Santa Fe

Comenzó el escrutinio definitivo en Santa Fe que determinará el nombre del nuevo gobernador

A las 8 arrancó el conteo que revisará las urnas en las que aparezcan dudas. El presidente del Tribunal, Roberto Falistocco, prometió "ser flexible". El resultado estaría en diez días. Sólo se abrirán las urnas en duda.

Miércoles 17 de Junio de 2015

El escrutinio definitivo comenzó hoy a las 8, como estaba previsto. Del conteo final surgirá el nombre del nuevo gobernador se confirmará cuando termine el conteo. Se revisarán las actas de las más de 7 mil mesas y se abrirán las urnas en las que haya discrepancia.El Tribunal Electoral terminó este martes, convalidando la decisión de volver a aplicar la amplitud de criterio al que apeló en el escrutinio definitivo de las Paso abriendo cada urna que surgiere la más mínima discrepancia de datos entre las actas de los fiscales y el organismo.

•LEER MÁS: Elecciones 2015: El Tribunal Electoral decidirá qué urna se abre de acuerdo al pedido de los fiscales

Puntualmente, el titular del Tribunal Electoral, Roberto Falistocco, afirmó: "Vamos a aplicar la ley, pero con un criterio flexible y amplio. En caso de duda , se abre la urna".

Curado en salud, al ver la paridad de votos obtenidos por Miguel Lifschitz, Miguel Del Sel y Omar Perotti, el Tribunal hizo trascender que utilizaría la misma laxitud para el escrutinio.

LEER MÁS: El director nacional electoral advirtió que "el recuento de votos es ilegal si el acta está bien

En la noche del martes, avalado además por el dictamen del procurador Jorge Barraguirre, lo ratificó al desestimar las presentaciones que pedían la apertura de todas las urnas, que formalizaron, el lunes, el PRO y ayer el PJ. "No puedo mandar un paciente al quirófano si no está enfermo", dijo Barraguirre. Por la tarde el oficialista Frente Progresista (FP) también se presentó pero para pedir lo contrario: que sólo se abran las urnas que generan alguna duda y de ese modo no estirar "innecesaria y deliberadamente" el conteo.

Macristas y peronistas apelaron al antecedente de 1995, cuando se abrieron las urnas y el escrutinio final demoró 40 días. Pero en rigor esa apertura total fue un mito: no se abrieron las 6 mil urnas sino apenas 1.148. En 1995, el gobernador que tomó la decisión de suspender el escrutinio provisorio fue Carlos Reutemann y Perotti era entonces el vice de la fórmula que encabezaba Héctor Cavallero. Un acuerdo entre las partes hizo que el Tribunal Electoral, presidido por Decio Ulla, flexibilizara la norma y abrieran todas las urnas que fueran necesarias, y en el imaginario colectivo quedó instalado que se abrieron de la primera a la última y no fue así.

En abril último el TE se valió de aquel antecedente y ordenó que ante la menor duda se abrieran las urnas cuyas actas se revisaban en el escrutinio definitivo de las Paso.

Quizás, esta vez, la tarea resulte algo más ardua. Desde el domingo a la noche se vienen sucediendo acciones que buscan ganar en el terreno de lo simbólico impacto en la opinión pública. Tal fue el caso del festejo de los candidatos del FP en el Patio de la Madera en base a los datos de sus mesas testigo y cuando los guarismos oficiales tenían arriba a Del Sel, algo que macristas y peronistas tomaron como una provocación. Perotti, enojado, exigió que nadie se adjudicara nada y habló de abrir las urnas. A los minutos un Mauricio Macri que apenas podía disimular su frustración de no poder llevarse a Buenos Aires la presea del triunfo de su delfín, coincidía en pedir lo mismo

¿Te gustó la nota?