vacunas

Las vacunas Sputnik Vida se producirán a fin de año, con el aporte de la ciencia santafesina

En el CMC del Icivet Litoral validan las primeras dosis de Sputnik Vida para luego escalar su producción y liberar las vacunas 100% argentinas a fin de año

Jueves 01 de Julio de 2021

La producción local de vacunas es una realidad. En la Provincia de Santa Fe, el Centro de Medicina Comparada (CMC) participa de los análisis de validación de los primeros lotes de Sputnik Vida, las vacunas producidas desde cero en Argentina con el aval ruso.

En diálogo con el programa Ahí Vamos (de 9 a 12 por FM 106.3 La Radio de UNO), el director del CMC y vicedecano de FCV-UNL, Hugo Ortega, aseguró que los lotes analizados en la región "ya cumplieron plenamente con lo que esperaban" desde el Instituto Gamelaya.

“Llevamos analizados ya alrededor de ocho y 10 lotes entre ambos componentes. Los lotes pilotos son chicos, de miles de dosis. Una parte se evalúa aquí en el país y lo hacemos nosotros junto a otros laboratorios; es una cadena de ensayos en los cuales participa el Centro de Medicina Comparada y otros laboratorios de Buenos Aires.

Lo que hay que diferenciar con respecto a la Sputnik son las 400.000 dosis que salieron del Richmond, que en realidad son formuladas en el país pero con el principio activo traído de Rusia. La Sputnik Vida será la que se produzca 100 por ciento en Argentina, a partir de la creación de una nueva fábrica.

Embed

Argentina, con vacunas propias

Según el investigador, ya han sido enviados a Rusia varios lotes porque "básicamente tienen que demostrar que la vacuna que están produciendo en Argentina es exactamente igual, en el proceso productivo y en capacidad de generar respuesta inmune, que la producida en Rusia".

Aclaró que, actualmente, el laboratorio Richmond está trayendo el principio activo desde Rusia y formulándolo en Argentina, por lo que todavía no se está produciendo comercialmente vacunas 100% realizadas en el país.

Allí es donde entra la labor del Centro de Medicina Comparada, ubicado en la ciudad de Esperanza, el único centro del país integrado a una institución del sistema científico tecnológico que conjuga las certificaciones y habilitaciones correspondientes a Senasa, Anmat, ISO 9001 y BPL-Ocde.

“Estas vacunas de última generación son producidas por células. Entonces ellas solas pueden ser afectadas por el medio del biorreactor donde se producen, es decir, el “tanque”. Por diferencias de proveedores de insumos y materiales, las plantas argentinas no son exactamente iguales que en Rusia. “Para demostrar que las células se están comportando igual y que se está produciendo la vacuna exactamente igual a la rusa es que se hacen estos ensayos de validación en esta etapa”.

Los primeros lotes que se están produciendo a escala piloto necesitan ser evaluados para luego trasladar sus procedimiento en una nueva planta y ahí sí producirla 100 por ciento en el país. “La tecnología la tienen pero es necesario montar una planta para poder producirla”, dijo Ortega. Sin embargo, calculó que a fin de año ya estaría en funcionamiento.

Si bien el CMC no participa en la parte de escalado y formulación final, “sí sabemos, por contacto con el laboratorio, que ya recibieron el principio activo del componente 2 para formularlo y envasarlo en el país. Estarían disponibles en pocos días”, dijo Ortega.

Embed

Además, en comunicación con UNO, el director del Icivet precisó que “justamente el componente dos cuesta mucho producirlo, por eso hay poco. Cada lote del componente 2 rinde un 20% de lo que rinde un lote del componente 1. Entonces les lleva cinco veces más tiempo producir el componente 2 que el uno”.

Por otro lado confirmó que “hay evidencia de que combinar vacunas mejorarían la respuesta, ya que usar plataformas diferentes evita que la reacción inmune generada tal vez contra alguna plataforma te bloquee la reacción”.

“Aparte es algo que normalmente se hace. Cuando vos te pones una vacuna todos los años vos no te fijas de qué plataforma es la vacuna”, ejemplificó. Mencionó además que algunas vacunas utilizan plataformas iguales a las del componente dos de la Sputnik, y “en ese caso podrían tranquilamente reemplazarse”.

“Lo que te ponés es el antígeno, va a ser siempre el mismo o similar y la respuesta inmune debería ser igual”, remarcó.

Sobre el desarrollo argentino de vacunas, fue tajante: “Tenés la ventaja de que si aparece una nueva cepa la puedas modificar, mientras que con los desarrollos de afuera no es tan fácil”.

Finalmente, con respecto a la variante Delta que ya está circulando en todo el mundo aseguró que por ahora no asusta porque “las vacunas están funcionando, pero el tema es que la gente no vacunada es sensible a cualquier cepa”.

centro de medicina comparada icivet.jpg
Las tareas de validación de la Vacuna Sputnik se llevan a cabo en el Centro de Medicina Comparada (CMC) que forma parte del ICIVET Litoral. El CMC es una plataforma tecnológica única en su tipo en el sistema científico-académico argentino.

Las tareas de validación de la Vacuna Sputnik se llevan a cabo en el Centro de Medicina Comparada (CMC) que forma parte del ICIVET Litoral. El CMC es una plataforma tecnológica única en su tipo en el sistema científico-académico argentino.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario