Ovación

Libertadores: la superfinal eterna entre River y Boca termina en Madrid

Tras la violencia, la polémica y las idas y vueltas, la Copa se definirá desde las 16.30, hora argentina.

Domingo 09 de Diciembre de 2018

El superclásico eterno, la final del mundo, el partido con más vueltas que un caracol, ese, no es más que un encuentro de fútbol y todo indica que se jugará hoy. River y Boca animarán la inédita definición de la Copa Libertadores de América en la lejana Madrid, desde las 16.30 hora argentina (hace falta aclararlo), con público de ambos equipos y bajo un riguroso operativo de seguridad.

El superclásico argentino subirá a escena en el estadio Santiago Bernabeu. Sí, en la casa del Real Madrid, a unos 10.000 kilómetros del sitio que había sido contemplado inicialmente.

La vuelta de la final se trasladó a la capital española tras los hechos de violencia que malograron su disputa en Buenos Aires hace dos semanas, cuando varios jugadores de Boca resultaron con heridas antes del partido luego de que hinchas de River agredieran con piedras, botellas y palos el ómnibus que trasladaba a la delegación xeneize al estadio Monumental. La ida de esta serie final, con Boca de anfitrión en la Bombonera, había terminado con un empate 2 a 2.

Que los dos grandes de Argentina no hayan podido definir un cruce inédito con el título continental de por medio es un fracaso más del fútbol vernáculo, una deshonra para el deporte más popular del país, ya que las circunstancias y los obstáculos a lo largo del último mes sólo sirven para dejar en evidencia el caos imperante en el fútbol argentino.

Se aguarda la presencia de 25.000 hinchas de cada uno en el Bernabeu, muchos de los que ayer ya revolucionaron las calles de la capital española.

Con tradicionales banderas y bombos, los hinchas xeneizes fueron a saludar a los jugadores al céntrico hotel en el que se hospedan. La hinchada de River, en tanto, se congregó anoche entonando cantitos de aliento en la icónica Plaza del Sol.


Ayer también el más reciente intento de Boca de ser proclamado campeón sin jugar hoy no prosperó cuando el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) rechazó el pedido para que se suspendiera el partido de vuelta. Boca apeló ante el TAS el viernes, luego de que la Conmebol dictaminara en contra de descalificar a River del torneo por los incidentes que ocurrieron en el Monumental.

Las autoridades españoles están en alerta máxima, ya que esperan entre 400 y 500 barrabravas en Madrid. Se movilizarán 4.000 agentes de seguridad para un partido considerado de alto riesgo, un dispositivo que supera la magnitud de lo que se hace cuando Real Madrid y Barcelona disputan el clásico español.

Y por fin el fútbol. Sólo unos pocos párrafos en el epílogo para hacer mención al partido como tal.

Boca asoma más fuerte en ataque. Las pausa forzada sirvió para recuperar a Cristián Pavón (que se había desgarrado en la ida), para unirse a Darío Benedetto y Ramón Ábila, teniendo a Carlos Tevez como recambio.

River es superior en generar juego en el medio pero los problemas del técnico Marcelo Gallardo son en zona de definición ante la baja del lesionado Ignacio Scocco y la ausencia por suspensión del colombiano Santos Borré. Lucas Pratto será el único referente en la delantera.

Sin confirmación de las formaciones, la pelota comenzará a rodar y habrá un ganador al fin y al cabo. River perdió la localía y Boca perdió en el escritorio. Quedan 90 minutos de fútbol o 120 y tal vez penales. Queda también algo cercano a la desazón y la vergüenza.

¿Te gustó la nota?