Santa Fe

Le suspenden las vacaciones en Buzios al represor Carlos Pavón

Tenía los pasajes comprados y el avión partía este viernes. Sin embargo, el Tribunal Oral Federal de Santa Fe hizo lugar a las quejas planteadas por el fiscal Suárez Faisal y por Abuelas de Plaza de Mayo.

Jueves 06 de Junio de 2013

Finalmente, el represor Carlos Enrique Pavón –acusado de suprimir la identidad de María Carolina Guallane, nieta recuperada– no podrá irse de vacaciones a Brasil como tenía pensado. Una expeditiva resolución del Tribunal Oral Federal (el mismo que la semana pasada le concedió el permiso para viajar) hizo lugar a los recursos que presentaron el fiscal general Martín Suárez Faisal, y el abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, Álvaro Baella.

De esta manera, los jueces José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Miguel Abásolo permitieron que la cuestión de fondo, sea resuelta por la Cámara Nacional de Casación Penal, pero hasta entonces suspendieron el beneficio para hacer turismo en el extranjero. “La resolución recurrida no se encuentra firme y por ende, el imputado Pavón no podrá salir del país hasta que la misma se revisada por la Cámara Federal de Casación Penal, debiendo oficiarse a tal efecto a la Dirección Nacional de Migraciones y a la Policía de Seguridad Aeroportuaria”, indicaron los magistrados.

Pavón se desempeñaba como teniente 1º en el Centro de Operaciones Tácticas del Área de Defensa 212 en la ciudad de Santa Fe en 1977, y se encuentra acusado por los delitos de alteración del estado civil de un menor de 10 años, sustracción, retención y ocultación de un menor de 10 años y falsificación ideológica de documento público de la nieta restituida María Carolina Guallane (Paula Cortassa Zapata), cuya madre, Blanca Zapata, fue asesinada y su padre, Enrique Cortassa, desaparecido, por miembros del mismo ejército.

El caso de Carolina

El 11 de febrero de 1977 fuerzas conjuntas del Área 212 allanaron la casa de calle Castelli 4.531, donde vivían Enrique Cortassa, su esposa Blanca Zapata y su pequeña hija Paula. La mujer estaba embarazada a término y recibió un disparo en la cabeza que terminó con su vida. Paula estuvo 10 días en la ilegalidad y fue utilizada para quebrar la voluntad de Enrique Cortassa, quien aún permanece desaparecido. Vera Candioti, entonces juez de Menores, entregó en guarda con fines de adopción a la menor de 18 meses en el marco de actuaciones judiciales irregulares. Paula recuperó su identidad en 1998.

Sin urgencia

En diálogo con Diario UNO, el abogado de María Carolina Guallane durante la investigación, Jorge Daniel Pedraza, adhirió a la postura de la fiscalía y consideró que salir del país con motivos de vacaciones, no es una “urgencia” que justifique otorgar un beneficio tan importante. “La verdad es que éste no era un caso de urgencia, ni mucho menos. No correspondía darle la autorización. Pavón llega a juicio excarcelado porque rige una ley de la época (de cuando se produjo el hecho delictivo) con una pena baja que le permite esperar las audiencias en libertad. No obstante, si se logra condenarlo por el máximo de la pena, sería prisión efectiva”, indicó el letrado.

—¿Cuál fue el rol de Carlos Pavón en el secuestro de María Carolina Guallane?

—A Carolina la devuelven al Juzgado de Menores el 6 de abril de 1977, 54 días después de que la secuestran de la casa donde se produjo el operativo de exterminio, el 11 de febrero del 77. Cuando llega al juzgado, Carolina ya estaba muy mal de salud y con riesgo de vida. Su condición era propia de una situación de haber estado en algún lugar de detención o chupadero. Con el paso de los años y el avance de las investigaciones, hoy creo que la tuvieron en la Comisaría del Menor en Rosario. Ésa es una hipótesis que tengo tras revisar otros casos de menores sustraídos cuando los padres eran asesinados, entre los archivos de la Conadep.

“Cuando ven que la nena estaba tan mal y que debían devolvérsela al juez –y que si le pasaba algo iban a cargar con una responsabilidad muy grande– deciden hacer un cargo antedatado, en complicidad con el juzgado. En lugar de dejar asentado la fecha del viernes 11 de febrero, indican que fue el 4 de febrero, justo una semana antes. Luego surge en las investigaciones y con mucha claridad que el expediente había sido alterado, la fecha estaba hasta borroneada y la habían vuelto a escribir”.

En este sentido, Pedraza sostuvo que las fechas de la nota del Comando de Operaciones Tácticas del Ejército –que estaba al mando de Rolón– tampoco coinciden. De esta manera, se acumularon pruebas muy claras tanto contra Pavón como contra quien fuera el juez de Menores interviniente, Luis María Vera Candioti.

Recientemente el mismo TOF de la ciudad de Santa Fe citó a las partes a comparecer a juicio, en el que se va a juzgar, entre otros, a Pavón y al ex juez de Menores Luis María Vera Candiotti por los delitos padecidos por la hija de Blanca Zapata y de Enrique Cortassa.

La inminencia del inicio del juicio al que Pavón llega procesado por los delitos de “retención y ocultamiento” de una niña desaparecida, “supresión de su identidad” y “falsificación de documento público” y el consecuente riesgo de fuga, motivaron la firme oposición al beneficio de parte del Ministerio Público Fiscal, a cargo de Martín Suárez Faisal y del abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, Álvaro Baella. Ambos, en forma paralela, apelaron la resolución ante la Cámara Nacional de Casación Penal.

La respuesta del fiscal Suárez Faisal fue que la posibilidad de que un procesado por delitos de lesa humanidad pudiera viajar al exterior debía ser una excepción que debe justificarse en razones “concretas, serias y relevantes”. Indicó también que deben evaluarse las particulares características de los hechos por los que se encuentra acusado, la expectativa de la pena, y fundamentalmente el derecho de la víctima a encontrar una respuesta jurisdiccional adecuada. El fiscal solicitó además que se disponga la prohibición del acusado para salir del país. Es que en 2012, Pavón fue autorizado a realizar un viaje a Chile. En aquella oportunidad la fiscalía también se opuso, pero los motivos por los que el juez instructor hizo lugar al pedido se debía a la visita en dicho país de una hija del acusado.

¿Te gustó la nota?