Política

El Gobierno respira con las encuestas y tira la toalla con la economía

Las últimas encuestas que se hicieron durante los primeros días de octubre muestran algunos datos interesantes

Domingo 21 de Octubre de 2018

En los últimos días aparecieron algunas encuestas que le dan al Gobierno un cierto respiro. No tiene sentido entrar en los detalles de cada una pero lo importante son algunos números que pasaron por debajo del radar de los grandes títulos.

Aclaración importante: las encuestadoras no son neutrales. Que aparezca "una encuesta" diciendo algo no significa mucho. Hay que saber interpretar los números, ver qué preguntaron y cómo se presentan.

Hay encuestadoras que dibujan sus números, tanto (o más) que el Indec de Moreno. Algunas son muy serias pero trabajan para candidatos. Eso no significa que mientan pero puede que se guarden algún dato. O que alguna pregunta esté hecha en beneficio de algún interés.

Por otro lado hay preguntas que tienen respuestas obvias. Por ejemplo, la pregunta sobre “cree usted que la situación económica es mejor o peor hoy que hace un año” difícilmente la respuesta sea “es mejor” con una inflación del 42% (con suerte) y un dólar a 40. Esa pregunta no sirve para mucho, solo sirve para enfatizar la idea de la siguiente pregunta: “¿Estaría usted dispuesto a votar una nueva alternativa?”. ¡Claro que sí! ¿Quién quiere seguir con el dólar a 40 y la inflación descontrolada?

Esto no invalida las encuestas que hacen esa pregunta, ni mucho menos. Solo vale aclarar que no es esa la pregunta que se debe analizar en un contexto de crisis económica tan profunda si queremos intentar anticipar qué puede pasar el año que viene. Tampoco dicen mucho las encuestas de intención de voto: está comprobado que una candidatura presidencial se construye en apenas 8 meses y, al menos en los últimos 15 años eso se viene ratificando.

Las últimas encuestas que se hicieron durante los primeros días de octubre muestran algunos datos interesantes.

El Gobierno parece haber encontrado su piso electoral. En la última encuesta de la Universidad de San Andrés mejoró un poquito su imagen positiva bruta. Además, sin proyección de indecisos, gana en balotaje en todos los escenarios, en la última encuesta de Synopsis: contra Cristina, Massa, Urtubey, Uñac o Rodríguez Saá. Con proyección de indecisos el escenario varía: ¿pero por qué proyectar indecisos cuando falta un año para las elecciones? Además, si Cambiemos lleva a Vidal la diferencia a favor todavía es más amplia.

El Peronismo Federal, o peronismo no K apenas oscila entre los 10 puntos y los 16 puntos como espacio. Puede agrandarse un poco si sondean por separado a cada uno de los precandidatos. Nada indica que después se vayan a sumar esos votantes en una elección general. Apenas la mitad de la gente escuchó hablar del encuentro Massa, Schiaretti, Urtubey y Pichetto.

Cristina Kirchner mantiene su 30%. Pero muchos de los que decían que jamás la votarían ahora lo piensan por la situación económica.

Pero el dato más alentador para el Gobierno es el que publicó hace unos días la encuestadora Management & Fit (ligada a una consultora que trabaja con el Gobierno de Córdoba). Preguntaron a quiénes nunca votarían y esto salió:

54,4% nunca votaría a Macri.
57,3% nunca a Cristina.
52,7% nunca a Massa
y 50,4% nunca a Urtubey (aunque con mucho desconocimiento).


¿Por qué es una buena noticia para Cambiemos que más de la mitad de la gente diga que nunca lo votaría? Porque aún en su peor momento, un 44,5% dice que estaría dispuesto a votar a Macri. El número es mejor aún cuando la consulta se hace sobre María Eugenia Vidal. Por otro lado, respecto a los que “nunca lo votarían” está solo 2 puntos peor que Massa y 4 puntos peor que Urtubey. No es tanto, teniendo en cuenta que estos opositores “moderados” no tienen la obligación de gobernar ni pagan costos políticos por la crisis.

Los que definen siempre

Según la encuesta que tomemos hay entre un 15 y un 22% de gente que no sabe a quien votar y es la que define la elección. En la encuesta de Udesa el panorama es peor 35% de indecisos y 8% que no contesta.

Hay más. En la encuesta de Management & Fit, frente a la pregunta de si votarían a Macri o a un candidato “de otro espacio”, el candidato de “otro espacio” gana 40 a 30. Pero aun así hay 30% de indecisos. Tener en cuenta que ese candidato sin nombre ni rostro siempre es "bueno e impoluto" y ni siquiera así logra sumar más del 40%. Es decir, hay muchos peces en el río para pescar para el Gobierno.

Conclusión que se desprende de estas encuestas. Si Macri logra recomponer la economía todavía puede ganar una elección. El problema es que la economía no da ninguna señal de reactivación. Y para peor, el Gobierno no está dispuesto a hacer nada para reactivarla.

Esta semana se vota el Presupuesto en Diputados. El peronismo quiere apurar los tiempos y, por las dudas, ya empezó la discusión en el Senado. Necesitan apurar todo porque creen que cuanto más tiempo pase –y cuanto más impacte la crisis en la economía real- más difícil va a ser justificar su aprobación.

En lo que todos están de acuerdo es que todo el Presupuesto es un dibujo. Plantea metas irreales de inflación, de crecimiento y de tipo cambiario. Según cálculos del Frente Renovador, por cada punto más que cae la economía respecto a lo presupuestado se requiere un ajuste mayor de 40 mil millones de pesos.

Cambiemos tendrá que recomponer también su frente interno. "Necesitamos salir de la agenda del ajuste y orientar la acción hacia el progreso y el desarrollo con inclusión", dice el comunicado que la UCR emitió el viernes en el que ratificó su adhesión a Cambiemos. Un discurso más parecido al del peronismo “racional” que al que está repitiendo Macri todos los días.

En una de sus últimas apariciones el Presidente se quejó de que haya trabajadores que quieran cobrar más de lo que “corresponde”. “Cada uno tiene que cobrar lo que corresponde; nadie puede pretender más que lo que vale su trabajo, porque eso deja a cientos de miles de argentinos sin trabajo", dijo. Un discurso que no parece ser muy épico para convencer a los indecisos de ratificar este proyecto político y económico.

Por Pablo Winokur / A24

¿Te gustó la nota?