capital de la policía santafesina, arribaron al lugar, dialogaron con los vecinos y supieron que la víctima –aún sin identificar– corrió varias cuadras mientras su agresor le disparaba a mansalva sobre su humanidad hasta que finalmente la hemorragia de tantos disparos que lo impactaron terminaron por derrumbarlo.

La víctima fue conocido por el apodo de “Gigio”, y al cierre de esta edición procuraban identificarlo mediante el cotejo de sus huellas dactilares en el gabinete de identificaciones de la policía capitalina.

Los peritajes de rigor

Fueron concretados por los agentes de la Policía Científica: huellas y rastros, planimétrico, fotografía y balística, los que serán anexados junto con el del médico policial al sumario que instruyen la división Homicidios de la UR I.

¿Te gustó la nota?