peces Los efectos de "La Niña"

"La Niña": el nivel de peces se mantiene pese a la bajante

Un experto en ecología de peces de agua dulce explicó que la bajante del río Paraná es alarmante pero que por ahora la cantidad peces se mantiene normal

Miércoles 09 de Junio de 2021

El caudal de los ríos Salado y Paraná está disminuyendo debido al fenómeno climático conocido como “Niña”, que implica una reducción en la frecuencia e intensidad de las precipitaciones. La bajante preocupa a los expertos, que temen un impacto negativo en la población de peces que habitan nuestro río.

En diálogo con el programa Ahí Vamos (de 9 a 12 por FM 106.3 La Radio de UNO), el doctor en Ciencias Biológicas e Investigador del Conicet Pablo Scarabotti explicó que esta situación comenzó aproximadamente en agosto de 2019 y que hemos tenido picos temporarios.

“Vimos que a fines de febrero o marzo se registró una creciente de un poco más de 3 metros en el hidrómetro. Eso entró parcialmente dentro de la temporada reproductiva de los peces y se vio a algunos juveniles dentro de la población que son una luz de esperanza dentro de la situación crítica que tiene el recurso”, explicó el experto.

Para hablar de la situación de los peces es importante considerar en qué nivel nos estamos parando. Según Scarabotti, podemos dar indicadores de distintas perspectivas: a nivel individual (peso corporal), a nivel población (proceso de reclutamiento, reproducción, migración) y a nivel de comunidades (la constitución de peces).

“Uno puede medir el estado de condición del pez haciendo una relación entre la longitud y el peso, para tener idea de cuán flacos están los peces –explicó el investigador. Se ve que los peces están perdiendo peso debido a que hace mucho tiempo que no están pudiendo ingresar a la llanura de eliminación del río, que son generalmente los sitios de alimentación”.

A pesar de este estrés que se ve en los individuos, Scarabotti destacó que la reproducción fue mayor a lo que creían que iba a pasar. “Aparentemente todos los monitoreos que está haciendo la Provincia de Santa Fe desde el Ministerio de Ambiente, y Nación desde la Dirección Nacional de Pesca muestran algunos juveniles circulando”.

De todas formas, el experto hizo hincapié en la falta de información que hay del sistema de peces, y graficó la situación con dos analogías: “Imagínense que uno tiene que administrar un campo y no sabe ni cuánto se siembra ni cuánto se cosecha. O tiene que administrar un bosque donde las plantas están creciendo continuamente y uno no sabe cuántos árboles están naciendo todos los años ni cuántos se están talando”.

“Es la situación actual que tenemos en el río porque tenemos indicadores muy parciales del grado de reproducción que tienen los peces: no sabemos concretamente cuánto produce el río ni cuánto se pesca”, se lamentó Scarabotti, especialista en ecología de peces de agua dulce.

pesca deportiva.jpg
Se estima a nivel mundial que un 10% de la población está compuesta por aficionados a la pesca, pero no todos hacen devolución de peces.

Se estima a nivel mundial que un 10% de la población está compuesta por aficionados a la pesca, pero no todos hacen devolución de peces.

El rol de la pesca

La situación general de la pesca en nuestra región se ve a través de las exportaciones de peces. “Para el sábalo el número es más o menos aproximado a la realidad; para las otras especies es muy difícil saber porque por ejemplo la boga se comercializa mucho en el mercado interno y las exportaciones son una fracción muy pequeña de la explotación local”, precisó el investigador del Conicet.

“Por otra parte desconocemos el mercado interno porque es totalmente informal. Sobre todo en esa situación extrema de pandemia, sabemos que muchos pescadores presionados por la crisis económica empiezan a comercializar por su cuenta y esta extracción pasa menos todavía por los monitoreos.”

Scarabotti agregó que se desconoce totalmente el nivel de la pesca deportiva, aunque puso en duda el término porque “sabemos que muchos pescadores en nuestros ríos no hacen una pesca con devolución”. En este sentido afirmó que a nivel mundial se estima que un 10% de la población está compuesta por aficionados a la pesca y proyectó este número a nuestra provincia.

“En Santa Fe, donde tenemos tres millones y pico de habitantes, tendríamos 300.000 personas que anualmente van una o dos semanas o semanalmente a pescar al río y extraen algunas piezas. Cuando uno contrapone solamente considerando el lado santafesino, contra la pesca artesanal que estaría compuesta en toda la provincia de Santa Fe, Entre Ríos, Chaco y algo de Corrientes, da unos 10.000 pescadores”, informó el profesional.

Y concluyó: “Cuando uno compara estos números, realmente la pesca deportiva está teniendo un impacto fuerte sobre las poblaciones de peces de la cual desconocemos completamente”.

Finalmente, explicó que la pesca generalmente se mide por unidad de esfuerzo. “Uno puede decir, yo pongo 100 metros de malla, y en condiciones normales se pescan 100 sábalos. Eso no es constante porque el río es un ambiente muy fluctuante en cuanto a niveles: tenemos especies migradoras que por más que la población se mantenga estable las capturas son muy fluctuantes a lo largo del año; pero los indicadores hoy muestran que las capturas por unidades de esfuerzo que se están observando ahora están dentro de la variación normal del sistema”, informó.

En este sentido el doctor en Ciencias Biológicas precisó que a fines del año pasado se observó una disminución de la captura pero que en el ultimo monitoreo que se hizo en marzo hubo un leve repunte.

No obstante, concluyó: “Eso no quiere decir que el sistema esté en buenas condiciones porque la bajante del río es alarmante; pero no se observa una tendencia en los últimos dos años con un decrecimiento continuo”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario