Unión

Unión sufrió el efecto Clásico y no tuvo respuestas ante Banfield

El Tate, que ganaba con un gol de Lucas Gamba (PT 4'), pagó muy caro sus gruesos errores defensivos y perdió por 3-1 frente al Taladro en el sur del Gran Buenos Aires. Darío Cvitanich (PT 11'), Nicolás Bertolo (PT 28') y Emanuel Cecchini lo dieron vuelta.

Viernes 24 de Marzo de 2017

Unión profundizó su mal momento con una dura derrota en el sur del Gran Buenos Aires. El que lo aprovechó fue Banfield, que se impuso por 3-1 con los goles de Darío Cvitanich (PT 11'), Nicolás Bertolo (PT 28') y Emanuel Cecchini (ST 11'). El Tate lo ganaba con un gol de Lucas Gamba (PT 5') pero no lo pudo aguantar y se volvió con su segunda derrota consecutiva, tras la cosechada el fin de semana pasado frente a Colón en el estadio 15 de Abril.

Una de las tantas máximas del fútbol reza que luego de un golpe significativo como puede ser la derrota en un Clásico lo mejor que le puede suceder a un equipo es tener una rápida revancha. Esto le pasó a Unión que tenía la chance de levantar cabeza tras la inesperada caída frente al Sabalero. Encima enfrente estaba el Taladro, que atraviesa un duro presente institucional y había arrancado el 2017 con dos derrotas (Boca y Olimpo), por lo que la ocasión se presentaba propicia para lograr su cometido.

Sin embargo, el Tate pagó muy caro sus errores defensivos, sobre todo en el primer tiempo. Esta vez ya no fueron distracciones de marca en las pelotas paradas como le sucedió ante el Sabalero, sino que se trató de malas coberturas o cierres a destiempo de los jugadores de la última línea. Encima el medio fue una zona de tránsito, mientras que los jugadores de la ofensiva no tuvieron peso en el arco contrario. Además, la velocidad de los delanteros de Banfield fue un problema sin solución, mientras que la sociedad entre Bertolo y Cvitanich le comenzó a dar sus frutos al equipo del sur bonaerense.

Pero el Tate se puso arriba rápidamente. Si bien fue Banfield quien tomó la iniciativa de entrada, tras un gran centro de Bruno Pittón -desequilibrante en el primer cuarto de hora-, Franco Soldano no alcanzó a conectar el balón y Gamba ingresando por el segundo palo estableció el inesperado 1-0.

El equipo de Juan Pablo Pumpido aprovechó ese rabioso arranque y tuvo dos claritas para aumentar la diferencia. Primero no llegó a conectar Gamba por el segundo palo, mientras que en la siguiente otro centro de Bruno Pittón encontró a su hermano Mauro, quien desde una posición inmejorable sacó un fuerte remate que encontró una fenomenal respuesta del arquero Hilario Navarro.

La respuesta de Banfield fue letal para la defensa rojiblanca, ya que Bertolo le ganó a Emanuel Britez, encaró para el medio, y cuando lo salieron a presionar los defensores rojiblancos se la cedió a Cvitanich, quien hizo pasar de largo a Leonardo Sánchez con un movimiento y sacó un gran remate que se incrustó en el arco de Nereo Fernández.

Los minutos que le siguieron al gol del empate fue lo mejor del Taladro, que siempre que se lo propuso desnudó todas las fragilidades del conjunto santafesino. Hasta que en la segunda jugada clara de gol concretó el segundo. Esta vez los protagonistas del primer tanto cambiaron los roles y Cvitanich se vistió de enganche para asistir a Bertolo, quien le ganó en velocidad a Britez y cara a cara frente a Nereo puso el 2-1. Fue un golpe duro de asimilar para el Tate, que ya no tuvo tantas respuestas para llegar al empate.

Sin embargo, en medio del sometimiento que le imprimía el Taladro, Unión la tuvo en dos contras. En la primera, tras un gran pase de Mauro Pittón, Gamba se escapó por derecha, mandó el centro al corazón del área donde le cayó a Martín Rivero. El exvolante de Aldosivi y Rosario Central se enredó con la pelota y terminó en el piso. Mientras que en la siguiente el que la tuvo fue Britez, quien hizo la heroica en ataque, eludió a un defensor y sacó un potente derechazo cruzado que se fue muy cerca del segundo palo del arco local.

No le encontró la vuelta

Para el arranque del complemento Pumpido metió mano en el equipo y mandó a la cancha a Guido Vadalá por un desconocido Rivero. El Tate mejoró mucho en volumen ofensivo y la tuvo en los primeros minutos con Franco Soldano. Luego, el jugador de la Juventus de Italia estuvo cerca de lograr el empate a los 8 minutos.

Pero un nuevo descuido defensivo terminó con toda ambición rojiblanca. Una nueva pelota jugada a las espaldas de los defensores santafesinos encontró a Cvitanich solo por la derecha, se la cedió para Bertolo que ingresaba en libertad por el medio pero le erró a la pelota. El rebote le quedó al juvenil Cecchini, quien con Nereo en el piso revolcándose del dolor en uno de sus tobillos estableció el letal 3-1.

Ese tanto fue un golpe de nocaut para las aspiraciones de Unión, ya que si bien nunca se rindió y siguió yendo en procura del descuento, no tuvo ideas para poder conseguirlo. Leo Sánchez se instaló de nueve, Vadalá siempre la pidió y trató de encarar pero Banfield jugó en el terreno que más le conviene. Encima nunca se resignó a la posibilidad de seguir marcando goles por lo que se hizo un partido de ida y vuelta, donde la mitad de la cancha fue una mera zona de tránsito.

Sobre el final el ingresado Martín Lucero se pasó de rosca y le metió un codazo en el rostro a Britez, por lo que Vigliano le mostró la tarjeta roja. El árbitro dio cinco minutos de adición pero el Tate no tuvo chances para ponerle pimienta a los últimos minutos. Encima el fondo del Taladro se cerró aún más y ya no hubo tiempo para más.

Un claro indicio de lo mal que cayó esta derrota es que Juan Pablo Pumpido (sufrió su tercera caída desde que dirige al Tate) se fue sin brindar declaraciones. Ahora será tiempo de barajar y dar de nuevo. En el horizonte aparece el peligroso Talleres de Frank Darío Kudelka, que en condición de visitante viene de bajar al puntero Boca en La Bombonera. El DT rojiblanco deberá agudizar el ingenio y pergeñar la mejor fórmula para retomar al camino de la victoria, ese que en la primera parte del campeonato lo mostró como un equipo serio y con serias chances de pelear por ingresar por primera vez a un torneo internacional.

¿Te gustó la nota?