Transición picante

Corral cuestionó que Lifschitz haya querido imponerle el presupuesto a Perotti

El excandidato a gobernador dijo que "el gobernador saliente le estaba imponiendo el presupuesto que iba a condicionar y a limitar el primer año de gobierno de Perotti"

Domingo 01 de Diciembre de 2019

El excandidato a gobernador e intendente saliente de Santa Fe, José Corral, habló de las tensiones que se generaron en la transición provincial y cuestionó la decisión del gobernador saliente, Miguel Lifschitz, de enviar el presupuesto 2020 a la Legislatura. "Me pareció mal esa ruptura de la semana anterior donde el gobernador saliente le estaba imponiendo el presupuesto, que iba a condicionar y a limitar el primer año de gobierno, de Omar Perotti", le dijo a UNO Santa Fe en su última entrevista antes de dejar la intendencia.

—Usted, que este año fue candidato a gobernador, ¿cómo observa lo que está pasando con la transición provincial donde hasta se puso en riesgo la ceremonia del traspaso de mando?

—No me parece bueno que haya tanta crispación y tanta tensión entre poderes que tienen responsabilidad de gobierno porque el gobernador electo, los legisladores electos tienen que ser responsables respecto de abrir todos los canales de diálogo. En la ciudad de Santa Fe nos pusimos de acuerdo y con el presupuesto, que lo quería elaborar el intendente electo, nosotros solo pedimos una prórroga al Concejo y nos ofrecemos a colaborar a que lo tenga aprobado antes del 1 de enero para que pueda arrancar el año calendario con todos los sistemas cargados con el presupuesto nuevo; nos pusimos de acuerdo con el día y hora del traspaso, que no es un tema menor. La última vez que hubo un cambio político en la ciudad de Santa Fe el intendente saliente, (Martín) Balbarrey no estuvo. Y a nivel nacional, también, el último cambio de mando político no se pusieron de acuerdo (entre Cristina Fernández y Mauricio Macri) en día y hora. Parecen detalles pero hacen a la institucionalidad y por eso yo rescato que con el equipo de Emilio Jatón nos hayamos puesto de acuerdo y el 12 de diciembre a la mañana hagamos el traspaso. Además tenemos los equipos trabajando. Estamos juntos haciendo gestiones ante el gobierno provincial para conseguir fondos. A pesar de las diferencias, en lo básico nos ponemos de acuerdo. Eso es lo que tiene que ocurrir en la provincia. Por eso me pareció mal esa ruptura de la semana anterior donde el gobernador saliente le estaba imponiendo el presupuesto, que iba a condicionar y a limitar el primer año de gobierno, de Omar Perotti. Por otra parte, celebro los acuerdos de esta semana para darle algunas herramientas de administración mínima al gobernador que entra para que pueda empezar a desarrollar su gobierno.

—Ya que menciona lo que pasó con el presupuesto, ¿cómo lee la postura de un grupo de senadores que son del mismo partido que el gobernador electo y sin embargo votaron en contra de lo que quería Perotti?

—Tendrán que sentarse en una mesa y buscar los consensos. Más allá de las pertenencias a un partido los senadores cumplen una función institucional muy importante. Eso, independientemente del color político, a un gobernador que está por asumir se le tiene que dar las herramientas para que pueda gobernar.

—¿Se puede pensar que hubo un acuerdo entre el gobernador saliente y un grupo de senadores justicialistas?

—Diálogo tiene que haber con todos. Lo que hay que poner como prioridad es el interés de toda la provincia y que el gobernador que está por asumir tenga las herramientas mínimas para llevar adelante sus tareas de gobierno porque lo eligió la ciudadanía. Es un momento donde todos tenemos que colaborar. A nosotros los santafesinos nos dieron el rol de oposición en la provincia y eso no quiere decir que sea una oposición despiadada que complique la gobernabilidad de la provincia. Por el contrario, hay un primer deber que es de colaboración y después de marcar las diferencias.

—¿El cambio del escenario político, sin el Frente Progresista en la gobernación, permite pensar en que su espacio político empiece a transitar un camino de acercamiento al Frente otra vez?

—Nosotros creemos que hay que barajar y dar de nuevo respecto de las alianzas. Lo primero es la unidad del radicalismo donde transitamos caminos diferentes y este nuevo contexto nacional facilita que los radicales volvamos a establecer estrategias comunes. De hecho el 4 de diciembre asumen las autoridades del partido radical que fueron elegidas por unanimidad y con participación de todos los sectores. Eso es muy bueno. Lo mismo ocurre en la ciudad. Yo creo que esas estrategias comunes le tienen que dar mayor protagonismo al radicalismo y ojalá podamos encontrar esos denominadores comunes con el PRO, con la Coalición Cívica y, eventualmente, con el socialismo también. Pero hay sectores del socialismo que se expresaron a favor de (Alberto) Fernández e incluso llamaron a votarlo.

—También hay actores del socialismo que pusieron a Mauricio Macri como su límite para buscar proyectos comunes.

—Sí, y algunos están con el kirchnerismo que para los radicales es un límite. Creo que hay que ser generosos y retomar ese espíritu de Hermes Binner y los radicales que conformamos aquél Frente que permitió darle alternancia a la provincia. Ahí se incluía desde (Alberto) Natale, que había sido intendente de la dictadura y de ideas liberales, hasta el Partido Comunista, pasando en el medio por radicales y socialistas. Era una amplia gama que tenía ciertos denominadores comunes programáticos de coincidencias. El desafío es ponernos de acuerdo en un programa en el que también tenemos diferencias porque con el socialismo, respecto a la seguridad, en mi campaña a gobernador propuse cosas muy diferentes a las que hizo el socialismo.

—¿Lo dice a pesar de tener los últimos cuatro años a un ministro de Seguridad radical?

—Sí, pero la decisión es del gobernador. El que fija la política y es responsable ante la ciudadanía es el gobernador.

—¿Esta búsqueda de acuerdos programáticos ya se podrá ver en el Concejo de Santa Fe?

—En el Concejo están constituidos los bloques de Cambiemos, del Partido Justicialista y del Frente Progresista y un concejal de Barrio 88. Ninguno con mayoría, por lo tanto obligados a trabajar dialogando mucho.

—¿Cuál va a ser su futuro político?

—En primer lugar estoy muy agradecido al vecino que me dio el privilegio de estar dos períodos al frente de la ciudad de Santa Fe, por lo que me siento realizado y no tengo ninguna angustia por ocupar algún cargo. Voy a descansar un poco y a estar más con mi familia. La tarea de los intendentes es muy demandante.

—No me lo imagino a usted tomándose dos años sabáticos.

—No, para nada. Tengo vocación política y ganas de llevar esta experiencia a otros ámbitos y, en todo caso, ofrecer a la provincia esta experiencia en el tema hídrico y sociales como los trabajamos en la ciudad.

—¿Esto lo habló con Perotti?

—No, me refiero de hacerlo desde el lugar de la oposición, recorriendo la provincia, generando nueva dirigencia porque necesitamos tener jóvenes candidatos en toda la provincia. Tenemos pensado en diciembre presentar un centro de estudios que sea un lugar donde circulen propuestas, ideas, dirigentes, mirando la provincia. Ejerciendo el lugar de oposición, pero también formulando propuestas de gobierno. En lo personal yo tengo una experiencia que espero poder volcar de asesoramiento, capacitación con los intendentes, de trabajo con nuestros diputados. Santa Fe tiene cuatro diputados nacionales radicales y tres son de nuestro espacio.

—¿En dos años se ve candidato a senador o diputado nacional?

—Veremos. Primero la construcción política y después ver quiénes somos las personas más adecuadas. Hay que ver cómo va a ser la alianza, cómo nos ponemos de acuerdo las diferentes fuerzas políticas y después quiénes somos los más adecuados.

—¿El centro de estudios va a ser la plataforma para generar un plan estratégico para la provincia?

—Sí, va a ser el lugar donde armaremos planes de gobierno, propuestas concretas, de aportes al debate político. Hay que pensar las instituciones de la provincia, el esquema productivo, la infraestructura, cómo resolvemos los problemas de pobreza y de vulnerabilidad. Esos son los temas que vamos a trabajar en este centro de estudios convocando a todos los que saben y a todos los que quieran colaborar con esa idea de sembrar. Sembrar va a ser el nombre del centro de estudios y tiene que ver con esa idea de producción de ideas, dirigentes, propuestas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario