Santa Fe Violenta

Comienzan a revelar el trasfondo de la desaparición y muerte de Caterina en 2013

La adolescente santafesina era obligada a prostituirse por su pareja con quien tenía un hijo. Sus restos fueron identificados la semana pasada después de nueve años de su desaparición.

Jueves 17 de Marzo de 2022

Este mediodía se realizó la audiencia imputativa de Cristian Alejandro K. (31 años) y de Luciano Fernando R. (46) en el marco de una investigación por la muerte de Caterina Eugenia Giménez en 2013. La joven desapareció a mediados de agosto de ese año del barrio Guadalupe Oeste en la ciudad de Santa Fe. Desde ese momento su mamá fue a comisarías, a Tribunales y otros organismos del Ejecutivo para que la ayuden a encontrar a su hija, que además, en ese momento tenía un bebé de ocho meses. Pero la mujer no logró obtener información, ni avances en la causa hasta septiembre de 2021 cuando la Brigada de Femicidios y la Unidad Fiscal de Género tomó el caso para investigarlo.

Quien alquiló la casa en agosto de 2013, donde seis años más tarde encontraron los restos de Caterina, fue Luciano Fernando R.. La calificación legal que le imputaron fue "autor de encubrimiento agravado". Sobre los hechos, la fiscal Alejandra del Río Ayala detalló: "realizó un pozo en el garaje para realizar reparaciones y aprovechó para permitir enterrar el cuerpo de Caterina en la vivienda que alquiló (en Aristóbulo del Valle al 7700) como modo de hacer desaparecer el mismo a sabiendas que la habían asesinado tratándose de una niña explotada sexualmente por su pareja, con un hijo a cargo y con consumos problemáticos a causa de su actividad de las que tenía conocimiento".

Identificaron los restos de una chica desaparecida en 2013 en la ciudad de Santa Fe

Cristian Alejandro K. era la pareja de Caterina cuando ella tenía 16 años y él 22. Tenían un hijo en común que la joven tuvo a los 15. En la audiencia de este jueves la fiscalía describió que este hombre la obligó a prostituirse a diario entre el 2012 y el 17 de agosto del 2013 en la zona de Aristóbulo del Valle y Larrea. "Cristian conseguía los clientes, controlaba sus movimientos y se quedaba con el dinero", relató Del Río Ayala. Además la fiscal dijo que esta explotación fue en el marco de una relación de convivencia, con un hijo en común de pocos meses de vida, siendo Caterina menor de edad, que padecía de adicciones y con una historia previa que la tuvo como víctima de explotación sexual infantil.

"Utilizó golpes y amenazas de muerte para alejarla de su familia y amistades", aportó Del Río Ayala. En esta línea lo imputó con la calificación legal de ser "autor de promoción agravada por la violencia, amenazas, abuso de situación de vulnerabilidad, conviviente y por la edad en concurso real con explotación de la prostitución ajena agravada por violencia, amenazas, abuso de situación de vulnerabilidad, conviviente y por la edad".

La audiencia estuvo a cargo del juez Jorge Patrizi. Los imputados tienen cada uno su abogado particular que estuvieron presentes. Luis Carlos Rittiner para Cristian y Juan José Patiño para Luciano. En representación del Ministerio Público de la Acusación estuvo Del Río Ayala y Matías Broggi. Este viernes será la audiencia de prisión preventiva.

Desaparecida

El primer día de marzo de 2019 una familia de Aristóbulo del Valle al 7700 llamó a la policía para dar aviso del hallazgo de restos que parecían humanos durante la reconstrucción de una casa. Levantaron el piso de hormigón y había huesos. En ese primer momento la fiscal que intervino fue Cristina Ferraro de Homicidios junto a la policía científica. La funcionaria, por protocolo, envió lo encontrado al prestigioso Equipo de Antropología Forense Argentino (EAFA). Los resultados no pudieron determinar ni la causa de muerte, ni el tiempo en que ocurrió, ni quién era. Sí los estudios arrojaron que se trataba de una mujer de entre 14 y 18 años de entre 1,55 y 1,60 metros de altura.

A partir de la noticia de ese hallazgo, la mamá de Caterina emprendió un rally por Tribunales, la Unidad Fiscal de Homicidios y la policía para que investiguen si esa era su hija. La zona era donde desarrollaba el trabajo sexual (se investiga si era explotada), y cerca de donde fue vista por última vez. Pero los investigadores de ese momento descartaron las sospechas porque "no hubo indicios" para sostener que era Caterina, de acuerdo al relato de fuentes policiales. No le creyeron. Mientras, la mamá de Caterina siguió en la búsqueda, al mismo tiempo que se hizo cargo sola de su nieto.

En abril de 2021 se creó la Brigada de Femicidios, a cargo de la inspectora Ángela Bruschini, que investiga bajo las órdenes de la Unidad Fiscal de Género Familiar y Sexual. Todos los casos de muertes violentas de mujeres o casos no resueltos de posibles femicidios de años atrás pasaron a ser investigados por este nuevo brazo de la Agencia de Trata de de Personas y Violencia de Género de la Región I de la Agencia de Investigación Criminal. Entre ellos están los restos encontrados en 2019 en Guadalupe Oeste.

"Al caso lo reabrimos en septiembre de 2021. Encontramos en el legajo a esta mujer que había expresado su parecer, que lloró la desaparición de su hija hasta hoy. No hubo perspectiva de género antes. No vincularon la casa, ni el hallazgo de los restos óseos, con esta niña desaparecida en 2013. Continuamos con la investigación con entrevistas, tareas de campo, de inteligencia, hicimos muchísimas cosas para poder encontrar indicios de vínculos entre la chica y la casa, o la zona. Antes de fin de año ya teníamos motivos junto con la fiscal Alejandra Del Río Ayala que podía llegar a ser ella", contó Bruschini a UNO.

"Siento en mi corazón que es ella. Es mi hija, la quiero velar", manifestó la mujer a las investigadoras. En diciembre del 2021 se hizo el cotejo de ADN por primera vez de la señora y del hijo de Caterina con los restos. Les hicieron una extracción de sangre en Tribunales, y al trabajo lo hizo el equipo forense local en conjunto con EAFA. La Brigada de Femicidios obtuvo los resultados esta semana. Es Caterina. Su familia fue informada este 10 de marzo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario