Crisis política

Se define el reemplazo de Guzmán en Economía: siguen las reuniones de Alberto Fernández en Olivos

El presidente retomó este domingo las conversaciones en la residencia oficial para decidir al nuevo equipo económico tras la dimisión del ministro. El diputado Massa llegó a la mañana, se fue al mediodía y regresó por la tarde. También estaban otros funcionarios. Se anunciarían más cambios en el gabinete.

Domingo 03 de Julio de 2022

El presidente Alberto Fernández define este domingo al reemplazante de Martín Guzmán luego de la renuncia del ministro de Economía. Con reuniones que continuaban desde media mañana en la quinta de Olivos se esperan definiciones antes de la apertura de los mercados el lunes.

El propio Jefe de Estado mantuvo encuentros con sus colaboradores más cercanos el sábado y retomó los contactos a primera hora de la mañana del domingo. Sergio Massa llegó a las 11 a Olivos para analizar la continuidad en el área económica y se retiró cerca de las 15 pero al rato regresó. Incluso se mencionaba al diputado nacional con un rol político destacado en un nuevo gabinete, que sería renovado más allá del área económica.

Las novedades y nombres eran objeto de negociación entre los referentes del Frente de Todos, en contacto con gobernadores y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

LEER MÁS: Expectativa por quién reemplazará a Martín Guzmán en Economía

En Olivos también se hicieron presentes después de las 11 de la mañana de este domingo el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; y la vocera presidencial, Gabriela Cerruti. A las 12.30 llegó otro de los hombres cercanos del círculo de Alberto Fernández, el canciller Santiago Cafiero. Más tarde, se sumó el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

Guzmán y equipo

La renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán fue acompañada por la dimisión de los secretarios de Hacienda, Raúl Rigo, de Política Tributaria, Roberto Arias, y de Política Económica, Fernando Morra.

Embed

La carta

“Con la profunda convicción y la confianza en mi visión sobre cuál es el camino que debe seguir la Argentina, seguiré trabajando y actuando por una Patria más justa, libre y soberana”, expresó Guzmán en el tuit en el que acompañó su misiva al mandatario.

“En la economía siempre hay disyuntivas. Esas disyuntivas se acentúan cuando hay instrumentos de menor calidad”, sostuvo el ahora ex ministro al resaltar el esfuerzo realizado para sostener la economía en un marco asfixiante de deuda y de pandemia.

En la misiva a Fernández, Guzmán agradeció la confianza y la oportunidad en el cargo: “Al asumir el gobierno, la Argentina se encontraba sumida en una profunda crisis económica, social y de deuda, y a ello se le agregó primero una pandemia global y luego la actual guerra en Ucrania, que fueron profundamente disruptivas del funcionamiento del sistema económico internacional”.

LEER MÁS: Desde 1983 ningún ministro de Economía culminó el mandato junto al presidente

“Ya en 2022, se llegó a un acuerdo con el Fondo Monetario para poder refinanciar la deuda con el organismo tomada en 2018-2019. El acuerdo también tuvo características absolutamente excepcionales a la luz de la historia entre nuestra República y aquel organismo históricamente dominado por el poderoso establishment financiero internacional”, continuó.

Al respecto, destacó: “Por la nueva legislación que el propio gobierno había propuesto, por primera vez en la historia un acuerdo con el FMI tuvo que ser sometido a la consideración del Congreso de la Nación para su aprobación, que finalmente ocurrió con 80 por ciento de votos afirmativos. Más allá de las incertidumbres que generaron las divisiones en el Parlamento, ese proceso constituyó un paso histórico hacia adelante para la República”.

Escenario

En las últimas semanas la presión sobre Guzmán se había intensificado tanto de parte de los mercados como del ala kirchnerista del gobierno.

La vicepresidenta denunció en un duro discurso un “festival de importaciones”, al que Economía y el Banco Central reaccionaron el lunes pasado instaurando una suerte de supercepo a las importaciones que exacerbó las presiones sobre el dólar y llevó al riesgo país por encima los 2.400 puntos básicos, un nivel casi de default.

Con el supercepo la cartera económica logró que el Banco Central se haga de más de 1.000 millones de dólares en pocas jornadas y dio por cumplidas las metas del segundo trimestre del acuerdo con el FMI.

LEER MÁS: La oposición desparramó críticas al gobierno tras la renuncia del ministro de Economía

Pero la sostenibilidad de la política económica y del propio Guzmán, sin embargo, estaba siendo cada vez más comprometida.

Además, ya había tenido problemas serios para sostener el financiamiento del programa económico a través de la colocación de bonos en pesos ajustables por inflación.

La evidencia de que el conflicto entre el presidente —su sostén político— y la vice —su principal cuestionadora— no dio ningún signo de tregua.

En las últimas semanas, además, Cristina mantuvo reuniones con economistas de corte más ortodoxo, como el ex presidente del Banco Central Martín Redrado y el titular del Ieral, Carlos Melconian, severos críticos de Guzmán y, más en general, de la gestión de Fernández.

Además, a principios de junio, la eyección del gabinete de Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) había dejado a Guzmán sin su principal aliado en el gabinete y en el cada vez más inestable vereda albertista.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario