bombardeo entre Israel y Hamas

Israel: el testimonio de un argentino sobre el conflicto

Damián Barsky, santafesino mánager de construcción que reside en Israel, contó cómo se vive el conflicto por los bombardeos de terroristas palestinos

Domingo 16 de Mayo de 2021

Los disturbios entre israelíes y palestinos fueron escalando rápidamente hasta llegar a un conflicto armado entre el Ejército israelí y las milicias terroristas palestinas en Gaza. Hamas, un grupo terrorista, y la Yihad Islámica lanzaron más de 1.800 cohetes contra territorio israelí desde el lunes pasado, e Israel respondió con cientos de ataques aéreos que provocaron el colapso de tres grandes edificios de departamentos y con bombardeos de tanques estacionados en la frontera con Gaza.

Son cerca de 250.000 argentinos los que están viviendo en Israel actualmente, entre ellos Damián Barsky, mánager de construcción que relató en La Mañana de UNO los tensos momentos que vive su familia.

“En el sur están sin parar todo el tiempo atacando”, resumió Barsky, quien se encuentra en una localidad llamada Carmiel, lejos de los bombardeos del centro y sur del país. “Todo el tiempo hay acá problemas de ese tipo pero lo que incendió todo esto fue que en la mezquita que hay en Jerusalén entró el Ejército y tiraron bombas de gas. Para ellos es un lugar muy sagrado y eso fue lo que prendió todo lo que está pasando ahora y se fue al otro extremo”.

Aseguró que del lado palestino tiran misiles “caiga donde caiga” y utilizan como base militar edificios residenciales, por lo tanto cuando el Ejército israelí contrataca se producen más muertes.

Barsky explicó que en las casas de Israel hay dormitorios especiales antibombas y que cuando suenan las alarmas la gente puede refugiarse. Según él, esta es la razón por la cual las víctimas fatales del lado israelí son menores a las de los palestinos.

“Los que están cerca de la Franja de Gaza tienen 15 segundos para entrar a esa habitación. Los que están en Tel Aviv tienen un minuto para resguardarse”, contó. En redes sociales y medios de todo el mundo circulan videos con el sonido de las sirenas que alertan sobre la caída de proyectiles.

El Ministerio de Salud de Gaza elevó a 119 la cifra de palestinos muertos desde el lunes por los bombardeos israelíes, entre ellos 31 chicos y 19 mujeres, y a 830 la de heridos, informó la agencia de noticias palestina Ma'an.

“La mayoría de la gente que vive en la zona de la Franja de Gaza está ahí hace años, y mucha no se quiere mudar. Calculo que hay gente que tiene miedo y se muda pero la mayoría se queda porque está su vida, su trabajo y sus casas”, opinó Damián en diálogo con Guillermo Schmidt y César Carignano.

Los palestinos residentes en barrios periféricos de Ciudad de Gaza huían este viernes de sus casas con sus hijos y pertenencias, luego de que Israel lanzara fuertes ataques de artillería que mataron a seis civiles en su vivienda y que, según el Ejército, buscaban destruir una red de túneles usados por grupos armados antes de una posible invasión por tierra.

israel palestina judios palestinos.jpg
Israel. Familias enteras llegaron a escuelas administradas por la ONU en camionetas, sobre burros o a pie, sosteniendo almohadas, sartenes, frazadas y pan.

Israel. Familias enteras llegaron a escuelas administradas por la ONU en camionetas, sobre burros o a pie, sosteniendo almohadas, sartenes, frazadas y pan.

Tensión inédita

El santafesino se encuentra en Carmiel, una ciudad al norte del territorio, donde las actividades se desarrollan con normalidad. “En el centro y sur del país está todo parado. Hay mucho menos movimiento. Los negocios están abiertos pero no como un día regular”, aclaró.

“Carmiel es una ciudad judía donde hay muy pocos árabes pero estamos rodeados de aldeas árabes, con las que vivíamos en paz total. Ahora hay manifestaciones a la noche con banderas de palestina, tiran piedras y prenden fuego llantas, cosas que no pasan acá hace muchísimos años”.

Si bien Damián está lejos del conflicto aéreo, la tranquilidad se perdió. “Acá en la construcción la mayoría de los obreros son árabes. No es fácil, estás todo el tiempo en alerta, no sabés quién puede de repente hacer algo y es una sensación todo el tiempo de presión bastante fea”, expresó.

Ante su testimonio, impacta el contraste de la tranquilidad ante el coronavirus. “Acá del tema de la pandemia ya casi ni se habla. Está completamente abierto. Ya pueden entrar 30.000 personas a estadios de futbol”.

“Por supuesto que cuando entrás a lugares cerrados tenés que ponerte la mascarilla pero en la calle no. Estamos casi todos vacunados, menos los niños para los que todavía no está aprobada la vacuna”, finalizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario