Diputados

El Código Procesal Juvenil abre una grieta en la Legislatura

El proyecto que tiene media sanción del Senado fue girado a comisiones en Diputados que no quiere un tratamiento exprés. Hace cinco años que las dos cámaras no se ponen de acuerdo

Jueves 20 de Febrero de 2020

El Poder Ejecutivo incluyó el proyecto del Código Procesal Juvenil para que sea tratado en las sesiones extraordinarias de la Legislatura y el tema volvió a generar cruces en la Cámara de Diputados. Allí se encuentra un proyecto que ya tiene media sanción del Senado con el que hay serias diferencias ideológicas.

El jueves pasado el senador radical, Lisandro Enrico, había elaborado un proyecto de comunicación para pedirle al Ejecutivo provincial que incluya el Código Procesal Juvenil y el proyecto que modifica el Código Procesal Penal para acelerar su tratamiento en la Legislatura en un momento donde hay una crisis en seguridad. Hasta el momento solo el primero fue incluido en el período extraordinario.

Esta vez el que encendió la llama de la polémica fue el diputado justicialista, Oscar Cachi Martínez, quien llevó a labor parlamentaria su propio proyecto para que sea estudiado y tratado en dos sesiones. En esa reunión de mesa chica, donde por lo general están los presidentes de los bloques, se le dijo que el tema requería mayor tiempo de análisis para ser tratado. Sin embargo, Martínez lo ingresó en el recinto y pidió tratarlo en dos semanas.

El primero en contestarle fue el demoprogresista Gabriel Real, quien trajo a colación el cuento del león sordo, que contaba el exdiputado Santiago Mascheroni y que hablaba de una reunión donde todos hablaban, se ponían de acuerdo en lo que había que hacer y finalmente el león sordo hacía lo que quería. Por un lado, Real dio una breve explicación sobre el sentido que tiene el encuentro previo a la sesión y por otro recordó que es un tema que se viene discutiendo desde hace cinco años en la Legislatura.

Martínez respondió que prefería un "león sordo antes que una Cámara sorda" y agregó: "La inseguridad es una responsabilidad de todos los poderes del Estado y la Legislatura tiene que brindarle al Ejecutivo todas las leyes necesarias para reprimir el delito y terminar con la sensación de impunidad".

El diputado también acotó que de las 1.160.000 causas que tiene el MPA solo 500 llegaron a juicio y que 9.000 terminaron en juicios abreviados.

Pero Carlos Del Frade salió al cruce de Martínez por vincular a los niños y adolescentes con ser los responsables de la inseguridad en la provincia. "Con lo que no estoy de acuerdo es con que se crea y se quiera dar a entender que la cuestión de la inseguridad en la provincia es tener mano dura contra los pibes", dijo.

"Lo que se está planteando –argumentó– es que vamos a tener más seguridad si somos más inflexibles en el Código Procesal Juvenil, y eso es mentira. Eso es demagogia pura de derecha, eso es versión Bolsonaro (por el presidente del Brasil), versión cocoliche santafesina. Nosotros estamos totalmente en contra de la idea de tocar el Código Procesal Juvenil en dos semanas. Cuatro años estuvimos en esta Cámara con distintas reuniones y trajimos a estudiosos de distintas universidades para venir a hablar de esto".

"Después, el Senado le pone esa visión punitivista, de derecha, demagógica que le quiere hacer creer a la gente que siendo más dura con la consecuencia de la sociedad, porque la pibada es consecuencia de lo que nosotros hemos construido, es la responsable del dolor y el drama que hoy tenemos. Me opongo más terminantemente que nunca a que el Código se revise en dos semanas", completó el legislador del Frente Social y Popular.

Por su parte, el radical Fabián Palo Oliver, presentó una moción de orden para que el proyecto sea girado a comisiones y dijo que "dos semanas es una sesión, por lo que el dictamen tendría que estar listo en 10 días". Además, planteó la necesidad de escuchar voces como la de la defensora de Niños y Adolescentes de la provincia y también la del Ejecutivo provincial. En ese punto, el legislador se preguntó cuál será esa voz, si la de la secretaria de Derechos Humanos, Lucila Puyol, o si será la de otro funcionario.

También acotó que será necesario construir un consenso con el Senado, ya que de lo contrario no habrá ley. "Ratificamos la voluntad de discutir un nuevo Código Procesal Juvenil, pero no con una posición irresponsable, mentirosa y demagógica", finalizó.

Inmediatamente, uno de los referentes históricos del peronismo en la Cámara baja como Luis Rubeo, apoyó la moción de Palo Oliver de enviar a comisiones el proyecto, despegándose de la postura de Martínez que ingresó por el PJ pero que hoy tiene su propio bloque Frente Renovador 100% Santafesino.

Martínez intentó un manotazo de ahogado y pidió reformular el proyecto y que sea tratado en cuatro sesiones, lo que generó un murmullo generalizado en el recinto. Y nuevamente otro justicialista, Leandro Busatto, volvió a pedir que se vote la moción de orden para que el tema sea abordado en comisiones.

Minutos después, cuando ya parecía concluido el tema, el propio Busatto, pidió ingresar como proyecto el dictamen que ya fue votado por esa Cámara y que perdió estado parlamentario en el Senado. Ese texto fue el resultado de siete meses de trabajo entre actores de los tres poderes, dijo Busatto y volvió a cuestionar la mirada que intenta mostrar que "los niños gozan cuando delinquen, cuando en realidad están enfrentando una realidad que les roba la infancia".

A esa moción adhirieron varios diputados de distintos bloques y el socialista Pablo Farías pidió que directamente se gire a la comisión de Asuntos Constitucionales –la última antes de llegar a tener tratamiento en el recinto– donde también está el proyecto que el Ejecutivo habilitó a tratar en extraordinarias y que ya cuenta con la media sanción del Senado. Farías remarcó que en esa comisión se harán todas las consultas necesarias y que incluso podrían incluir a algún ministro del gobierno de Omar Perotti.

En este tipo de leyes las diferencias partidarias parecen borrarse al interior de los recintos y lo que se marca es una grieta que divide a ambas cámaras. Las discrepancias que existen entre Diputados y Senadores hacen pensar que el tratamiento del Código Procesal Juvenil no será exprés, sino que demandará mucho debate para encontrar el consenso que permita conseguir una ley.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario