Policiales

Prisión perpetua para Milton Carabajal, el pibe que asesinó por $300 al cuidador de una panadería

Un revólver calibre 22 largo. Dos videos de un local de ropa y cuatro testimonios, fueron las claves en el juicio oral donde fue juzgado, el joven 20 años que llegó al estrado judicial acusado de ser el autor del crimen del guardia

Miércoles 23 de Agosto de 2017

El tribunal pluripersonal de jueces compuesto por Sandra Valenti (presidenta), Nicolás Falkenberg y Jorge Patrizi, condenó esta mañana a Milton Carabajal, de 20 años, a la pena de prisión perpetua por el delito de homicidio calificado criminis causa, que tuvo como víctima a Leonel "Pajarito" Quinteros, el cuidador de una panadería ubicada en inmediaciones de Pasaje Cayastá y avenida Blas Parera, el 11 de marzo de 2015.

Así lo habían solicitado días atrás los fiscales Jorge Nessier y Cristina Ferraro en sus alegatos de cierre, en el marco del juicio oral que llevó al banquillo de los acusados a Milton Carabajal

El caso

Carabajal comenzó a ser juzgado el pasado 14 de agosto en la Sala I del subsuelo de tribunales. Su juicio comenzó luego de permanecer durante dos años en prisión preventiva tras haber sido detenido, el 11 de marzo del 2015 -día del asesinato- por agentes policiales en cercanías adonde fue ultimado con un disparo de arma de fuego Quinteros.

El crimen se dio a raíz de un robo en una panadería -Imperial-. Allí Carabajal ingresó a las 19 y con un revólver calibre 22 largo amenazó al propio Quinteros y a la empleada que se encontraba allí. El mismo los obligó a arrodillarse y a que le entreguen la suma de dinero que se encontraba en la caja registradora.

LEER MÁS: Pidieron perpetua para Carabajal, el pibe que asesinó por $300 al cuidador de una panadería

Con solo $300 que había allí, Carabajal pidió que se los coloquen dentro de una bolsa de papel madera para luego huir. "No me sigan", fue lo que le dijo a sus víctimas y luego se marchó en una motocicleta.

En el camino, "Pajarito" Quinteros, quien oficiaba como cuidador en el comercio, buscó reducirlo y al llegar a la vereda del local comercial Puro Ego, terminó siendo ultimado con un balazo en el frontal del cráneo, por lo que su muerte fue inmediata.

Por su parte, Carabajal escapó a pie del lugar y buscó esconderse en una vivienda en Pasaje Cayastá al 4800. A los pocos minutos, mientras en el vecindario se producía una gran conmoción, el asesino -que en ese entonces tenía 18 años- terminó siendo arrestado por agentes policiales.

Dos años después, hoy fue condenado.

¿Te gustó la nota?