Santa Fe

Liberaron al hombre que le pegó a sus hijos con un cable por perder la tarjeta del plan social

Fue imputado por lesiones leves dolosas, un delito que prevé una pena menor a tres años y es excarcelable.

Viernes 19 de Junio de 2015

El hombre de 34, que fue detenido por haber azotado a dos de sus 10 hijos, de 11 y 13 años con un cable en la espalda, fue imputado este viernes por el fiscal Estanislao Giavedoni por el delito de lesiones leves  dolosas, agravadas por el vínculo.Tras la audiencia, el hombre recuperó su libertad, por tratarse de un delito que prevé una pena menor a los tres años de prisión y por lo tanto es excarcelable. También pesó en la decisión del magistrado que el imputado no tenía antecedentes penales. En el prontuario, sólo figuraba un hurto de ganado ocurrido en el año 2009. Con esta resolución, el imputado ya volvió a su casa de barrio La Ranita, donde convive con su pareja y dos hijitos más chicos, de 3 y 5 años.  

El caso se conoció el jueves, luego de que la expareja y madre de uno de los niños golpeados, Gisela García, denunciara en la comisaría del barrio La Ranita que el hombre había agredido brutalmente a su hijo de 11.  A las pocas horas, la actual pareja del imputado realizó una denuncia similar sobre otro de los chicos,  de 13 años, a quien además, el agresor le había cortado parte de la oreja y no permitió que ella lo llevara al hospital. Este adolescente, es hijo de una primera pareja que tuvo el imputado, cuyo paradero hoy es desconocido.  

El hecho ocurrió en una casilla ubicada en calle Chaco al 6.900, y los chicos contaron que el ataque se desencadenó cuando perdieron una tarjeta social del padre. Cuando las mujeres realizaron la denuncia, se le dio intervención a la fiscalía y también a la Subsecretaría de la Niñez. 

Según explicó ayer el fiscal regional Ricardo Fessia, los tres niños sobre los que se desconoce el paradero de la madre fueron derivados a familias sustitutas hasta que se resuelva una condición más estable. El resto de los niños, quedaron cada uno al cuidado de sus respectivas madres. 

Consultado sobre si se había aplicado alguna medida de restricción, el fiscal Fessia contestó que no, pero que los chicos agredidos estaban fuera de la órbita del imputado, ya que uno de ellos se fue a la casa de su madre y el otro quedó bajo al supervisión de la Subsecretaría de la Niñez.  

¿Te gustó la nota?