Salud

Faringoamigdalitis: piden uso de los test de diagnóstico rápido

Lo dice el Colegio de Bioquímicos. El uso inadecuado de antibióticos contribuye a aumentar la resistencia de las bacterias.

Jueves 11 de Julio de 2019

El uso inadecuado de antibióticos contribuye a aumentar la resistencia de las bacterias a los mismos, haciendo que, cuando son realmente necesarios, no se muestren tan efectivos. Por ello, el manejo de test rápidos de detección en determinadas patologías surge como una herramienta de gran utilidad. Un buen ejemplo lo representan las faringoamigadilitis, que pueden estar causadas por bacterias como el estreptococo, siendo necesario un tratamiento antibiótico, o por virus, donde sería totalmente ineficaz.

El manejo del test para Streptococo Pyogenes permite en sólo cinco minutos detectar en la misma consulta del pediatra aquellas faringoamigadilitis producidas por esta bacteria y que, por tanto, precisan de antibiótico.

El dispositivo funciona de manera muy sencilla. Así, se toma una muestra de la garganta directamente de la faringe y amígdalas de una forma totalmente indolora. Después se procesa en un pequeño tubo dotado de unos reactivos y a los cinco minutos se observa si la banda que confirma infección bacteriana y la testigo se han coloreado. Si ambas son positivas es porque la infección es provocada por estreptococo.

faringoamigdalitis 2.jpg
Imagen ilkustrativa.
Imagen ilkustrativa.

La disponibilidad de un test que permita un diagnóstico rápido del germen causante del proceso infeccioso permite al pediatra seleccionar aquellos pacientes que se van a beneficiar de una terapia antibiótica, “evitando el sobretratamiento de procesos virales, lo que, además, puede conllevar la aparición de resistencias”.

Profesionales bioquímicos destacan que la utilización de los test rápidos para el diagnóstico de infección por Estreptococo beta hemolítico “se ha ido extendiendo de forma que, en muchos centros de salud y hospitales, es una medida diagnóstica de gran utilidad cuando se realiza siguiendo unos criterios clínicos”. De hecho, cuando la prueba se realiza en niños (especialmente), que presentan fiebre alta, dolor de garganta, aumento del tamaño de los ganglios (que son dolorosos), ausencia de síntomas catarrales y edad superior a los 3-4 años, junto con dolor abdominal y cefalea, “hacen muy probable que la

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario