Judiciales

Caso Mingarini: pidieron la nulidad de la resolución porque el juez fue "arbitrario e irrazonable"

Se trata del caso en que el juez Rodolfo Mingarini desestimó la prisión preventiva de un imputado por abuso sexual con acceso carnal "porque usó preservativo". Sigue en libertad el imputado.

Lunes 05 de Julio de 2021

Este lunes a las 16 se realizó la audiencia de apelación a la resolución de Rodolfo Mingarini en los Tribunales de Santa Fe. Desde el Ministerio Público de la Acusación se solicitó la nulidad de la medida impuestas por el magistrado por ser "arbitrarias e irrazonables". El imputado sigue en libertad con medidas restrictivas. El juez de segunda instancia Fernando Gentile Bersano escuchó los argumentos de la fiscalía y de la defensa. A partir de ahora analizará el caso y comunicará su decisión a las partes. La resolución estaría luego de la feria judicial.

El imputado L.E.S. está en libertad con medidas restrictivas (no se podía acercar a la víctima y pagó una fianza de 250 mil pesos) desde el 30 de mayo, fecha de la polémica resolución de Mingarini. Cabe recordar que este juez dejó en libertad durante una audiencia de medidas cautelares al hombre que fue imputado por violación. Entre sus argumentos dijo que no entendía cómo el agresor tuvo tiempo de ponerse un preservativo al momento del ataque, al mismo tiempo que sostuvo que “no hay discusión del acceso carnal”.

En representación del Ministerio Público de la Acusación apelaron los fiscales Celeste Minniti, Alejandra Del Río Ayala, Matías Broggi y Roberto Olcese, pero quien actuó este lunes fue Jorge Nessier; y el abogado defensor fue José Mohamad.

mingarini.jpg

El caso

En abril de este año una mujer denunció que un albañil que trabajaba en la cuadra ingresó a su casa y la abusó sexualmente. Dijo textualmente ante la policía: “Me violaron”. Del informe psicológico que le realizó una profesional de la salud mental, presentado en la audiencia de medidas cautelares por la fiscalía, se desprende que “la víctima se encuentra orientada en tiempo y espacio, sin alteraciones en la memoria, ni alteraciones sensoperceptivas y que además a lo largo de su relato se pueden registrar varios momentos de angustia en relación a que iba contando lo sucedido”.

Asimismo el examen médico legal que le realizaron a la mujer da cuenta de lesiones compatibles con un abuso sexual, además de otros golpes en su cuerpo relatados en la denuncia y se halló material biológico del hombre, según se detalló desde el Ministerio Público de la Acusación en la audiencia. El imputado se entregó a la policía una vez que se enteró que era buscado y nunca negó “la relación sexual”.

Mingarini argumentó durante una audiencia realizada la última semana de mayo: “No puedo relacionar y entrar en la lógica de colocarse el profiláctico para tener esta relación cuando tiene que estar sometiendo a la víctima”. Cabe destacar que la defensa del agresor nunca realizó este planteo.

“Podemos pensar que habría habido relaciones forzadas, pero no puedo entender cómo si va a tener relaciones forzadas, empujándola, sometiéndola, se toma el tiempo, no puedo reconstruir cómo hace para colocarse el profiláctico y luego avanzar sobre el cuerpo de la víctima que según lo que está acá, se negaba. La verdad es que ahí es donde me genera la mayor duda”, agregó el juez entre sus argumentos.

Y concluyó el magistrado antes de liberarlo: “Realmente es posible que haya habido esta relación no consentida, es posible, pero no tenemos suficiente evidencia para considerarla probable”.

La audiencia pública fue el domingo 30 y duró cerca de dos horas. En varias ocasiones hubo discusiones entre las partes por problemas en la conexión de internet y por dificultades en entender la cronología de los hechos. Mingarini desestimó los exámenes de medicina legal al sostener que “las lesiones que tiene a nivel genital no se condicen con un acceso carnal, una penetración forzada, tenemos que atenernos a lo que nos dice la víctima”, sin entrar en más detalles.

Desde el MPA apelaron esta resolución con varios argumentos, entre ellos, observaron: "Las frases de «una violencia tal» y «ejercer la violencia de modo tal de someterla» implican una referencia implícita a una exigencia de que la violencia desplegada sea de cierta magnitud. Debe quedar en claro que la tipificación penal no establece en ningún sentido una exigencia de magnitud, ni tampoco, valga la aclaración porque también en tal yerro se incurre, la persistencia o continuidad de la violencia que se despliega. De esta forma, la violencia como medio comisivo del abuso sexual debe ser aquella que impida el consentimiento libre, ni más ni menos, la que para ser valorada deben tenerse en cuenta las circunstancias del hecho, las condiciones de la víctima, ya que no existen dos personas que reaccionen de idéntico modo ante un mismo estímulo y, por ello, la afectación del consentimiento debe existir en el caso concreto aun cuando ante la construcción ideal de una persona promedio no fuera esperable que se vea intimidada o afectada su decisión".

"Corresponde que se comience a pensar en cómo acciones históricamente acontecidas afectaron a víctimas de carne y hueso, dejando la construcción teórica y la especulación sobre la afectación para el campo de la dogmática, ya que a diferencia de los autores que pueden postular situaciones imaginarias, los jueces se encuentran frente a sucesos reales", agregaron los cuatro fiscales.

• LEER MÁS: Veinte diputadas denunciaron a Mingarini en la Procuración General

En relación al análisis sobre la violación denunciada y los comentarios de Mingarini sobre el uso del profiláctico, explicaron en la apelación: "El tipo penal no exige resistencia alguna. Menos aún, podría exigir una resistencia en todo momento, heroica, continua, hasta el último aliento de la víctima, que sí es la que parece estar exigiendo el juez, por lo que es perfectamente posible colocarse un preservativo en circunstancias como las descriptas. Agravia entonces que el magistrado infiera, sin que sea un planteo que haya realizado la defensa ni existiendo evidencia en que sustentarse, que en el momento en que el imputado se coloca el preservativo, dejó de ejercer esa violencia que estaba ejerciendo sobre su víctima, lo que lo lleva a concluir la ausencia del medio comisivo".

"Olvida que puede haber quedado paralizada por el miedo o que puede haber reaccionado de cualquier otra forma, ya que no existe una única reacción, menos aún una reacción correcta, al igual que no existe una única víctima", aportaron.

Al mismo tiempo, en la apelación sostienen que hubo peritajes médicos y psicológicos que constatan lesiones en diferentes partes del cuerpo que coinciden con las de un abuso sexual con acceso carnal y que Mingarini omitió estas pruebas al momento de la audiencia. "La argumentación del juez deja dudas. Puede que al magistrado no le haya interesado el caso que se llevó a audiencia y por lo tanto no prestó la debida atención, puede que lo que haya pretendido indicar, pero que no dijo, es que las lesiones halladas nada tienen que ver con un abuso, lo que por el tipo de heridas, su ubicación y la confrontación con el relato de la víctima, sería un absurdo. Omite, además, en su valoración las lesiones compatibles con la resistencia que le exige a la víctima ante el supuesto de violación".

En esta línea, en varios tramos del documento se plasma que "se evidencia su razonamiento sin perspectiva de género" y ponen especial atención a que el magistrado se expresó sobre la violación, como denunció la víctima, como a una relación sexual. Además hay críticas sobre la no escucha en varias ocasiones, en especial, al momento en que se describió que la víctima no conocía al imputado por su nombre, solo de vista. "Más allá de que sus conclusiones no se fundan en evidencia alguna, lo cierto es que incluso, se apoya exclusivamente en los dichos del imputado para refutar todo el plexo evidencial. Lo hace, guiado por premisas que tradicionalmente han sido utilizadas para responsabilizar a las víctimas de este tipo de delitos, y juzgar sus comportamientos antes, durante, o después de las violaciones sexuales", sostuvieron desde la fiscalía al apelar el fallo de Mingarini.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario