Ovación

Los inconvenientes que se presentan para rescatar el avión que trasportaba a Sala

Eso teme David Mearns, el experto en naufragios que localizó la aeronave en las aguas cercanas a la isla de Guernsey. Aún no se encuentra el segundo cuerpo.

Martes 05 de Febrero de 2019

Es “imperativo” recuperar el cuerpo encontrado en los restos de la avioneta en que viajaban el futbolista santafesino Emiliano Sala y su piloto, dijo a la AFP este martes Mearns, director de Blue Water Recoveries, la empresa contratada por la familia del delantero para llevar a cabo la búsqueda submarina.

Sobre la posibilidad de reflotar los restos del avión y sacar el cuerpo encontrado, Mearns le dijo al diario deportivo francés L’Équipe: “Es caro, pero ¿qué importa el dinero frente al deseo de las dos familias?”.

Mearns abandonó la isla de Guernsey el lunes después de haber localizado los restos la víspera en el fondo del canal de la Mancha. El caso está ahora en las manos de Oficina Británica de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB).

Los investigadores británicos anunciaron el lunes haber detectado la presencia de “un ocupante” en los restos de la avioneta, sin precisar si se trata de Sala, de 28 años, o de su piloto, el británico David Ibbotson, de 59 años.

“Hay todavía una operación en curso para reunir pruebas”, dijo un portavoz de la AAIB a la AFP este martes. Y “en los próximos días se llevará a cabo una operación subacuática”, agregó el portavoz de este organismo, que tiene previsto publicar un informe sobre el avance de la investigación dentro de dos semanas.

En Reino Unido, Mearns consideró que “cuando se trata de un cadáver, el tiempo apremia”. “Es por lo tanto imperativo que procedan a recuperar la avioneta y el cuerpo”, afirmó. La dificultad radica, según el experto, en “ver cómo se puede extraer el avión sin mover el cuerpo y asegurarse de que recuperan todo”.

Sala y Ibbotson volaban el 21 de enero a bordo de un monomotor Piper PA-46-310P Malibu entre la ciudad francesa de Nantes y la galesa de Cardiff, cuando desaparecieron de los radares a unos 20 km de la isla británica de Guernsey, situada en el canal de la Mancha.

El 26 de enero, dos días después de la suspensión de las operaciones oficiales de búsqueda, la familia de Sala informó que iba a continuar gracias a los fondos obtenidos mediante una colecta en internet.

“Sin esto, no creo que nadie hubiera buscado el avión. La AAIB nos dijo que no le parecía que hubiese mucho que ganar” encontrándolo, explicó Mearns.

Finalmente, el organismo participó en las operaciones de localización de la avioneta en cooperación con Blue Water Recoveries.

¿Te gustó la nota?