Violencia de género

En la provincia, 45 mujeres por día dejan registro que son víctimas de violencia de género

El promedio se desprende de los datos brindados por el Ruvim sobre las 5.294 totales de mujeres víctimas de situaciones de violencia en el primer cuatrimestre del 2019

Martes 05 de Noviembre de 2019

Este martes con un acto formal en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno de la Provincia, se dio a conocer el quinto informe del Registro Único Provincial de Situaciones de Violencia hacia la Mujer perteneciente el primer cuatrimestre del 2019. Allí se expone que fueron 5.294 las mujeres víctimas de situaciones de violencia en ese período que dejaron 9.930 registros totales administrativos relacionados con violencia de género en todo el territorio santafesino.

Cabe destacar que la diferencia existente entre los totales de mujeres y de registros que se producen a partir de las situaciones de violencia, puede leerse como aquellas mujeres que han realizado más de un registro por la misma situación o por una situación de violencia diversa, sabiendo de las variadas formas con las que se expresan e identifican cada una de las situaciones, según se explica desde el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos, organismo que confeccionó el informe junto a Subsecretaría de Políticas de Género de la Provincia.

Del total de registros totales, el 36 por ciento corresponden a denuncias policiales, el 30 por ciento a atención médica, el 31 por ciento a orientación y asesoramiento, el 1,5 por ciento a exposiciones policiales y el 1,5 por ciento a denuncia judicial.

En relación a las edades de las víctimas, se destaca en este informe el crecimiento sostenido que tiene la primera franja de edades donde se encuentran niñas en situación de violencia entre los 0 y 9 años (21 por ciento), al ser una franja etaria expuesta siempre a mayores niveles de vulnerabilidades. Al mismo tiempo, entre los 20 y los 40 años continúan manteniendo los totales más altos con el 24 por ciento. Luego, las adolescentes de 10 a 19 años representan ser un 12 por ciento de las víctimas, las mujeres de 30 a 39 años el 21 por ciento, las de 40 a 49 años el 13 por ciento, las de 50 a 59 años el 5 por ciento y las de más de 60, el 3 por ciento.

En relación a qué tipo de relación mantiene o mantuvo la mujer con el agresor al momento de la situación de violencia, se informó que el 24 por ciento eran parejas; el 18 por ciento eran exparejas; el 16 por ciento eran otros familiares y el 29 por ciento eran no familiares. La edad de los agresores comienzan desde los 10 hasta superado los 60 años, concentrando el mayor volumen entre los 20 y los 49.

Sobre las tipologías de violencia hacia la mujer definidas por ley, el Ruvim detalló que mientras los porcentuales mantienen cierta regularidad en comparación a informes anteriores, hay un aumento importante en este último cuatrimestre en la violencia psicológica (58 por ciento). En este sentido, el informe midió que un 6 por ciento de las mujeres pasaron por más de tres tipos de violencia, el 32 por ciento por más de dos y el 41 por ciento por una. Además se registró un 38 por ciento de violencia física, un 12 por ciento de violencia sexual, un 5 por ciento de violencia económica y un 3 por ciento de violencia simbólica.

La violencia sexual en la franja etaria de 0 a 9 años y de 10 a 19 tiene mayor cantidad de registros en comparación a otras edades. Al mismo tiempo, la mitad de los registros donde las niñas fueron víctimas son de violencia psicológica, y en tercer lugar, física. Sobre este punto la subsecretaria de Políticas de Género de la Provincia, Gabriela Sosa, observó: "Fue una decisión visibilizar estos nuevos registros que fuimos sumando para la construcción de los informes del Ruvim. Creo que tiene que ver con que no hay una elección particular de víctimas. Habrá que pedirle ayuda a las antropólogas, sociólogas y otra especialistas que estudian cómo el modelo patriarcal busca expresarnos temor en las niñas, adolescentes y en el espacio público. En los últimos años, según mi valoración, se han expresado violencias extremas a niñas y a adolescentes. Creo que hay que investigar de manera más profunda si esto no es una resistencia de la violencia patriarcal que quiere asustarnos y lo expresa de una manera muy cruel para intentar detener esto que estamos tratando de instalar en el espacio público. Las niñas son además víctimas con frecuencia en lo doméstico".

Asimismo, sobre la modalidad de violencia, el informe revela que la "doméstica aún tiene un marcado porcentaje (37 por ciento), entendiendo por ella la ejercida contra las mujeres por un integrante del grupo familiar, independientemente del espacio físico donde ocurra".

Por su parte, en el acto de presentación de este informe del Ruvim, el que será el último de la gestión de Miguel Lifschitz, el gobernador dijo: "Es el trabajo que venimos desarrollando, particularmente del área de género, pero también de manera transversal con el resto de las reparticiones del gobierno provincial y con los tres poderes del Estado para avanzar no solo en la visualización y en la información de este problema sino en políticas activas de intervención o prevención de violencia hacia las mujeres. Terminando nuestra gestión a modo de balance me parece que es un muy buen elemento, documento, trabajo que si se quiere está en sus primeros pasos y habrá que consolidarlo en los próximos años para poder ir articulando la información, hacer un análisis más profundo y para que lo integremos quienes tenemos responsabilidades políticas, y para quienes se dedican a las investigaciones y organizaciones civiles".

Por último, el director del Instituto Provincial de Estadísticas y Censo, Jorge Moore, expresó sobre el informe: "Es un urgente problema del entramado social, la violencia hacia las mujeres, que aparece como una de las mayores turbulencias en las relaciones humanas. Publicar los datos, los cuadros, los principios que lo fundamentan pone luz y conocimiento en un proceso creciente, de sucesos dolorosos que anidan tanto en las familias como fuera de ella. Pondera el enorme esfuerzo que organizaciones de la Provincia llevan a cabo, unificando criterios y alentando a nuevas integraciones tanto en el sector público como en agrupamientos de personas que interactúan con el intereses común de afrontar y resolver cuestiones de violencia y género".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario