Santa Fe

De las aulas y pasillos al cyberespacio

“La UNL anda diciendo” es una página furor en Facebook con más de 13.000 seguidores en menos de un mes. Allí se publican frases o siutaciones graciosas que se viven en la Universidad del Litoral.

Miércoles 05 de Junio de 2013

Las redes sociales son espacios donde suceden muchas cosas. Y, de cuando en cuando, aparecen publicaciones que se convierten rápidamente en un éxito. “La UNL anda diciendo” es un ejemplo de ello.

La comunidad de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) –y muchas personas que no están directamente vinculada a ella– no pierden el rastro de lo que se publica en Facebook o Twitter.

La posibilidad de reirse se uno mismo y de otros; y la oportunidad de compartir aquellas situaciones que marcan el paso por la vida universitaria han sido os objetivos de los creadores de ese espacio.

Educación dialogó con ellos, que prefirieron mantenerse en el anonimato, para conocer cómo surgió la iniciativa y cuáles han sido las repercusiones hacia adentro de la casa de altos estudios.

—¿Cómo surgió la idea de crear la página “UNL anda Diciendo”?

—Seguíamos una página similar de la UNR, y un día charlando, se nos ocurrió que deberíamos hacer una versión local. Recordábamos varias frases célebres que habíamos escuchado directamente y otras que también nos habían contado nuestros amigos, y pensamos que eran lo suficientemente divertidas como para hacerse públicas.

—¿Qué los llevó a hacerse cargo de esta página?

—Sabíamos que inevitablemente (viendo la popularidad de la página de la UNR) alguien la iba a hacer y dijimos: «¿Por qué no nosotros?».

—¿Pensaron que iban a tener tanta repercusión?

—Nosotros esperábamos y confiábamos en que la gente se sume, pero nunca tan rápido ni en tal magnitud. Para darte algunos ejemplos, según las estadísticas de Facebook, el alcance total de la semana, que es el número de personas que vieron algún contenido asociado a la página, fue de 356.255. Y otra cosa de la que nos dimos cuenta es que hay mucha gente que visita la página pero que no pone “me gusta”, ya que hay publicaciones que tienen alrededor de 45 y 50 mil visitas.

—¿Cuánto tiempo le dedican por día?

—Tratamos de que no interfiera con nuestro tiempo de estudio, así que nos dividimos un rato a la mañana y otro a la tarde. En total, no nos llevará más de una hora y media a cada uno.

—¿Hay alguna placa que recuerden como la más graciosa o la más comentada?

—La que personalmente nos resulta más cómica es “Dónde tu kieres que te de una mordidita mami? En al cosita… uy!...”, que es el ringtone de la bibliotecaria de una de la Facultades. Y una de las que más alcance tuvo (fue vista por 41.520 personas): “El sociólogo es como esas personas que van a ver un striptease y en vez del show terminan mirando al público”, una frase dicha por un profesor de la Facultad de Humanidades y Ciencias. Y la que quedó en segundo lugar fue: “Profesora: How are you? Alumno 1: My name is Juan. Alumno 2: No boludo, te está preguntando la edad!”, la frase fue escuchada en la cátedra de Inglés en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo. De todas maneras hay publicaciones de álbumes con muchas fotos que tienen más de 50.000 vistos.

—Esto sin dudas trasciende a las redes, ¿esperaban que pase?

—No, no esperábamos pasar de Facebook o Twitter, ni tampoco que nos ofrecieran entrevistas. Se ve que a la gente realmente le gustó la iniciativa y ya no sólo está presente en Facebook, sino que es tema de conversación en algunos ámbitos académicos. Es por eso, que la página tenga un crecimiento del 761,75 por ciento desde el momento de creación (2 de mayo).

—¿Escucharon a algún profesor mencionar esta página?

—No directamente pero algunos profesores son etiquetados en los “cartelitos” o ellos mismos comentan las publicaciones. Además, nos llegan comentarios de alumnos que han oído referencias a la página en alguna clase de la UNL.

—¿Por qué creen que tanta gente se prendió con la propuesta?

–Primero, porque la mayoría de las frases son divertidas y segundo porque a los que envían frases les gusta verlas publicadas y compartirlas con sus amigos. Además porque permite inmortalizar frases o situaciones que de otra forma quedarían vigentes solo en los que las presenciaron o escucharon.

—¿Tenían algún conocimiento previo en gestión de redes?

—No, es la primera página que administramos. No obstante, elegimos con cuidado las formas de administrarla y de configurarla para respetar cierto tipo de privacidad y evitar posibles quejas.

—¿Recibieron críticas?

—Sí, no muchas pero a algunos no les parece “correcto” publicar los nombres de los profesores. Pero a nuestro criterio si el profesor lo dijo en un primer momento en el contexto de una exposición ante un curso, no nos parece de ninguna manera reprochable el que se cite su nombre. También hemos recibido muchas sugerencias acerca de la manera de publicar (colores, etc.), siempre son bienvenidas. Además tenemos que estar muy atentos a los errores ortográficos porque la mayoría de los seguidores valoran que estén bien escritos. Pero a veces es difícil teniendo en cuenta que llegan alrededor de 150 mensajes por día.

—¿Cómo gestionan Twitter?

—Todavía no le hemos prestado la suficiente atención, simplemente nos limitamos a combinar las cuentas, de modo que todo lo que publicamos en Facebook también aparezca en Twitter.

—¿Creen que durará hasta que se agote este “boom” o piensan que puede perdurar en el tiempo?

—Creemos que en principio depende de la gente. Pero en lo que a nosotros refiere tenemos muchísimas frases pendientes y muchas más que llegan día a día.

—¿Qué es lo que más les gusta de hacer lo que están haciendo?

—En primer lugar leer las frases, que es muy divertido, y en segundo lugar nos gusta ver la buena recepción que tiene la página en los seguidores, por ejemplo cuando agradecen la publicación de alguna frase o cuando comentan lo mucho que les entretiene el sitio.

—¿Por qué prefirieron mantener el anonimato?

—Tememos que nos linchen o que nos quemen en una hoguera pública en el medio de la ciudad universitaria y no por los alumnos sino por los profesores (risas). En realidad es porque nos parece más divertido de esta forma. Y además, para no vincular las identidades personales nuestras con una página de humor que puede llegar a herir susceptibilidades.

¿Te gustó la nota?