Invasión de Rusia a Ucrania

Cadena perpetua para el soldado ruso por crímenes de guerra en Ucrania

En un juicio exprés para el primer soldado ruso procesado por crímenes de guerra en Ucrania, el tribunal lo halló culpable y fue sentenciado a cadena perpetua

Lunes 23 de Mayo de 2022

Se realizó un juicio exprés para el primer soldado ruso procesado por crímenes de guerra en Ucrania cuando se cumplen casi tres meses de la invasión de Rusia. En menos de una semana desde el inicio del juicio, el tribunal halló culpable y fue sentenciado a cadena perpetua al sargento Vadim Shishimarin, de 21 años, por el asesinato de un civil desarmado en la región de Sumi, en el norte del país, según informó el portal ucraniano Ukrinform.

Embed

Shishimarin, originario de la ciudad de Irkutsk, en Siberia, se había declarado culpable y había ofrecido una descripción detallada de los hechos en la apertura de su juicio, la pasada semana, en la que confesó haber disparado con su metralleta un hombre de 62 años, junto a su casa, en el pueblo de Chupakhivka, el 28 de febrero, cuatro días después del inicio de la invasión rusa. Mató a Oleksandr Shelipov desde un vehículo en el que iba con tres soldados, uno de los cuales le dio la orden por miedo a que la víctima los delatara, él se negó, pero el otro insistió, según confesó el mismo procesado. Le disparó entre tres y cuatro veces.

El Tribunal del Distrito de Solomianski, en Kiev, declaró culpable al procesado de acuerdo al artículo 438 del Código Penal de Ucrania, relativo al maltrato o muerte de prisioneros de guerra o civiles. Consideró además, que el soldado había incurrido en homicidio premeditado y le aplicó la máxima pena prevista para este cargo, la de cadena perpetua.

soldado Ucrania crímenes de guerra1.jpg

El abogado había pedido para su defendido la libre absolución y alegado una serie de atenuantes debidas a las circunstancias de la intervención armada. La fiscalía, por su parte, argumentó que el soldado actuó en plena consciencia de sus actos y solicitó para él la máxima pena prevista.

El militar, comandante de la unidad 32.010 de la cuarta división acorazada de la Guardia Kantemirovskaya de la región de Moscú, estaba al mando de una pequeña unidad dentro de una división de tanques cuando su convoy fue atacado. En su huida, robó un automóvil con otros cuatro soldados. Mientras conducían cerca de Choupakhivka, se encontraron con la víctima, que iba empujando una bicicleta y hablando por teléfono cuando fue tiroteado.

La viuda de Shelipov tuvo ocasión la semana pasada de pedir explicaciones al acusado, quien por su parte le pidió perdón. En su confesión previa al juicio, Shishimarin había dicho que se había alistado al Ejército ruso para ayudar económicamente a su madre.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario