Santa Fe

Se reabre el debate por la falta de controles médicos en gimnasios

El deceso de un joven en una clase de crossfit visibilizó la problemática. En Santa Fe no existe ninguna legislación municipal que los exija. La palabra de un médico especialista en cardiología.

Sábado 02 de Agosto de 2014

El pasado lunes el santafesino Manuel López Pujato (26) murió en Buenos Aires mientras efectuaba la entrada en calor de su clase de crossfit, entrenamiento de alta intensidad que está de moda y que realizaba desde hacía cinco meses. Su caso, que repercutió en todo el país, puso en alerta a quienes practican deportes de similar esfuerzo y reabrió el debate sobre la falta de controles médicos en los gimnasios.

En la capital provincial, si bien hay algunos locales dedicados a esta actividad que exigen certificados médicos al momento del ingreso del alumno, no hay ninguna legislación municipal que lo imponga o establezca controles sobre ello. En ese sentido, cabe aclarar que sí existen ordenanzas que rigen ciertas normas para la apertura de este tipo de locales, como la 9.495 que modifica el artículo 2 de la ordenanza 8.950, en el que se exige que el dictado de clases esté a cargo de un profesional idóneo.

“El coordinador de la clase debe estar entrenado para saber qué puede hacer y qué no un alumno de acuerdo a sus condiciones físicas”, explicó, en diálogo con Diario UNO, el presidente de la Cámara de Gimnasios de Santa Fe y propietario de un gimnasio en la peatonal santafesina, Oscar Mastandrea.

“Más allá del certificado –que en su local se exige solo al momento de la inscripción–, lo que buscamos es interrogar al alumno sobre el tipo de actividad que quiere hacer y también lo que ya venía haciendo, porque si por ejemplo viene un chico que hace años no hace nada y nos pide determinada actividad que consideramos intensa, le indicamos acciones progresivas para no sobrecargarlo desde un inicio”, agregó el referente de la Cámara de Gimnasios de la ciudad.

Al respecto, Diario UNO dialogó con la responsable del programa provincial de enfermedades crónicas no transmisibles, Gabriela Sosa, quien aseguró que “toda persona que realice una actividad física, ya sea leve o moderada (gimnasio, caminata, bicicleta) deber realizar una consulta como mínimo al médico generalista para hacer un control; y sí o sí al cardiólogo si se trata de una rutina de alto rendimiento o competitiva, y sobre todo si tiene algún antecedente familiar de infarto o hipertensión”.

Consultado sobre lo que evalúa el especialista para determinar la aptitud física y a través de qué procedimientos, el médico cardiólogo Héctor Yori –matrícula 1.810– detalló: “Todas las personas que van a hacer un ejercicio físico intenso y sean menores de 35 años deberían tener al menos un electrocardiograma, y los mayores de esa edad también una prueba de esfuerzo”.

En ese sentido, el experto explicó: “El 90 por ciento de los pacientes que tienen una miocardiopatía hipertrófica congénita tiene alteraciones en el electrocardiograma, y esa es la causa más frecuente de muerte súbita en un deportista menor de 35 años. Asimismo, la causa más frecuente de muerte súbita en la gente de mayor edad es la enfermedad coronaria. Por eso en ese caso habría que agregar una prueba de esfuerzo (ergometría), que no siempre es del todo predictiva en el tiempo, ya que muestra en realidad en forma indirecta cómo están las arterias coronarias en el momento de la prueba”.

—¿Y qué es lo que puede determinar la imposibilidad de hacer un determinado tipo de deporte?

—No hay ningún examen que por sí solo permita predecir que una persona no puede hacer un deporte. De todas maneras estamos hablando de enfermedades que tienen muy baja incidencia en personas menores de 35 años, ya que los estudios internacionales determinan que hay un caso en cada 200 mil; y en los mayores de 35, dependiendo de los factores de riesgo, hay uno en cada 20 mil. Yo siempre digo que es algo muy infrecuente y lo comparo con los accidentes aéreos, porque son muy raros pero causan mucho impacto cuando se producen.

—¿Considera que sería necesario que haya una legislación que establezca la obligatoriedad de que los deportistas se hagan un chequeo cardiológico antes de iniciar las prácticas?

—Este es un tema de discusión mundial. En Estados Unidos por ejemplo, donde la salud tiene un costo muy elevado, el médico sólo hace el interrogatorio y en base a eso deriva a hacer los estudios si es necesario; en Italia, por su parte, se determinó la obligatoriedad de la ergometría, ecocardiograma y electrocardiograma a través de su sistema de salud social. Con lo cual, y teniendo en cuenta el acceso a la cobertura social privada, porque pedir que esto lo cubra un ente público es un problema por los costos, creo que debería exigirse el electrocardiograma como mínimo, ya que hablamos de un estudio que de tener que hacerlo en forma particular no cuesta más de lo que le puede salir la primera cuota de un gimnasio, y quien tenga obra social lo tiene cubierto.

—¿Y qué pasa con los niños, sobre todo teniendo en cuenta que se los suele enviar a hacer alguna actividad extracurricular?

—Bueno, como ya dijimos hay que hacer una consulta al profesional correspondiente, pero por supuesto que hay que dejar en claro que lo que debe llamar la atención son los síntomas. Es decir, aquellos pacientes que tienen síntomas de falta de aire o de dolor de pecho deben consultar al cardiólogo, pero es muy importante remarcar que está demostrado que el ejercicio físico es muy beneficioso para la salud, mucho más de los riesgos que puede presentar, entonces sería lamentable que por algunos eventos la gente deje de hacer ejercicios. Lo que deben hacer las personas es hacerse un control con un profesional entrenado para saber qué ejercicios puede hacer. Pero no debe dejar de hacerlos porque los beneficios directos e indirectos de la actividad física son muy altos. Por ejemplo, el ejercicio baja la mortalidad y además baja los factores de riesgo coronarios directos, ya que quien los practica en general no fuma, no tiene exceso de peso ni tampoco colesterol.

El pedido de un plan de contingencia

En 2012 la polémica sobre la exigencia de controles médicos ya se había impuesto en los medios de comunicación de Santa Fe a raíz del fallecimiento de dos jugadores de fútbol en las ligas amateurs. En consecuencia fueron muchas las voces que se alzaron, entre ellas la del presidente de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la provincia, Avelino Lago (PyT-FPV), quien presentó un proyecto de ley con la intención de crear un plan de contingencia para la detección, prevención y erradicación de factores de riesgo que puedan provocar la muerte súbita.

Ante este último hecho, el diputado volvió a hacer hincapié en su proyecto y a través de un comunicado informó: “La propuesta tiene por objeto establecer como obligatorio por parte de la autoridad de aplicación, la realización de controles a través de exámenes cardiovasculares y aquellos que resulten complementarios. Se pretende de este modo establecerlo en establecimientos educativos públicos y privados y se hará extensivo a centros deportivos-recreativos, y todas aquellas instituciones públicas y privadas donde se concurra de manera masiva y que tengan fines sociales, para la realización de actividades físicas, incluyendo la implementación de puestos sanitarios ambulantes de emergencia, habilitados y con el equipamiento adecuado, al menos una vez al año, a fin de facilitar y garantizar la realización de dichos exámenes, así como también se capacitará a los jóvenes mayores de 14 años en Resucitación Cardiopulmonar (R.C.P.)”.

En esa misma línea, el legislador apuntó: “De esta manera, gimnasios, centros deportivos, clubes e incluso instituciones educativas deberían tener la cobertura imprescindible para la atención de casos urgentes, plan que se complementaría con la implementación de campañas de concientización en la comunidad, respecto de esta problemática”.

¿Te gustó la nota?