Santa Fe

Bonfatti dijo que hay operaciones de sectores políticos para desprestigiar a su gobierno

El gobernador dijo que hay sectores políticos y mediáticos que le apuntan a la provincia. También, criticó a la vieja Justicia penal santafesina.

Sábado 08 de Noviembre de 2014

El gobernador Antonio Bonfatti dijo que hay algunos sectores políticos –a los que no quiso identificar– y mediáticos que montan operativos de desprestigio contra el Ejecutivo provincial para tratar de sacar algún tipo de rédito. Luego, volvió a cargar contra Reutemann y le atribuyó haber dejado una herencia millonaria contra el Estado por las malas privatizaciones. Y también criticó a la vieja Justicia penal por no dar respuestas a la población y tener demorada la investigación por el atentado a su domicilio.

En primer lugar, el mandatario socialista se refirió a las denuncias que se lanzan contra el gobierno de

Santa Fe sin mayores fundamentos que la mediatización de los casos. Su argumento lo basó en el presunto robo de dos bebés en la localidad de Zavalla, ya que ahora un último peritaje forense elaborado en la provincia de Córdoba no pudo determinar que la denunciante –Liliana Montenegro–

haya estado embarazada y dado a luz.

A ello le sumó la trascendencia que le dieron a un mapa del delito de la ciudad de Sunchales, en el que se muestran direcciones de lugares en los que habría venta de drogas, prostíbulos y casinos clandestinos. Sin embargo, en buena parte de esas propiedades hay oficinas públicas y viviendas particulares. Donde efectivamente existía la posible comisión  de algún delito, la filtración de la información alertó a los implicados y ello socavó las investigaciones que ya estaban en marcha. A su vez, Antonio Bonfatti contó que el Estado logró desarticular “otra operación” en la ciudad de Reconquista donde cinco familias iban a denunciar en TN (Todo Noticias) que les habían robado

los hijos. “Cuando nos ponemos a investigar vemos que eran padres que habían prostituido a los hijos,

otro que le había clavado un tenedor en la cabeza, hechos en los que había actuado la Justicia, la Defensoría de Niños, jueces”, indicó el mandatario.

Después, remarcó que en todos estos temas “están las mismas personas dando vueltas” y cuando se le preguntó quiénes son, respondió: “Un movimiento que anda siempre con hostigamientos al gobierno provincial, lo dejo ahí para evitar idas y vueltas”. No obstante, se le recordó al titular del Ejecutivo que la violencia en el territorio tiene un impacto importante no solo en la prensa santafesina sino en la nacional. De hecho, llegaron a calificar a Rosario como la nueva Medellín.

“Volvemos al periodismo amarillo, al periodismo pago, a los intereses en juego de los medios de comunicación”, evaluó el gobernador en declaraciones periodísticas. Y contó que pese a todo lo que se diga, si bien hay problemas de violencia que son muy importantes en algunos barrios de las grandes ciudades santafesinas, hoy la policía puede entrar y el Estado también; a diferencia de lo que ocurre en otras localidades de la provincia de Buenos Aires.

¿Te gustó la nota?