Entrevistas con UNO

Para Palo Oliver, los conflictos de poderes marcan que es el momento de reformar la Corte Suprema

El diputado propone un tope de 65 años para los ministros de la Corte, paridad de género y otra ministra para llegar a una composición impar de siete miembros

Lunes 19 de Julio de 2021

El diputado provincial radical, Fabián Palo Oliver, visitó la redacción de UNO Santa Fe para hablar sobre su proyecto para reformar la Constitución de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe. A partir del conflicto de poderes que generó el intento de la Legislatura de iniciarle un proceso disciplinario al exministro de Seguridad, Marcelo Sain, y que terminará definiendo la Corte, el legislador sostiene que este es el momento indicado de discutir este tema.

—¿Cuáles son los principales cambios que propone su proyecto para reformar la Corte Suprema de Justicia?

—En primer lugar, el proyecto es absolutamente viable desde su constitucionalidad. Lo que proponemos es reformar el reglamento orgánico del Poder Judicial, la Ley 10.160, con el objetivo de democratizar el servicio de justicia en Santa Fe. No tengo ninguna duda en decir que el Frente Progresista se quedó muy corto con las reformas al sistema de Justicia e inclusive muchas fueron parte de la plataforma electoral y lamentablemente no quisimos o no pudimos llevar adelante esas transformaciones. Quizá la más importante en la provincia fue la reforma del Código Procesal Penal y la creación del MPA. Pero después no hubo reformas que nos permitan tener una justicia más moderna y con resoluciones de mayor celeridad. Por eso trabajamos sobre tres ejes concretos en nuestro proyecto para democratizar y modernizar el servicio de justicia.

—¿Cuáles son esos tres ejes?

—Estamos proponiendo la paridad de género en la Justicia. Desde el año pasado está vigente en la provincia la Ley 14.002 que estableció el criterio de la paridad de género, la igualdad de los hombres y las mujeres en la conformación de los cuerpos legislativos y del Poder Ejecutivo. En el proyecto original y en todos los proyectos que se presentaron incluían la paridad en el Poder Judicial y lamentablemente por presiones de algunos miembros de ese Poder y, concretamente de la Corte Suprema de Justicia, el Senado de la provincia excluyó la posibilidad de que exista paridad en el Poder Judicial. Por eso lo incluimos en este proyecto para que los miembros de la Corte Suprema de Justicia sean con un criterio paritario. Es decir que los nombramientos de ahora en más tienen que ser de mujeres hasta que se logre la paridad. También estamos planteando el cumplimiento del Artículo 88 de la Constitución de la provincia, que establece un tope de 65 años para los magistrados del Tribunal Superior. Acá se ha naturalizado la violentación a la propia Constitución provincial de los propios actores que tienen que velar por el cumplimiento de la Constitución. El único magistrado en el último tiempo que respetó e hizo honor a la Constitución es el doctor (Jorge Alberto) Barraguirre, padre del actual procurador de la Corte, Jorge Barraguirre. Los demás ministros que excedieron el límite de edad están violentando la Constitución.

Palo Oliver 1.jpg

—¿Por qué se aplicaría ese límite de edad si hoy eso no sucede a pesar de estar escrito en la Constitución?

—En primer lugar, lo que ellos hicieron fue ampararse en un caso muy emblemático y quizás el más importante que es el que se conoció como la doctrina Fayt, el exministro de la Corte Suprema de Justicia que estuvo 30 años como miembro del Tribunal Superior de la Nación. Fayt la integró hasta los 89, 90 años y se retiró ya muy grande, prácticamente cuando no podía seguir trabajando. Se amparan en ese fallo que después no quedó más vigente porque fue modificado por otro fallo. Los miembros del actual Tribunal a nivel nacional tienen un tope de 75 años. Nosotros discutimos mucho con el equipo y con los distintos profesionales que consultamos y con los que trabajamos el proyecto. Algunos entendían que teníamos que poner el tope de 75 años, pero lo cierto es que nuestra Constitución plantea 65 años. Por eso estamos proponiendo que se respete ese tope y la posibilidad de una extensión de cinco años más propuesto por el Poder Ejecutivo. Pero previo al acuerdo que tiene que dar la Asamblea Legislativa proponemos la realización de audiencias públicas. En este sentido, sí incorporamos el mismo sistema que tiene el nombramiento de los de miembros del Tribunal Superior Nacional. A partir de la reforma del 94 se incluye la necesidad de realizar audiencias públicas y se pone el tope de edad a los 75 años. Nosotros interpretamos que para poder extender ese límite de edad a 75 años como lo tiene la Corte Suprema Justicia de la Nación, debemos reformar la propia Constitución Provincial. Lo que hacemos es un sistema que garantiza el recambio de los miembros del tribunal, pero acá lo que estamos discutiendo es la imposibilidad que existe hoy de poder renovar la constitución de los miembros de la Corte Suprema de Justicia. Hay ministros de nuestra Corte Suprema de Justicia que tienen 25 años en sus funciones. En un país democrático, con una democracia consolidada como la nuestra, humildemente. entendemos que no nos podemos permitir que existan mandatos con estas características.

—¿Cómo sería el recambio?

—Primero, para cumplir la paridad, las primeras nominaciones tienen que ser mujeres hasta tanto se logre la paridad. El tercer punto que estamos planteando es la incorporación de un miembro más para que su constitución sea impar. Honestamente teníamos dos posibilidades: ampliar un miembro más o bien en el recambio llegar a cinco miembros y que la Corte sea de cinco miembros. No lo descartamos.

—¿Por qué optaron por un miembro más y no uno menos?

—Porque pretendíamos que ya el propio gobernador Omar Perotti, en caso de ser aprobado, proponga a la Asamblea Legislativa, previo hay que hacer la audiencia pública, a una mujer. Nos parece sumamente importante desde los gestual y para el objetivo que queremos cumplir de igualdad de género. Existe la posibilidad de que sean cinco. A nuestro modo de ver, llevarla a una composición impar es la posibilidad de que haya celeridad en la resolución de fallos que tiene que tomar la Corte. Nuestra Corte tuvo en su momento cinco miembros, se incorporó un sexto miembro y la última incorporación que tuvo la Corte Suprema de Justicia la provincia Santa Fe es el doctor Daniel Erbetta, que es el ministro más nuevo e ingresó en 2007. Cuando teníamos conformación impar y se pasó a la conformación par, incorporando un miembro más de cinco a seis, se planteaba que de esa forma se agotaban las instancias de debate porque en las conformaciones impares naturalmente existen las mayorías. En nuestro país hay muchísimas provincias como Chubut, Salta, La Rioja, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Entre Ríos, Tucumán que tienen conformaciones impares. A nivel mundial, hay muchísimos ejemplos como Estados Unidos, México, Brasil, Chile. De hecho la Corte Suprema de Justicia Nacional tiene una conformación impar. Para aquellos que critican la incorporación de un ministro más, existe la posibilidad de discutir que sean cinco miembros.

Corte Suprema de Justicia.jpg
Los miembros de la Corte junto al gobernador Omar Perotti y el procurador de la Corte en la apertura del año judicial.

Los miembros de la Corte junto al gobernador Omar Perotti y el procurador de la Corte en la apertura del año judicial.

—¿Cómo se resuelve el problema que plantea el tope de edad en la actual conformación del cuerpo cuando todos sus miembros ya superaron los 65 años?

—Es facultad del Ejecutivo decidir a quién propone para renovar por cinco años más. Eso es facultad del propio gobernador. Al superar los 65 años todos los miembros tienen que revalidar. En caso de que el gobernador entienda que pueden seguir cinco años más, los debe proponer y la Asamblea Legislativa le tiene que dar acuerdo tal cual es ahora, pero con la diferencia que ahora incorporamos la figura de la audiencia pública

—Este proyecto está acompañado por otros cinco legisladores, pero ninguno radical. ¿Le llama la atención que ningún compañero de bancada haya firmado el proyecto?

—Lo he charlado con los compañeros del bloque y algunos plantean que no es la oportunidad. Todos sabemos que hay en estos momentos lo que algunos llaman un conflicto de poderes a partir de lo que es el caso Sain y la resolución o el fallo de una cámara laboral de Rosario con la doctora Vigo. Después se hizo una sesión conjunta días atrás donde por mayoría se terminó facultando al presidente de la Comisión de Acuerdos de la Legislatura, el doctor Fabián Batías a apelar ese fallo. Ahora estamos en la instancia donde es la Corte Suprema de la provincia la que tiene que definir a partir del rechazo de esta jueza de la presentación que hizo la Legislatura. Yo comparto el fallo de la jueza porque la Legislatura no tiene posibilidades de convertirse en un actor y hacer una presentación judicial porque no tiene la personería jurídica. Quien la tiene y quien representa al Estado santafesino en sus distintos poderes es el fiscal de Estado. En todo caso se podrá hacer un reproche a la actitud que tuvo el fiscal de Estado. En ese sentido, sí compartimos que el fiscal de Estado no tendría que haber tomado una decisión unilateral y tendría que haberle corrido vista a la propia Comisión para que opine sobre la tramitación que le estaba haciendo llegar la propia jueza. Tampoco tenemos para hacerle un reproche a la jueza, a diferencia de otros legisladores que plantean que también la jueza merece un reproche y una revisión de su actuación. La jueza lo que hace es pedir el archivo de las actuaciones a partir de que el fiscal de Estado se allanó, es decir que renunció a la posibilidad de apelar la presentación que hizo el propio Sain.

—¿Hay diputados que argumentan que por eso no es el momento de este proyecto?

—Algunos diputados plantean que la oportunidad para discutir esta iniciativa no sería ahora justamente por este conflicto que hay de intereses. Nosotros defendimos la posibilidad de presentarlo porque tampoco es casualidad que lo hagamos en este momento. Está claro que hay algunos miembros de la Corte y en particular uno, Rafael Gutiérrez, que tiene permanente relación con uno de los legisladores del Senado, con el senador del departamento San Lorenzo, Armando Traferri, en una causa que se lo está investigando en el propio MPA. Por un lado, sabemos que el Senado de la provincia ya votó en contra de la posibilidad de que se presente ante la Justicia sin fueros. Y a partir de eso se generó esta situación. No despego la presentación de este proyecto con la actitud que tienen algunos ministros de ser funcional a la estrategia de la defensa del propio senador Traferri. Así que, al contrario, creemos que esta es la oportunidad para discutirlo, que este es el momento para poner en superficie la relación que tienen algunos miembros de la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Santa Fe con algunos legisladores y con otros nichos de poder de la provincia. Sabemos que esta discusión va a costar bastante, pero también pretendemos darle visibilidad y que puedan participar los distintos actores. Una situación que me parece importante, hasta el momento no hubo ningún constitucionalista que haya hecho algún reproche al proyecto. Nosotros estamos tranquilos de que el proyecto es viable desde su constitucionalidad y que es absolutamente viable también en el espíritu que perseguimos que es la de democratizar y evitar que haya funcionarios judiciales que estén en sus cargos por dos o tres décadas, porque eso no es bueno ni para el propio Poder Judicial, ni tampoco para impartir un buen servicio de justicia en la provincia de Santa Fe.

—El proyecto plantea un tope de mandato o solamente el tope de la edad?

—Solo el tope de la edad y es para todos los magistrados y miembros del MPA, no solamente para los miembros de la Corte Suprema de Justicia. En el caso de la paridad hay una buena presencia de mujeres como magistradas, pero eso no sucede con la conformación de la Corte Suprema de Justicia. Por eso empezamos pidiendo que se cumpla con la paridad justamente en los miembros del máximo tribunal. Apenas hay una magistrada, estamos hablando del 16% de su conformación, hoy es una mujer.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario