Información General

El Gobierno creó una dirección nacional para estudiar el Cannabis

Fue publicado en el Boletín Oficial y se enfocará en sus propiedades medicinales; está cargo del doctor Diego Sarasola.

Miércoles 27 de Septiembre de 2017

El uso medicinal de la planta de cannabis ya es legal en la Argentina, pero los alcances aún no están delimitados y por eso el Gobierno decidió nombrar un director del Programa nacional para el estudio y la investigación del uso medicinal de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales.

En Odisea Argentina , por LN+, se dio a conocer quién será la persona a cargo de la flamante dirección que tendrá una vigencia, en principio, de 180 días, que ya comenzaron el 9 de agosto pasado.

Para poder acceder al material de estudio, es decir a las plantas de cannabis, el Gobierno autorizó al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y al Conicet poder cultivar las plantas que serán investigadas por el equipo que dirigirá el médico especialista en Psiquiatría y Psicología Médica.

•LEER MÁS: Reglamentan parcialmente la ley que autoriza el uso medicinal del cannabis

El Programa Nacional para el Estudio y la Investigación de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales actuará en el ámbito de la Secretaría de Políticas, Regulación e institutos del Ministerio de Salud de la Nación y "será dirigido por un profesional médico calificado y con experiencia en investigación o gestión de la investigación, o en especialidades afines, con rango de director nacional", decía la reglamentación de la norma que se dio a conocer hace cuatro días.

Una ley reglamentada a medias

La semana pasada el Gobierno reglamentó en forma parcial la ley 27.350, que había sido sancionada por unanimidad en el Senado el 29 de marzo último.

A través del decreto 738/2017, publicado la semana pasada en el Boletín Oficial , el Poder Ejecutivo aprobó la reglamentación parcial: no fueron reglamentados los incisos b, e, f, g, h, i, j, k y l del artículo 3° ni los artículos 5°, 10°, 11° ni 12°.

Quedaron sin reglamentar los siguientes objetivos del Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la planta de cannabis:

(B): Promover medidas de concientización dirigidas a la población en general.

(E): Desarrollar evidencia científica sobre diferentes alternativas terapéuticas a problemas de salud, que no abordan los tratamientos médicos convencionales

(F): Investigar los fines terapéuticos y científicos de la planta de cannabis y sus derivados en la terapéutica humana.

•LEER MÁS: Capacitarán a médicos de hospitales santafesinos sobre tratamientos con cannabis

(G): Comprobar la eficacia de la intervención estudiada, o recoger datos sobre sus propiedades y el impacto en el organismo humano.

(H): Establecer la eficacia para cada indicación terapéutica, que permita el uso adecuado y la universalización del acceso al tratamiento

(I): Conocer los efectos secundarios del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados, y establecer la seguridad y las limitaciones para su uso, promoviendo el cuidado de la población en su conjunto

(J): Propiciar la participación e incorporación voluntaria de los pacientes que presenten las patologías que la autoridad de aplicación determine y/o el profesional médico de hospital público indique, y de sus familiares, quienes podrán aportar su experiencia, conocimiento empírico, vivencias y métodos utilizados para su autocuidado

(K): Proveer asesoramiento, cobertura adecuada y completo seguimiento del tratamiento a la población afectada que participe del programa

(L): Contribuir a la capacitación continua de profesionales de la salud en todo lo referente al cuidado integral de las personas que presentan las patologías involucradas, a la mejora de su calidad de vida, y al uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados.

Los artículos 5°, 10°, 11° y 12°, que tampoco fueron reglamentados, contemplan la promoción de la ley en las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el impulso del Estado de "la producción pública de cannabis en todas sus variedades y su eventual industrialización en cantidades suficientes para su uso exclusivamente medicinal, terapéutico y de investigación"; las previsiones presupuestarias necesarias para el cumplimiento de la ley y la invitación a las provincias y la CABA para que se incorporen al programa.

La norma había sido sancionada en el Senado por 58 votos y había sido festejada por más de un centenar de organizaciones de familiares de pacientes que sufren patologías dolorosas o con consecuencias severas y que pueden ser aliviadas por el suministro de los derivados del cannabis.

La Nación

¿Te gustó la nota?