Fractura en el gobierno

Versiones cruzadas sobre la renuncia del ministro del Interior, Wado De Pedro

El ministro del Interior fue el que desencadenó, con su oferta de dimisión, la crisis política en el gobierno. Hoy no estuvo en su oficina. Alberto blanqueó su malestar con Cristina

Jueves 16 de Septiembre de 2021

Eduardo Wado de Pedro, el ministro que desencadenó la catarata de funcionarios que pusieron a su disposición su renuncia, está en el centro de todas las miradas y de las versiones cruzadas.

Mientras algunas informaciones dan por hecho que el referente de La Cámpora no seguirá en el gobierno, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, negó que el presidente Alberto Fernández haya aceptado su dimisión, como así también de los otros funcionarios que hicieron público su decisión de alejarse del Ejecutivo.

Por lo pronto, el ministro del Interior no ocupó hoy su despacho en la Casa Rosada y su destino por estas horas sigue siendo una incógnita.

LEER MÁS: Alberto Fernández: "La gestión seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente"

La crisis política en que se sumió el gobernante Frente de Todos luego de la derrota electoral de las Paso sigue tensionando a las más altas esferas del poder. El presidente, que eligió Twitter para responder públicamente el desbande interno, mantuvo ayer reuniones en Olivos y en La Casa Rosada con gobernadores de provincia. Por la mañana recibió a Sergio Uñac (San Juan) y por la tarde hizo lo propio con Juan Manzur (Tucumán). Algunos especulan que están reuniones tendrán que ver con buscar un sucesor de De Pedro.

Mientras las versiones arrecian sin pausa, el presidente busca acomodarse como puede al cimbronazo de las renuncias en masa que provocó el kirchnerismo, su principal aliado en la coalición de gobierno.

Por caso, hoy dejaron trascender algunas de sus opiniones sobre el problema que amenaza con desguazar su poder. Según consigna Página 12, a través del periodista Mario Wainfeld, Alberto Fernández, que tenía pensado hacer cambios en el gabinete, se sintió presionado por Cristina Kirchner.

“Ella (por Cristina) me conoce, sabe que por las buenas a mí me sacan cualquier cosa. Con presiones, no me van a obligar”, habría dejado entrever el presidente. También, según escribe Wainfeld, Alberto Fernández utilizó una metáfora del TC 2000 para graficar el apuro del kirchnerismo para motorizar los cambios luego de la derrota del domingo: “Aceleraron en el barro y, claro, quedaron empantanados”.

Por lo pronto, el presidente sigue en la Casa Rosada en reuniones en continuado y con un enorme signo de interrogación sobre el futuro de su gobierno.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario