Santa Fe

Cómo evitar patologías asociadas al frío y los accidentes en el hogar

Otoño. Las infecciones respiratorias pueden afectar a niños y a adultos. Cuidados de rigor al momento de calefaccionar los ambientes

Martes 05 de Mayo de 2015

La llegada del frío exige recordar medidas fundamentales para prevenir no solamente las enfermedades propias de la estación, sino también los riesgos asociados al uso de todas las alternativas para calefaccionar o calentar los ambientes.En relación a los problemas que llegan con el otoño, el doctor Matías Candioti Busaniche, médico clínico y alergista de la ciudad, señaló a Diario UNO que comienzan a ser frecuentes las consultas por afecciones en las vías respiratorias de origen bacterial, aunque fundamentalmente viral. “Es común cuando aparece el frío que tendamos a cerrar los ambientes y calefaccionarlos. La falta de circulación de aire externo favorece la proliferación de bacterias y virus, por lo cual uno de las consejos es ventilar los hogares y ámbitos de trabajo en determinado momento del día para renovarlo”, dijo inicialmente.

“Otra medida fundamental es la alimentación equilibrada. En este aspecto me parece importante señalar que hay un mito en relación a la eficacia directa e inmediata del consumo de vitamina C en el alivio de las enfermedades respiratorias. Diversas investigaciones recientes así lo confirman. En todo caso, el consumo de estas u otras vitaminas debe hacerse durante todo el año e, idealmente, incorporarse mediante una dieta variada”, agregó el especialista.

Y consideró fundamental la aplicación estricta de la vacunas de calendario contra la gripe o influenza y contra el neumococo (esta última en menores de dos años; niños entre 24 y 59 meses con factores de riesgo; adultos con factores de riesgo, y mayores de 65 años); ambas gratuitas y obligatorias. 

“El lavado frecuente de manos con agua y jabón o con alcohol en gel tiene que ser un hábito en niños, jóvenes y adultos. Y la consulta ante la aparición de los primeros síntomas de fiebre, congestión y decaimiento debe ser rápida y oportuna para que no se agrave el cuadro”, enfatizó el médico local. 

Y recordó Candioti Busaniche: “Es fundamental que la gente no se automedique. Hay fármacos de venta libre que tienen muchas contraindicaciones en personas con problemas cardiológicos o con hipertensión arterial. Por eso es fundamental antes de comprarlos que consulten al médico para que les prescriba el correcto; o bien al profesional farmacéutico tienen que decirle qué patologías de base tienen, para que les aconseje un medicamento que no sea perjudicial”.

En bebés y niños

Mientras tanto, desde el Ministerio de Salud de la provincia explicaron que en este grupo, la prevención de la mayoría de las enfermedades empieza con la lactancia materna, que transmite las defensas para que estén en mejores condiciones para enfrentarlas. No hay que olvidar que los primeros meses de vida son los de mayor vulnerabilidad a las infecciones.

“Si el bebé está enfermo, además de consultar inmediatamente al médico, la mamá no debe dejar de amamantarlo, sino que por el contrario, debe hacerlo frecuentemente ya que la leche materna es el mejor alimento que puede recibir para crecer sano”, explicaron desde este organismo y agregaron: “Los niños deben tener controles periódicos de salud y el calendario de vacunación al día”.

Humo y monóxido

Y aseguraron que el humo del cigarrillo disminuye el funcionamiento de las defensas del aparato respiratorio en los niños más pequeños, por eso no se debe fumar en espacios cerrados. 

“En tanto –enfatizaron– el cuidado del aire interior de las viviendas también requiere evitar el humo de leña, ventilar las habitaciones donde hay brasas o una llama porque producen un gas venenoso (monóxido de carbono), cuidar la casa del moho y la humedad para prevenir el desarrollo de bacterias y evitar la aplicación de insecticidas en aerosol”.

Y concluyeron: “También se aconseja controlar cómo respira, duerme y come el niño, y prestar atención a los signos de alarma: si presenta fiebre alta, respiración con pausas y agitación, está pálido, decaído, adormecido, muy nervioso o irritable y no tiene hambre o vomita, es necesario llevarlo sin demora al centro de salud más cercano a su domicilio”.

¿Te gustó la nota?