Santa Fe

¿Cómo actuar ante un caso sospechoso de dengue?

Los posibles casos en el plantel de Colón, generó inquietud sobre la enfermedad. Cómo prevenirla, cuáles son sus síntomas  y qué medidas tomar. 

Jueves 07 de Febrero de 2019

Durante los meses de verano, los síndromes febriles tienen un incremento por lo que es común que se encuentre en esta época casos de dengue, leptospirosis, hantavirus y síndromes febriles que responden a enfermedades reemergentes.

El Ministerio de Salud de Santa Fe, a través del programa Epidemiologia, de Zoonosis y Control de Vectores, viene desarrollando actividades en los distintos nodos de salud, trabajando en conjunto con diferentes municipios y comunas de la provincia para reforzar las tareas informativas de concientización de la población, alerta a los equipos de salud y trabajo en terreno para la prevención de estas enfermedades.

Los síntomas son:

  • fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones
  • Nauseas y vómitos
  • Cansancio intenso
  • Aparición de manchas en la piel
  • Picazón y/o sangrado de nariz y encías

Para aquellas personas que presenten síntomas y piensen que puede tener dengue, se les recomienda, la cartera sanitaria recomienda

  • Consultar precozmente y no automedicarse;
  • Colocarse repelente cada cuatro a seis horas mientras dure la fiebre y encender espirales en los ambientes de su domicilio
  • Cumplir con las indicaciones médicas y concurrir a control al centro cercano a su domicilio
  • Mantenerse en su domicilio y no concurrir al trabajo ni realizar visitas hasta el alta
  • Restringir las visitas
  • Eliminar de su casa objetos que puedan servir de reservorio para huevo de mosquitos.

Se recuerda a la población la necesidad y responsabilidad de tomar las medidas para evitar la proliferación de mosquitos transmisores del dengue, para proteger, cuidar a la familia, barrio y ciudad.

En este sentido, se solicita:

  • No acumular basura
  • Tirar latas, botella, neumáticos y todo recipiente inservible;
  • Tapar tanques y depósitos, herméticamente;
  • Colocar boca abajo baldes, palanganas y todo recipiente útil;
  • Cambiar el agua de bebederos de animales y floreros cada tres días;
  • Eliminar el agua de porta-macetas y platos;
  • Mantener patios y jardines ordenados y desmalezados.

Además, se recomienda consultar precozmente frente a aparición de síntomas, referir el antecedente de viaje y/ o inundación/anegamiento, respetar las recomendaciones y medidas de prevención y no automedicarse.

¿Te gustó la nota?