Entrevistas con UNO

Lagna dijo que conoce mejor el territorio que Sain

El actual ministro de Seguridad Jorge Lagna defendió que Sain vuelva al Organismo de Investigaciones del MPA. Aseguró que pondrá su propia impronta a la gestión

Lunes 12 de Abril de 2021

El flamante ministro de Seguridad, Jorge Lagna, se refirió a la situación de su antecesor en ese cargo, Marcelo Sain, quien ahora volvió a su cargo como director del Organismo de Investigaciones del Ministerio Público de la Acusación. En una entrevista con UNO Santa Fe, Lagna aseguró que Sain sufre una persecución política y que no ve ningún impedimento para que el exfuncionario del Ejecutivo retome su puesto en el Poder Judicial. También aseguró que tiene "una mirada más santafesina" que Sain y dijo que, en lo personal, no le gustan los escritorios, al momento de marcar diferencias con el exministro.

Embed

—¿Qué análisis hace de la gestión de Sain como ministro de Seguridad?

—Yo formé parte del equipo de Sain y si bien mi rol era el del vínculo con los intendentes y presidentes comunales y la supervisión de todas las mesas locales de seguridad, de las que queríamos armar cinco y ya estamos en las 20 mesas, creo que si Sain logró algo fue que incidió muy gravemente en el aumento del delito del narcotráfico que está en todas las ciudades. La autonomía total de la policía en la gestión anterior fue una de las causas más fuerte del aumento del narcotráfico y del involucramiento de algunos policías en el delito. Omar Perotti, en el discurso más duro que yo escuché de un gobernador desde que tengo memoria, trazó una línea entre delito y Estado. La premisa número uno fue la conducción política de la policía y creo que Sain lo logró. No hay dudas que hay una conducción única de la policía y que las decisiones las toma el Ministerio de Seguridad y la fuerza acata, sin perjuicio que haya un intercambio. Hoy (por el jueves) tuve mi primer mano a mano con 45 jefes policiales porque quería que conozcan mi impronta. Sain tenía la suya y yo la mía.

· LEER MÁS: Lagna: "Ambiciono que al terminar mi gestión el 70% del personal policial esté en la calle"

—¿En qué se diferencian?

—Yo tengo una mirada más santafesina de las cosas. Tengo 25 años de política en Santa Fe porque fui concejal, secretario de gobierno, diputado.

—¿Sain no conocía el territorio?

—Yo era el hombre más allegado al territorio que tenía el equipo de Sain. Pero yo también puse como condición que los técnicos de Sain, que son expertos en el área de seguridad, se quedaran. Hubiese sido un irresponsable si asumía este cargo sin ese equipo técnico, lógicamente yo le estoy dando mi impronta con la incorporación de personas en distintas áreas que son muy capaces y de mi confianza. Germán Montenegro, los hermanos Lluma, Alberto Mongia y tantos otros, combinan dos cosas: son académicos con territorio y tuvieron una experiencia en organismos nacionales y provinciales como no hay muchos en Santa Fe. Si hay que resumir la gestión de Sain yo diría que él trajo el control de la policía por la política y un programa de renovación y reorganización de la policía que la va a poner a la altura de las mejores policías del país. Desde el punto de vista profesional, la mejor policía del país es la de Caba. Eso tiene que ver también con el presupuesto, pero es una policía superprofesional, capacitada, con recursos humanos y tecnológicos y un alto grado de remuneración. En ese camino estamos porque Omar Perotti tuvo la decisión de poner el presupuesto para ir lográndolo. Incorporamos tecnología que va ayudar mucho a mejorar la policía y a prevenir el delito. Hasta drones vamos a tener en la policía, además de camionetas, motos, un celular robusto por policía para transmitir y recibir datos al instante. Mientras que una central de policía lo va a estar monitoreando todo, va a ayudar al policía y lo va a controlar.

Jorge Lagna ministro de Seguridad 2.jpg
El actual ministro de Seguridad, Jorge Lagna, evaluó el trabajo de su antecesor en el cargo, Marcelo Sain.

El actual ministro de Seguridad, Jorge Lagna, evaluó el trabajo de su antecesor en el cargo, Marcelo Sain.

—Usted dice que Sain trajo control político sobre la policía y profesionalización de la fuerza, ¿qué es lo que usted va a aportar?

—Yo voy a profundizar las políticas que fijaron Omar Perotti y Marcelo Sain para la seguridad con una impronta propia que es lo territorial y el contacto directo con la sociedad civil. Creo que esa es mi mayor diferencia y se está viendo porque estoy permanentemente en la calle. No me gustan los escritorios. Ya me reuní con el arzobispo de Rosario y lo voy a hacer con el de Santa Fe; también con los pastores, con las vecinales. Me van a ver en los operativos de la policía.

—Solo le falta reunirse con la oposición.

—El primer día dije que me iba a reunir con ellos. Yo trajiné ocho años los pasillos de la Legislatura y conozco a muchos de los actuales legisladores y me enteré informalmente, de parte del diputado (Leandro) Busatto, que voy a ser convocado para discutir las tres leyes de seguridad que van a transformar la policía del futuro de Santa Fe. No son la Biblia, pero son la ley de seguridad pública, la de control policial y la ley de policía. Mientras que la cuarta ley, que va a ser la primera de la gestión Lagna, es la de seguridad privada. Santa Fe no tiene ley de seguridad privada y eso es una vergüenza. En los últimos tiempos ganó mucha importancia la seguridad privada en las grandes ciudades con la custodia de los lugares de esparcimiento que traen sinsabores en toda la provincia como hechos luctuosos como la muerte del joven (Carlos Bocacha) Orellano en Rosario. Estoy feliz de que me convoquen. Ojalá que podamos llegar con los equipos técnicos de la Legislatura y los nuestros a las mejores leyes. Si Sain era el problema, ya no está más el problema. Lagna tiene otro estilo de humor y de manejo de las relaciones. Soy un hombre de diálogo y creo que Marcelo fue un pretexto para la oposición.

—Sain ayudó bastante en determinados momentos.

—Hubo errores no forzados, también que fueron aprovechados por muchos intereses que la gestión Sain tocó.

—¿Como cuáles?

—Concretamente el delito complejo, las investigaciones de narcolavado. También hubo un mayor compromiso de la Justicia Federal porque Santa Fe no estaba preparada para eso ni tecnológicamente ni en recursos humanos y Sain se ocupó de eso.

—¿Usted está diciendo que había políticos con intereses en las causas de narcolavado?

—No, yo no hablo de políticos.

—Se lo pregunto porque estábamos hablando de las dificultades de diálogo de Sain con los legisladores de la oposición.

—Está bien la aclaración. No hablo del plano político, hablo de la ida de Sain. Él se va por propia voluntad porque creyó que su ciclo estaba cumplido. Pero los modos de Sain fueron un pretexto para la política. El ataque permanente que Sain recibía de distintos sectores e incluso de distintos medios, no de los periodistas, tienen que ver con los intereses muy fuertes que tocó en cuanto al lavado de dinero del narcotráfico. Está en los tribunales, no hay relato. Tenemos que profundizar esas investigaciones porque ahí está la raíz de la violencia que genera en los barrios que haya gatilleros que por muy poco dinero son captados por los narcos. Los búnkeres que recaudan 8 o 10 millones de pesos no van en beneficio de esos barrios y se lavan en grandes empresas con profesionales de primer nivel. Si se ataca el lavado de dinero se le saca sustento económico al narcotráfico. En eso es muy importante la reforma de la Justicia Federal, que no solo es la implementación del nuevo Código Procesal Penal, que es bastante similar al nuestro, sino la cantidad de nuevos juzgados federales previstos para la provincia. También es clave que recobre el trabajo con la Agencia de Investigación Criminal, que la hicimos nueva y que va a tener siete centrales en toda la provincia con mucha tecnología y estamos seleccionando recursos humanos. Creemos que podemos ser auxiliares muy importantes en la lucha contra esos delitos.

Jorge Lagna ministro de Seguridad 1.jpg
Lagna aseguró que los modos del exministro de Seguridad, Marcelo Sain, fueron un pretexto para la oposición.

Lagna aseguró que los modos del exministro de Seguridad, Marcelo Sain, fueron un pretexto para la oposición.

—A su entender, ¿corresponde que Sain ocupe nuevamente su cargo de director del Organismo de Investigaciones del MPA cuando hay causas que investigan hechos ocurridos en su paso por el Ministerio de Seguridad?

—Tengo 35 años de abogado y para mi la división de poderes es sagrada. Los tres poderes del Estado tienen que cumplir su rol. En cuanto a la gestión Sain, para mí, ya es una persecución política. No hay ningún indicio objetivo que impida que Sain vuelva al Organismo de Investigaciones. La decisión del fiscal Baclini fue la correcta, las denuncias son con un sustento irreal y el juicio político es para sancionar a un político por sus funciones, en este caso por ser ministro, entonces devino abstracto. Si hubiese causas judiciales, porque hay algunas denuncias muy tiradas de los pelos, la Justicia tendrá que hacer lo que tiene que hacer. Hoy es una cuestión política y persecutoria, incluso con la actitud de algunos fiscales que me asombra, como el de Rafaela que además lo expresa en una resolución. La Ley 13.013, la de la creación del MPA, dice cuáles son los órganos, qué función tienen el fiscal general, los regionales, los comunes, los adjuntos y los organismos de ayuda, entre ellos está el Organismo de Investigaciones. Que un fiscal regional diga que no va a investigar con su OI, me parece una cosa rayana con la locura. Los organismos tienen regímenes disciplinarios propios, incluso para Sain si hubiere incurrido en alguna irregularidad leve o grave por su actuación en el OI, en el cual no estaba Sain. El jefe de Sain decidió que él vuelva y un fiscal de menor rango decide rebelarse y contra el fiscal general y decir que no va a investigar con Sain.

—¿Hay pruebas suficientes para que se desafuere y se investigue al senador Armando Traferri en la causa de juego clandestino?

—Yo no le voy a dar al caso de Traferri un trato diferente al de cualquier ciudadano. Traferri goza del principio de inocencia como cualquier ciudadano. Creo que las reacciones corporativas en cuanto al desafuero no estoy de acuerdo. Hoy por hoy ni siquiera se pudo defender Traferri porque la Cámara usó sus fueros. No puedo dar una opinión porque contrariaría mis principios de abogado. Por supuesto que tiene gravedad la acusación, dado el rango institucional del senador. Pero no estoy de acuerdo en la decisión corporativa.

—Entonces, ¿para usted hay pruebas suficientes?

—Desconozco. Lo que conozco es que hay una acusación que en el Congreso de la Nación se tramita de manera diferente. A nivel nacional solo mantiene el estado de libertad una persona que es acusada y tiene el rol del legislador. Acá no, nuestra Constitución marca otra cosa y creo que alguna vez nos tenemos que poner de acuerdo para reformarla por este y otros temas. En eso disiento y me parece más justo el sistema nacional y no el de la provincia. Traferri no tuvo posibilidades de defenderse. No hay ni siquiera un proceso abierto, hay indicios que manejan los fiscales, yo no profundicé en el conocimiento de la causa. Sería un osado si me pongo a opinar de algo que no sé.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario